sábado, 18 de febrero de 2017

- INFANTA EN APUROS -



Puñetas, tertulias, fiscales, tabúes, morbo, monarquía, micrófonos, palaciegos, abogados, lujo, audiencia, chorizadas novedosas, la Casa Real, Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarín.
Share, privilegios, comedia, febrero, carnavales, novedosidad, insólito, apaños, disneylandia desnuda, reality que se puede tocar, intocabilidad que es interrogada, y un signo de interrogación en el medio de la plural equidad democrática.
Borbones en apuros, presuntos, maridos golfantes, jetas, caraduras, matones de guante blanco, pernadas de ferrero rocher, el poder con olor a sudor de periodistas tocahuevos necesarios, la tradición empujada levemente a los tiempos de los celulares y de los mp3 de enésima generación.
Más tertulias imposibles, bandidos caídos, defensores de sí mism@s, amantes de España, negadores a sueldo, la pícara molinera, el arcipreste de Hita, el libro del buen amor, el buscón, los episodios nacionales que acaban entre los barrotes de un puñado de entusiastas que portan unas pancartas romas y fofas en donde se lee: año 2017. Hoy.
Las ojeras de una de las hermanas del rey actual, la teoría defensiva del amor, el no me consta, el no, el yo no sabía nada, no hablábamos de éso, confiaba en él, no vi nada malo, yo no lo sabía, estoy a su disposición para lo que manden preguntar, discreta, impecable, sin ruídos ni aspavientos, con aroma a buena acusada finalmente absuelta, y todo el voluntarismo. Hicimos fuerza.
Toda la potencia fallida, toda la pasión reprimida, no se puede mientras se sea importante y hasta contradictorio que la sangre azul esté metida dentro de la Ley de Leyes, hay canguelo y cautela, se juegan mucho, y sobre todo que los españoles no somos jamás iguales ante la ley y que muchos que la han hecho nunca la pagan y se siguen saliendo de rositas.
La Democracia todavía no puede llegar a los iconos tradicionales en donde el mundo es otro. En realidad lo que hay es un choque de trenes entre lo monárquico y lo animosamente judicial. Juzgar a un rey es poner una pica en flandes,ser torero temerario, ganar 0-4 en Maracaná, o correr el marathón en una hora y media escasa. Quizás algún día.
Ladrones, chanchullos, usted no sabe con quién está hablando, chorizos, conseguidores, figurantes, quijotes necesarios y sanchos de vitalidad y verdad. La otra justicia está al otro lado de los lugares en donde se imparte decisión tradicional. El saber del pueblo, de mi abuelo, de aquel que pasa por allí, nada es casual, todos sabíamos el día anterior lo que iba a ser absuelto, fuimos videntes surrealistas de la impotencia aunque tratamos de dejarnos la piel en el campo. No hay pruebas claras nos dicen, y por debajo del mantel todo el mundo se está tocando las manos. Claro que son culpables aunque nos cuenten que no. Pero es un choque de mundos, de sangres, de status, de poderes, de progresividades, de vértigos y de bemoles.
Cárcel para el otro, buen comportamiento, pasarela desfilante, traje impecable y estudiada pose de corrección. Puerta giratoria, un penal que esté bien, nada de riesgos, la paraeta debe seguir más o menos como está, nada cambiará substancialmente, aterrizamos, solo fue una gran película con un gran tirón de promoción, no hay final ni hubo inicio. Solo personas parlanchinas y cotillas acérrimos de Perales.
España camisa blanca de la santa tradición. De mayor quiero ser princesa, e infante, y Sabina y chico Almodóvar, y que los de la murga de Cádiz me hagan protagonista irresistible. Julio Romero de Torres pintó a la mujer morena, con sus ojos de misterio y la cara llena de pena. De más mayor quiero ser el pato Donald y el pirata cojo con cara de malo.
-Y MUY JUSTO-

martes, 14 de febrero de 2017

- I. ERREJÓN DEBE SER CONSECUENTE. -







Vista Alegre 2, marca un nuevo curso en Podemos. El Partido del 15-M, crece y se orienta, y eso lleva inevitablmente a retos y corrientes interiores, las cuales se han de manejar con habilidad y eficacia. Podemos es la última esperanza de una verdadera izquierda ideológica y exitosa. El Psoe ya no cumple esa función.
En política ya todo el pescado está vendido. E Íñigo Errejón, parece estar verde para los primeros envites que un gran cambio social plantea. Echarle un pulso al "coletas" fue una fantasmada. Pablo Iglesias es el icono político de Podemos y del 15-M. El único líder realmente aglutinador. Y con Juan Carlos Monedero, como cerebro en la parte de lo que se ha de cocer. Errejón se equivoca con la teoría de las formas suaves para seducir. Le niego la mayor.
Lo que toca, es el gran aldabonazo. El silencio medido favorece a los poderosos y asentados. Creo mucho más en la idea del ruído constante, convencido y espontáneo. Apuesto porque mediáticamente el puñetazo sobre la mesa y el habla fuerte, son mucho más eficaces y alimentan vida y movilización.
Las cosas en España están demasiado mal para ir con miramientos. Vale mucho más el lenguaje claro y vehemente, la indignación sentida y la protesta real. Dentro y fuera de las instituciones.
Cuando le cortan la luz a una anciana y se muere de frío, no valen demasiados análisis sesudos. Hay que decirlo, aunque levante ampollas.
Errejón dice que no hay que convencer a los convencidos solamente, y yo discrepo; Podemos discrepa mayoritariamente. Porque desde el habla vehemente se puede contagiar la sensibilización hacia quienes inicialmente no piensan como uno. Podemos ha de seguir siendo excesivo, osado y valiente. Y eso se personaliza en la figura guerrera de verbo agudo y directo que es Pablo Iglesias. Errejón nunca tendrá la fuerza que da el carisma. Y el carisma no es algo que se enseñe o consiga haciendo másters. El carisma y el sexy del liderazgo, nunca lo tendrá Errejón. Iglesias, sí.
Íñigo no debe irse de Podemos porque es muy valioso y aporta, pero tampoco debe empecinarse en irrealidades. Si ha perdido, debe buscar pasos hacia atrás para una nueva ubicación. Es lo mejor para el Partido morado.
¿Qué es y qué sigue siendo Podemos? Mucho más que un Partido convencional y al uso, Podemos representa a los que no tienen a nadie que les mire y apoye. Ahí está el proyecto. Apostar por los más vulnerables, arrear a los corruptos con todas las armas  de la libertad y de la honestidad, decir aquello que los que no tienen miedo son capaces de afirmar en donde sea, y seguir soñando con la fresca esperanza posible.
Podemos es una necesidad, un grito de un puñado de valientes, la concreción institucional de gentes buenas dispuestas a un cambio real y paulatino de las reglas del juego.
Podemos debe continuar enamorando, sorprendiendo, creciendo y admirando. Podemos, como su nombre indica, es una convicción de que aquí en España se pueden hacer las cosas de un modo abismalmente distinto a las que hace el PP de Rajoy.
Una vez pasado el examen de Vista Alegre 2, Errejón deberá dejar de ser ambicioso, el Partido ganando en músculo y claridad, la participación sigue intacta, y como la vida sigue que se las pela, ahora el Partido de Pablo Iglesias debe seguir avanzando su camino con más convicción que nunca.
¡ADELANTE!
 

jueves, 9 de febrero de 2017

- EL VALENCIA C.F. Y SUS DIFÍCILES MOMENTOS. -



Lo primero que llama la atención es que una ciudad con tradición futbolística y de un millón de habitantes, tenga un equipo tan malo con jugadores más que mediocres y que puede que no descienda a la Segunda División porque en la clasificación hay equipos más flojos todavía, los cuales no deberían pertenecer a la División de Oro del fútbol español.
El Valencia Club de Fútbol se parece a ese proyecto de Estadio que está a la salida de la ciudad, parado, desencantado y a merced de los elementos. No parece justo que el equipo de Puchades, Claramunt, Sol, Kempes, Bonhoff, Albelda, Villa o Silva, esté en manos de un magnate de Singapur, al cual lo único que parece interesarle es ganar el vil dinero.
El Valencia es un club que navega a la deriva sin rumbo ni capitán. Coincidiendo con el crash del ladrillo, el equipo del murciélago dejó de tener presidentes conocidos. Y eso que ya tuvo que padecer a Roig o a Soler, por poner ejemplos sonoros.
El empresariado valenciano o local, se encogió de hombros y se dejó llevar por otro azar y por otras gentes. Se quitaron de en medio responsabilidades y posibilidades, y la esencia se desparramó y se durmió. Sigue viva, porque la verdadera savia y luz del Valencia son sus miles de seguidores, los cuales asisten furiosos y asombrados a un tiempo triste en donde se encadenan las derrotas y en donde no se perciben en el corto plazo remiendos estructurales. Hay ahí una ausencia, un vacío, una deriva y una desidia. Una tremenda pena ...
El Valencia ganó la Liga. Y no solo en los tiempos del NODO o de Pepe Claramunt. No. Con el discutido Rafa Benítez se ganó de nuevo la competición, y a pesar de su juego poco bello logró ser el bloque más sólido e impenetrable de Europa. ¡Y jugó hasta finales de la Champions! ...
Peter Lim es un presidente millonetis que ficha "petardos". Con su palmario desconocimiento del fútbol, se ha dejado asesorar por buscavidas, creyendo ingenuamente que la lógica de los números le haría enriquecerse más. Ese es el gran error del hombre de Singapur. Que no tiene ni idea de fútbol ni de los personajes que en el deporte del balón redondo se mueven.
El verdadero culpable,-además naturalmente de la desidia de los empresarios valencianos-, es un tipo llamado Jorge Mendes, el cual al darse cuenta de la tremenda miopía del "chino", decidió hacer de las suyas haciéndole creer que hacía muy bien su trabajo confiando en él. Mendes es un representante de jugadores que carece del más mínimo escrúpulo. Por eso se han puesto la vestimenta blanquinegra del club más laureado de mi ciudad jugadores que no serían titulares siquiera en Segunda División, o han sido dirigidos por entrenadores indebidos y sin la menor fiabilidad ni estabilidad. Un engaño, y todo dinero ...
Rehacer y retomar al Valencia, será difícil. Mandar al olvido a Lim y a Mendes, supondrá un gran esfuerzo de voluntarismo y de cariño a la esencia rigurosa de un club siempre potente y presente en los puestos altos de la competición.
En las manos y mentes de los empresarios que amen al Valencia, estará el inicio de las claves del rumbo de una nao nuevamente guiada. Ahí, y si afortunadamente ese momento optimista tiene lugar, radicará que el Valencia vuelva a ser el equipo de siempre y que todo el mundo de este deporte, conoció.
El Valencia fue bronco y copero como el Atlético de Simeone, orgulloso, con buenos futbolistas, con ideas claras y con muy buenos técnicos. Mestalla fue la sede de un club competitivo e inconformista, tocahuevos, y siempre animado por una excelente afición. El Valencia siempre estuvo bordeando encima de los primeros lugares y se antojó lógico. Un millón de habitantes de una ciudad a la que le gusta el fútbol de competición, no merece esta vergüenza actual. El cuento chino debería tener al menos un final feliz.
-Y JUSTO-

domingo, 5 de febrero de 2017

¡ SUPER BOWL !



Más que un show. All Stars. Todo estrellas. La gran fiesta más que deportiva de los Estados Unidos. La excusa perfecta para ser estadounidense. El gran día. ¡La gran Super Bowl!
Atletas,músculo y carreras. Pide lo mejor. Defensas y ataques. Falcons y Patriots. Fútbol americano. Nada de soccer. Barras y estrellas a toda máquina. Es el día de los amigos y de las coartadas para quedar. Es el deporte propio, el de ahí, el del triunfo, el de los más grandes,la gran convocatoria, todo a la manera americana.
Récords de share. Millones a cientos de fans. El Hollywood del deporte y de la competición. El gran duelo de gladiadores con un balón ovalado entre sus manos buscando las yardas y los puntos. Ese deporte indescifrable en Europa por mucho que queramos fijarnos aunque no sea el inalcanzable béisbol. El rugby de allí con casco y marcas de guerra en las cejas. El siempre genuino sabor americano.
La magia social y mediática de la convocatoria. Los sucesores del gran Joe Montana con su San Francisco 49ers. Y la de tantos héroes. Porque hoy hay heroicidad desde Alaska a Hawai. El espíritu del sueño pasa ahora del fenómeno Trump y se centra en este 2017 de Houston. Patriots-Falcons. Unos van a ganar y otros a llorar. Competir a morir. En Estados Unidos no hay segundos lugares. Allí el que gana pervive en el recuerdo, y el que no lo hace nunca existe. Dureza y realidad. El azar es cruel y justo a un tiempo. Un error te hace víctima, y un castañazo no solo te manda a un hospital sino que puede hacer que tengas que abandonar este deporte nacional de soldados americanos de la épica y de la mítica.
El formato va llegando a Europa. El Imperio sabe jugar como nadie con su cultura y costumbres y cómo difundir la seducción por la tele. Huele a Super Bowl. A superacontecimiento y a superdía, a Súperman, y a evasión, y a reality, y a himno y a cosa autóctona. Huele a América.
Los pizzeros ya tienen trabajo. Llenarán las despensas de las casas con pedidos a mansalva y por doquier, hamburguesas, y toda la comida fast food habitual. Hoy no es día para excusas. Hoy es el día del fútbol, la Catedral de la cocacola y de los perritos calientes, y los Mc Donalds, y los productos comerciales alimenticios al lado de las cervezas. Es el día de todos los estadounidenses y de todas las versatilidades. Es el día comercial y de la tele. Una máquina de millones. Es el momento de no apartar los ojos de la caja de cristal tonta porque todo es a lo grande.
Mujeres hermosas cantarán las canciones más hermosas y en vigor, los anuncios más millonarios se colocarán en melée de dólares empujando para promocionarse. Hoy todos quieren ser vistos. Necesitan ser vistos. Desean ser vistos. Hoy es el día del Sistema, del capitalismo, del deporte así, de los grandes retos y de la gran batalla deportiva. Hoy es la final de la costumbre y de la autorrevindicación, el día de la gloria o del porrazo en el suelo, el día de una Nación que tras la Luna va a por Marte, que tiene un Presidente del que hoy mejor callar, hoy es el día de las palomitas y del cine atlético en casa, el día de la cultura del consumismo y de la sociabilidad.
Día del individualismo y de las estrategias, de las nostalgias mirando firmes al futuro, día de Febrero y de la exaltación histórica, día del Madrid-Barça yankee, día de la final, día del gran concurso, de la gran prueba, día del músculo y el sudor, día del esfuerzo con las cámaras ofreciendo la desnudez de todos los espacios y perspectivas, día magno, día top, día carismático, día de consumo interior, día de ir al baño, día de estar al día, día de gustarte lo que se anuncia a bombo y platillo, día de rock y Gagá, y sexy, y con un poder de seducción crazy e imposible de parar.
-HASTA NOSOTROS LLEGA-

viernes, 3 de febrero de 2017

- PALOMA CHAMORRO, IN MEMORIAM. -



Excesiva, televisiva, mujer, valiente e inolvidable. El puto cáncer la ha mandado al otro sitio a sus jóvenes sesenta y ocho años.
Paloma Chamorra fue una intelectual de la vida y del límite, sin pelos en la lengua y con toda la energía que empezaba en ese pelo especial y exhuberantemente personal.
Boca grande, pómulos rojos, verbo hacha, nueva mujer, impulsiva, apasionada, deliciosa, televisiva, de oro, inventada, moviéndose, con sus minifaldas que reivindicaban una sexualidad y un erotismo desbordante y a la vez un claro manantial. Filósofa y fatale, cactus bello y necesario, valiente montañera de los pioneros desnudos de libertad que se atrevió a hacerlo todo sin miramientos y con convicción.
Fue una maravillosa gamberra de luxe, y encandiló a un país en el Medievo mental. Paloma fue tan libre que asumió que pasarse algunos pueblos podía ser su prueba irrefutable de calidad y libertad.
Fresca y atractiva, rodeada de movidas, y pretendiendo calidad hurgando con las uñas talento de debajo de las piedras. Se pasó de rosca y habló de sexo, y de follar, y de todos los moldes que solo pueden romper seres extraños y especiales.
Paloma buscó el perfeccionismo de la libertad camino del libertinaje sin ambages o barrotes. Jugó con el peligro de lo establecido, y cada vez que se quemaba con fuego se rehacía con un nuevo fulgor y potencia mediática. Fue electricidad femenina en un tiempo extraño y esperanzador. Hizo una tele intelectual poniendo en jaque y en peros a toda la verdad del consenso. Y su insatisfacción eterna la llevó a inventar ansiedades necesarias para subir la tensión arterial del sistema de la mediocridad.
La lógica no podía ir con la Chamorro. Ella iba a ser la sorpresa inesperada, el carácter fuerte y decidido, el traspasar con tacón fino y pierna bonita el terreno comanche del no.
Labios carmesí, estética necesaria de provocación intelectual, un ciclón de síes frente a las utopías que niegan y desmoralizan. La Chamorro fue realmente alguien genialoide que dejó marca en mi juventud por su heterodoxia,valentía, sexy, y enamorada de lo imposible.
Nunca la lógica y la mesura besarían a la Chamorro. La maravillosa agitadora nunca se mordería la lengua, sino que la exhibiría con magia y momentos elegantes, de lado a lado. Diablillo salvaje que marcó una pauta más poética que realista. Porque parecería que no hubiese sido necesaria tanta tralla y belicosidad frente a los rivales, en una mujer inteligente y adelantada a su tiempo y a los pensares de convención.
Por eso se quemó en seguida. Vencida por las apisonadoras mercadores de los medios, decidió replegarse a mejor vida y más cuando hizo mofa de la religión y los jueces la llamaron claramente la atención.
Llamó basura a casi todo. Y les mandó a la mierda. Ya no le interesó la divulgación televisiva, y dando a todos un potente corte de huída de mangas, desapareció del mapa de la actualidad.
No se sintió mínimamente valorada, no se la entendió, fue demasiado cohete y traca, habló con fiereza pura, y con osadía sin freno gozó brevemente del tiempo mediático y se fue al anonimato para jodernos todo lo que quiso. Paloma, genio y figura.
¿Estaba loca? Loca de vida y pasión. Ida de vuelta y curva de línea plana, poetisa de lo imposible, y amargada de ver el erial en que se veía convertido su sueño de grandeza y de sesera general y social.
Paloma Chamorro fue alguien singular y hasta racial. Una hembra y señora maravillosa que nunca tragó con la mediocridad. Una persona excesiva e imparable, la cual asumió con orgullo todas sus audacias. Odió a la basura y al tedio, al menor nivel, y al conformismo. Huyó de esa mierda. Vomitó hacia lo establecido.
-DESCANSE DIFERENTE Y EN PAZ-

miércoles, 1 de febrero de 2017

- EL "UNO". -



El paso del tiempo me lleva a conocer mejor a Paco, el hombre al que dedico algunas horas a la semana para acompañarle en su dolor. Aún es demasiado joven como para aceptar que un ictus le vuelve dependiente en su movilidad de los demás. Es inteligente, y se da cuenta.
Y también ese paso del tiempo me propone conocerme mucho mejor a mí mismo. Vivir es ese reto del medirse. Y de medirme mis recursos y fantasías, para confrontarlas en medio del descubrimiento presente de las cosas de la realidad.
El malestar y el contento, son familiares y de pequeños grupos establecidos. Y en el mundo de Paco, y también en el mío por carencia, son familiares y cercanos. Queremos que nos sorprendan las buenas y tiernas cosas inesperadas.
Lucas tiene cinco años. El otro día su abuela Herme no bajó a por su marido Paco porque el crío estaba con fiebre. Yo esperé a la furgoneta que le trae como cada día desde el Centro de Día al hombre. Le paseé, y le comenté algo de que su nieto tenía fiebre, y que ese era el motivo por el cual su mujer no había bajado a recogerle.
Paco caminó unos metros, pero pronto, con la excusa del frío viento, decidió abortar  el paseo en andador y subimos a la casa. Paco solo podía pensar en la fiebre del rubito niño.
Su mujer, Herme, estaba nerviosa como todas las abuelas que adoran a sus nenes. Paco estaba enfadado. Nervioso. Decía que la causa del resfriado del peque Lucas era de sus padres por obligarle a ir a la piscina. Que, no era tiempo de piscinas, a pesar del agua climatizada y todos los avances. Reñía con su discrepante Herme, la cual defendía a los padres del niño. Los dos tienen genio y son muy suyos.
Y de repente, me tocó a mí la emoción. Lucas, por primera o quizás segunda vez nada más, me citó  y dijo algo así: -"¡Voy a jugar al "uno" con José Vicente!" ...
Yo, me quedé sorprendido. Su abuela me aclaró que le había bajado la fiebre y que por eso quería jugar.
- "¿Conmigo quieres jugar, Lucas?", le dije. A lo que el niño respondió resueltamente: -"¡Sí!"...
Bien, Lucas , no sé que es éso del "uno" y de esos juegos infantiles actuales de naipes, pero vamos a jugar. Al juego se incorporó su recién llegada tía, del mismo nombre de la abuela.
Y de repente, casi de repente, totalmente de repente quizás, decidido e improvisado, allí que estábamos Lucas, su tía y yo, jugando al "uno". Y fuera de anécdotas lúdicas, el niño con su decisión había convertido las tensiones y preocupaciones en una magia sana, eterna, positiva, espontánea y afín. Había familiarizado con claridad a todos. Confieso, que estaba emocionado. Y más todavía que éso, satisfecho.
Porque mi cuidado Paco sonreía de oreja a oreja. Y mira que es difícil verle sonreír con lo que a decepción le sabe su vida dolorida de sentimientos. Sí. Paco estaba tranquilo y feliz, disfrutando de las cosas y ocurrencias inocentes de su nieto, y había ahí un intercambio en el que nadie se quedaba fuera o era ajeno.
Paco adora a sus nietos. Ha vuelto a ser padre. Porque ser abuelo es volver a serlo. Y un hombre duro como él, de poca gestualidad y escasa alegría, cuando ve a sus nietos se le ilumina el alma.
Venga, también os confesaré algo. Yo hacía mil años que no jugaba con niños. Estaba más que desentrenado en estas cosas. Pero la naturalidad y convicción; la lógica infante de Lucas, reconducía las cosas hacia la acción. Y allí jugábamos todos. Y yo eché en falta a unos hijos míos y a unos nietos, y por momentos mi cabeza se iba a la nostalgia inane. Pero Lucas una y otra vez tiraba de todos. Y me decía y nos decía: - "¡Ahora te toca a tí!, ¡venga! ..." Y todos volvíamos al juego y a la ternura.
Los ojos de su abuelo Paco conectaron con su corazón. El hombre se lo pasó bomba y se acabó toda tensión. Me fui de esa casa, pero estoy deseando que vuelva mañana para volver ahí. Porque en ese lugar hay una familia que yo no pude disfrutar.
-NI APRENDER DE ELLA-

sábado, 28 de enero de 2017

- LOS MUROS DE TRUMP -



Un millonario excéntrico y ambicioso. Eso es el emperador D. Trump. Hizo siempre lo que quiso con su vida y con su dinero, y no parece que pueda ya cambiar ahora. Pero le votaron y le encumbraron a lo más alto del podio político. Pero el rojizo Trump no sabe lo que es la política y tampoco lo que es la diplomacia.
El mundo no es Trump. El mundo son muchas cosas. El mundo es gente que quiere calma y tranquilidad, el mundo también son los otros, el mundo también son los diferentes, el mundo son los otros pensares y los otros intereses, el mundo son pactos y consensos, el mundo es envainársela y hacerse el bobo, el mundo es la diversidad y la pluralidad, el mundo no es lo aldeano o propio, el mundo es complejo y con una señal en el camino en donde se inscriben las palabras paz y aceptación.
El mundo no es confrontación, el mundo no son las guerras, ni las fábricas de armas, ni los dineros, ni las monedas, ni los rifles, ni los individualismos sordos y psicópatas. El mundo se hace humano entre todos; en la idea de un esfuerzo colectivo en donde no caben las vanidades ni las superioridades.
El mundo son los cinco Continentes. El mundo, somos todos. El capitalismo,-en decadencia absoluta-, busca nuevas vías de lógicas y continuidades. El mundo no es la bunkerización ni los tanques, el mundo no son muros ni fronteras, el mundo no son enemigos que se matan entre sí sin causas que lo expliquen, el mundo no es una lucha de seguidores de dioses, ni una fanfarronería golfa o adolescente. El mundo es seriedad y ciencia, poetas y sensibles, progreso que cuente con la salud para el hábitat del Globo, el mundo es ser capaz de ponerse en el pellejo de los demás. El mundo es escuchar siempre a las dos partes, el mundo es debate abierto y cuentas claras, el mundo es redondo y nunca plano. Aunque lo parezca desde abajo.
El mundo visto por Trump es una empresa a la que pone la bandera de su nacionalismo imperial. El mundo y los mundos del millonario Trump son una simpleza idéica con todos los movimientos menores cegatos e irreales.
Trump cree que es autosuficiente económicamente y que no necesita de los demás. Y puede ser discutible si puede serlo o no. Pero yerra desde la desconsideración hacia los demás, y cree que disuade un mamporrazo. Cree mucho más en su cirugía que en el prevenir para curar. Es un militar del dólar.
Trump se hace antipático a casi tod@s. Parece un frikie en la Casa Blanca. Alguien inadecuado, a quien le otorgan lastimosamente el cetro del Imperio del carisma. Eso es tan importante como imprescindible. Un hombre ufano, vanidoso y antipático, no hace la simpatía de la tranquilidad y del equilibrio.
Hipócritamente, aquellos que le han dejado ser Presidente, ahora salen a la calle a censurarle sus pretensiones que huelen a Medievo. Trump no es la América de Gates, o de Magic Johnson, o de Elvis Presley o Sprinsteeng, o la de Muhhamad Alí, o la de la 
Hollywood, o la de la agilidad y la seducción.
Trump es la América profunda de cine menor del far west, y el lío, y la zozobra, y el empecinamiento, y el tic de ese joven rico de Jesús de Nazareth al que siempre esperan y nunca más volvió al reino de los justos.
También el pelirrojo emperador ha de ser próximo a los chinos emergentes, y hacer de tripas corazón en esa idea extendida de que todos los árabes son asesinos, o pensar que Europa tiene mucho que enseñar, y que el conocimiento siempre será el asesor de los materialistas mercaderes, y que ser mejicano no pasa nada, y que sus peores enemigos son los otros millonarios que tienden a hacer lo mismo que él se metan en política o no.
El mundo está perplejo. Acojonado. Los buenos también parecen malos a pesar de todas las protestas. La gente está preocupada y razones tiene. Pero Trump está contando a su manera su canción de error.
-EL TIEMPO SERÁ TESTIGO-

domingo, 22 de enero de 2017

- INTERRACIAL -



Fue duro pero necesario. Yo soy una mujer que tiene cincuenta años que no aparenta. Me llamo Thina. Soy blanca, muy blanca de piel, española, y mi entorno siempre fue el de una acomodada posición económica, todos blancos claro está, y de profundas convicciones religiosas, y muy selectivos y tradicionales.
Yo, soy racista. Y sexista, y todas esas cosas que siempre han de suceder cuando has nacido en ese magma y en ese ambiente que está en el aire. Me impregné de tal espíritu de la superioridad de mi raza blanca, me creí mejor siempre, y hasta llegué a pensar que cuando una mujer era maltratada sucedía que algo habría hecho. Cuando me separé de Sergio, ya no pensaba igual. Me sometió a demasiadas cosas. El tema se rompió cuando un día me vi casi sin nadie en la unidad de críticos de un hospital y cuando me di cuenta de que casi me quedo sin vida. Un antes y un después se me planteó.
Parecido con lo que me pasó con Jeremías. Porque Jeremías es negro y alguna década más joven. Nunca me había relacionado con gente de color, y recuerdo que cuando le conocí lo único que no pensaba es que acabaríamos juntos y seríamos pareja.
Yo era una acomplejada. Jeremías siempre me sonreía. Al principio no me hacía gracia que me sonriera y tanto, después no entendía por qué me sonreía, y sobre todo, confieso que me daba toda la vergüenza quedar con él y que pudieran vernos juntos toda la ciudad incluídos amigos y familia.
Naturalmente que mi familia no aprueba contundentemente nuestra relación. No me hablan desde entonces. Y he perdido a muchísimos amig@s porque deben considerar que soy una traidora a la raza, o una guarra y una fresca que a saber qué intenciones insanas me llevarán a la compañía de Jeremías.
Yo, pasé mis etapas y mis rubicones. Mi racismo hacía que yo misma castrara mi naturalidad. Inútilmente, por supuesto. Jeremías tuvo mucha paciencia conmigo. Supo esperar y fue irónicamente comprensivo tomándose a la broma mis prejuicios e inseguridades que me llevaban al apuro personal. Jeremías fue el santo Job. Otro hombre, al verse con las trabas y largas que yo le ponía, se hubiese machado por otro camino. Pero mi chico fue paciente y más que perseverante.
Se lo dije. Le dije que era blanca y de nivel alto, y que el estar con él me perturbaba todos mis esquemas y que también me ponía a prueba, y por delante me planteaba contradicciones y deseos. Que mi cabeza cuando le veía era un torbellino de emociones diversas, cobardes, mentirosas, y también tremendamente reales.
Jeremías me contestaba entonces que para él no existían las razas y que yo también era su verdugo. Porque le estaba ninguneando por ser negro. Recuerdo cómo se partía el culo a carcajadas cuando le concedí que solo nos veríamos en lugares apartados y con bien poca gente. Él, lo que me soltó, fue contundente. Me aseguró que él no estaría con mujeres acomplejadas. Que habían muchas más mujeres. Y concluyó: "Pero ninguna como tú, Thina ..."
¡Un año, así! Hasta que un día me besó delante de todos en plena plaza céntrica y abarrotada de gentes. Y a continuación me cogió las manos y caminamos juntos. Mi respiración, se entrecortaba ...
Su cara, su piel, su personalidad, su físico, su porte, eran distintos a mí. Él es profesor de instituto, es inteligente, valiente, y fundamentalmente maravilloso. Él, es lo más maravilloso que me ha pasado en mi vida y que seguramente me pasará.
Ahora ya nos reímos juntos cuando la gente nos mira y a mí sobre todo de modo despreciativo. Sí. El mundo me mira y me rechaza. Y a él le miran como si fuera un listo que ha sabido pillar cacho porque sus atributos serían potentes y exhuberantes. 
Pues, sí. Nuestra sexualidad va perfecta, y Jeremías podía no haber nacido en Angola sino en Móstoles. Y nada variaría. Porque nos tenemos todo el amor y todo el respeto. Y porque no hay ninguna diferencia. Y porque yo, con él,he tirado mucha basura inservible por el camino y no creo ya en las razas.
¿DOY ENVIDIA?

viernes, 20 de enero de 2017

- TEMPESTAD MEDITERRÁNEA -



Charcos, megacharcos, lluvias torrenciales e inacabables, frío de Siberia, zozobra e inquietud, bajos comerciales inundados, calles vacías también inquietas, desapacibilidad y fogón en las casas calientes con gentes pertrechadas en el sofá ante la tele y ante las empresas de la luz que casi nos dejan secos.
Abrigos, ropa de invierno, supresión conveniente de los paseos, gorros y bufandas coquetas en las chicas eternas, nervios, prisa, ansiedad, atasco, capitalismo inundado y las fuerzas meteóricas de la Naturaleza santa haciendo la libertad absoluta de lo que le viene en gana. Inteligencias superiores.
Guantes y abrigos, negocio, y saca empolillados desde el fondo de los armarios aquellos abrigos sin fecha de caducidad cuya estética siempre fue la de tapar y calentar. Sin concesiones a la frivolidad de este consumismo. La boina, la gorra de lana o lo que haga falta. El chubasquero. La realidad aprieta y tiene otro color. Aquellos tiempos de antes en donde el tiempo era severo, resignado, y hasta plena y mudamente franquista y de rigor. Blanco y negro. Gris.
Nieve. Nieve hasta en la playa de La Malvarrosa o las calas de Denia, estampas de chicas en topless que siempre abren los telediarios dictando amor en un pacto turístico-informativo y amable con olor a typical sun. La naranja, la paella, el sol, y el turismo sorprendido creciente en los hoteles.
Días y más días de Enero con poca luz. Frío de cojones sin necesidad de una pizca de viento. Todo inestable. Porque el dios Eolo no quiere hacerse a un lado y tira palmeras, árboles de todo tipo, y banderas estandartes de cotidianeidad. Nunca sabremos a plena certeza qué demonios es eso de la gota fría. La gota gorda que rebasa paciencias verborréicas.
Tormentas en el corazón del turismo y del invierno. Quejas. Tormentas como de verano pero sin pizca de simpatía. Truenos puñeteros que son lo que colma el vaso del ambiente desfavorecedor. El petardazo del rayo y la ráfaga de luz acaban con la sonrisa y la serenidad hasta de los falleros que están más que acostumbrados a los avatares del ruído y del estrépito. ¿Qué diablos pasa ahora ahí arriba en las nubes?, ¿hay orgía de diablos enardecidos reivindicando abruptamente la calamidad humana?
El capitalismo del bienestar para cuatro, siempre es rechazado y sorprende. Cientos de personas andan atrapadas en las carreteras de nieve a lo bestia porque la vida es coche, y quien no tiene coche no es nadie. Y además los hombres y los bellezones del apartado televisivo del tiempo y su previsión se suelen equivocar a toda hora. Menos ahora.
Cambio climático, en donde los buenos son los malos. La Tierra se parte en los Polos de hielo recalentando por un espejismo de desierto moral. Como se calienta, aquí se hiela todo. Y el hombre es una anécdota en medio de la realidad; una hormiga egoísta vulnerable y con cara de triste y de agraviado que chirría la lágrima de cocodrilo del hipócrita que se carga el equilibrio del hábitat.
¡Que no nos corten la luz, granujas! La luz nos lleva al conocimiento de la supervivencia y de sus claves. Que tengan piedad con las endebles criaturas atrapadas en Lesbos, o con los mendigos de mi esquina en la barriada, y que les traigan un café caliente y un lar para lamentarse bajo un decente techo social.
La verdad de los dioses del temporal extraña en el Mediterráneo. El malísimo tiempo nos quita la vanidad, nos democratiza más y nos pone en el sitio que es. Los paraguas pierden sentido porque no son tan consistentes como siempre sospechamos, admiramos a los esquimales, a los indígenas de la Tierra del Fuego, y a los esforzados anónimos de la sal y de las palas que se enfangan hasta la extenuación fracasando sobre la gran y bellísima cagada blanca. Letal y hasta preocupantemente histórica y hermosa. Inolvidable.
Gusta la nieve en mi Valencia porque nunca hay, y para verla hay que irse al interior. Y de repente viene breve y hasta intensamente a nuestras manos, admiramos entre fotos la cosa blanca y fría, y esperamos como fieles obedientes y resignados a que vuelva de una puta vez el tiempo de aquí. El tiempo ese de sequía donde nunca llueve y en donde cada vez hay más turistas y bares de juerga.
- ¡EL BAR ANIMADO ANUAL! -

lunes, 16 de enero de 2017

- GABRIEL RUFIÁN -










Joven, sin pelos en la lengua, estrella de entre los odios, parlamentario, de izquierdas, republicano y catalán. Catalán independentista. No se siente de España.
Gabriel Rufián es calmo, y tiene fuego mediático en sus declaraciones convencidas. Dice lo que siente, es listo, inteligente, y apasionado y tranquilo a un tiempo. Un gran fichaje de Esquerra Republicana de Catalunya, un líder mucho más actual que el clásico Joan Tardà, y es el foco de todas las imprecaciones de los partidarios del anticatalanismo y del indivisibilismo de la unidad de la Patria España.
A Rufián no le gusta cómo está el país. Está decepcionado con el Partido Socialista que facilitó el actual Gobierno, y tiene bien claro que Rajoy y el PP son lo peor que le puede pasar a la gente que menos recursos atesora.
Rufián es extremadamente mediático y una metralleta de enemistades. Nació en la Investidura de Rajoy cuando dijo con audacia algo que hasta parte de los mismos socialistas estaban pensando. Les dijo si no les daba vergüenza lo que habían hecho, y si podrían dormir esa noche al haber decepcionado a toda la izquierda real.
Rufián, catalán, apuesta por la independencia de Cataluña. Va por ahí. En esa línea hacia el referéndum aclarador y democrático que también defiende la corriente Podemos. Pero lo que más destaca en Rufián es que es un delantero de área, de esos que meten y fallan los goles, y que a la vez tiene muchos reflejos cuando se topa con el ejército de la prensa.
Dribla, no elude, expone, sigue perseverante, se hace de respetar, y cuando le acorralan a empujones es capaz de sonreír. Saca su audacia de niño bonachón, y con un registro de fajador logra contener a quienes le demandan y acusan.
Escurridizo y valiente, cara de niño, casi suicida en tiempos de postureos y miedos, nadie podrá decirle a Rufián que se esconde y que es un cobarde.
El catalán Rufián se muestra irreconciliable con esa España que le dice que haga el favor de no moverse y que no diga esas cosas que dice, y que no se vaya de ahí, y que se calle, y que fuere merecedor de todos los insultos más furibundos y pasionales.
Hay algo extraño en el odio españolista a Gabriel Rufián. Porque ahora la España de 2017 odia mucho más. Odia a todo lo que se mueve porque el temor supera a la reflexión.
Rufián es la consecuencia de esas malas políticas del Partido Popular de esa contumacia y empecinamiento frente al fenómeno histórico de otras nacionalidades y regiones.
El pensamiento único ha radicalizado la zona geoestratégica y política, tirando por los aires y haciendo trizas las diplomacias comunes y los equilibrios suficientes y básicos para que España contenga con simpatía básica a la mayoría necesaria de sus habitantes. España no ha respetado a Cataluña, y ahora va de victimista, de agresiva y de intolerante ante hipotéticos fenómenos separatistas. Hay una potente distancia que solo las urnas y el referéndum puede acortar y clarificar.
Es necesaria una pedagogía nueva acerca de la necesidad mutua entre los diferentes pueblos que están dentro de la Nación. Es necesaria la generosidad y la abolición de cualquier tipo represivo. No son horas de judicializar o de moralizar a las personas de un lado o del otro. Sino el momento de ponerse en el lugar del otro. El futuro será el que los ciudadanos quieran. Y nunca el sentimiento tendrá necesariamente que ver con la lex. Rufián recoge y emerge desde ese sentimiento de rechazo. Es un síntoma.
-MODIFICABLE-

sábado, 14 de enero de 2017

- DEPORTES: MARCELO, MADURA. -



Marcelo Vieira da Silva, "Marcelo", vive seguramente su mejor momento deportivo en el Real Madrid. Parece confiado y tranquilo, y aquellas dudas que pudieron surgir a su llegada al acorazado blanco parece que quedaron en vanos recelos. Era suplente de menores, discontinuo, acelerado y hasta llorón. Ahora, ha crecido ya mucho.
En esa banda izquierda de Gordillo, Camacho, o su predecesor Roberto Carlos, Marcelo no puede negar igualmente que nació en Brazil. Es ganador, toca muy elegantemente el balón, y dispone de un bagaje técnico importante, imaginación, rapidez y gran disparo. El catón de un futbolista canarinho.
Europa y un grande, son siempre escollos para un deportista foráneo que llega aquí  y siempre exigido por urgencias y ansiedades de éxitos inmediatos e inaplazables. La pausa solo es un recurso literario, y la estética una mota de nada si no se ganan y bien ganados los partidos.
Marcelo ya es personalidad en el Real Madrid. Carismático. No renuncia nunca a su look estrafalario y pocas veces aceptará la corbata o el frac, y esa imagen que proyecta con sus ojos saltones y sus gestos expresivos, y un pelo afro, rasta o heterodoxo, no pueden darle la idea elegante que se presume en esa catedral alta que es el Real.
Marcelo necesita hacer de las suyas y vivir los partidos con pasión e intensidad. Si las cosas no le van bien, entonces se descentra y puede perder los papeles. Pero con el tiempo ha ganado el tesoro de la regularidad y de la consistencia.
Marcelo no renuncia a su sangre y a su emotividad, debe divertirse, su fútbol ha de tener magia y malabar, ha de hacer mucho más que meramente defender o taponar extremos, lo asume, y se lanza al ataque de modo valiente y abierto. Y entonces Marcelo brilla y hasta asombra.
Le falta algo para convencer. Pero si está como ahora en plenitud y madurez, entonces se puede reconocer al excelente futbolista que es y de qué escuela ha de venir.
Brazil. Hay que ganar, y atacar, y afanarse en el jogo bonito, y al estar en este Continente nuestro ha de saber sufrir. Y Marcelo va comprendiendo finalmente nuestra cultura futbolera y aterriza brillantemente en un club icono, emblema e internacional. El Real es como la selección de Brazil en objetivos aunque en estilos diferentes.
Marcelo es potente atleta, listo, audaz, duro, límite a veces, pero también extremadamente veloz y peculiar. Aporta muchísimo y la banda es suya. Es a menor escala el Alves diestro del Real, y su mejor personalidad es su fútbol entusiasta y victorioso. Salta bien, sabe cruzarse, elabora con rapidez sin dejar la paciencia, ya sabe asegurar mucho los pases, y su madurez le lleva a posicionarse mejor en el campo y a no fallar estrepitosamente los pases arriesgados. Está mucho más convencido de sus posibilidades que cuando llegó a este club caldera. Parece que la flor de lotto de Zidane ayuda con magia certera a que reposen los sabores y los vinos.
Marcelo es alegre, y le gusta destacar, y salir en los vídeos y twits, y no dejar a nadie indiferente, y se nota que viene de la necesidad, y aporta tatoo de modernidad y aroma carioca de showman a raudales.
Marcelo, se divierte. Lo necesita. Como llevar el pelo que lleva y salirse de ciertas normas de la tradición madridista. Pero ahora se lo puede permitir mucho más porque su fútbol es creíble y eficaz. Está ganando títulos y credibilidades. Crece como pelotero. Ya sabe jugar al equilibrio entre las dos escuelas futbolísticas mundiales y principales. Está siendo además de artista, un profesional de los pies a la cabeza. Y ello le ayuda a que sus detractores guarden mudez, y hace que sus admiradores se feliciten  al estar de nuevo y en arte admirando a un fenomenal futbolista.
-LLEVA ESCUELA-

martes, 10 de enero de 2017

- "GERMANI". -



Alto, fuerte, en la marginalidad, moreno, teatrero italiano, comediante, seductor, eficazmente gestual, superviviente nato, simpático, abierto, natural, listo, aparentemente indiferente, desengañado y más que abordable.
De Urbino, cerca de Florencia, cuarentañero, y apartado de los suyos y de casi todo por razones que no parecen saberse, agria actitud consigo mismo, duerme de sigilo consentido en uno de los bajos comerciales abandonados a la especulación, ayuda a almacenar productos de un bar próximo, y sobre todo, "Germani", como concede llamarse, se dedica a la chatarra, a remozar máquinas viejas y desechadas, y seguramente a no pensar demasiado si es que esto le es posible.
No es que yo le caiga bien a "Germani". No. Lo que sucede es que somos vecinos y el italo larguirucho de buenas espaldas no quiere ninguna tensión. Se lleva bien con todo el mundo porque lo que desea es sobrevivir. Su objetivo.
Pero, naturalmente, "Germani" quizás no sepa que huye de sí mismo. Y su discurso es lógico y variado. Habla más que decentemente el castellano, y desde ahí lanza su magia y su estrategia. Es sagaz, suele estar muy bien informado, no traga con las verdades oficiales, no cree en un Sistema que le olvida, y es discursivo y potente su oratoria cuya finalidad es que le cojas simpatía, aburrirte con su verborrea de sabihondo a la fuerza, y que te vayas de ahí y le dejes hacer.
"Germani", ha creado un personaje. Quien es, y quien parece. Su misterio personal, y su actividad cotidiana basada en la laboriosidad de labores menores y al margen de lo constituído. Tiene una risa familiar y acogedora, miente de modo astuto, te intenta hacer creer que los burros pueden volar y a tu favor, te entretiene, no puede negar que es de cerca de Florencia, y cuando le ves en acción y en simpatía puedes imaginar a comprender cómo Marco Polo hizo ruta comercial entre lejanas gheisas o temibles mandarines.
Sí. Alto y desgarbado. Casi como un base un tanto tosco del palacanestro. Pero con su pelo rizado y su físico bello y descuidado, podría seducir señoras a poco que se lo propusiera.
Tengo dos claves acerca de "Germani". Dos claves de pura hipótesis. Una de ellas tiene que ver con su reacción cuando le hablo acerca del atractivo y de la belleza de las mujeres. Y a pesar de que no parece homo, "Germani" se pone escéptico y distraído, no agradece la sugerencia, no avanza acerca de su opinión sobre estos temas de relax y atracción, confiesa que naturalmente que tiene no novia sino amigas, y en cuanto te das cuenta ya te ha llevado con su labia efectiva al precio del latón o a la diferencia de los metales en el valor de mercado. De su mercado menor.
Pero lo más riguroso,aparte de la laboriosidad de "Germani", es su silencio bien llevado y su repliegue hacia sí mismo. No solo es que se ponga a fumarse porros únicamente sentado en una silla recurrente y excesivamente pequeña para su constitución física, sino que necesita entrar en su catatonia y hasta perplejidad de sí mismo.
Le ves desde la calle de espaldas, y parece que esté orando. No es así porque es ateo, y solo podría parecer meditativo o reflexivo. "Germani" entra en su silencio tranquilo y apartado, y goza desconectando sin que apenas nadie se percate del hecho.
El italo necesita pasar mucho tiempo inmóvil, casi en un yoga heterodoxo, y es como si esa paz y calor que nota le dieran fuerzas para seguir subsistiendo. Y así cierra la persiana del bajo comercial abandonado, y se va, y vuelve, e iza nuevamente la persiana metálica, y va y viene, y hace itinerancia casi de personalidad sobre una barriada que necesita futuro y renovación. Yo, a veces, me pregunto si tuvo novia en Urbino y si no ha podido superarlo.
-VAYA USTED A SABERLO-