sábado, 23 de agosto de 2014

- AL SUR -



Entre una aceptación de misterio, aparecen al fondo unos ojos expectantes. Y un hablar expresivo y andaluz. Son los ojos de una mujer eterna que seda, escucha, y siente que las puertas del bienestar han de abrirse de entre sus aletas de nariz sensual.
Al sur de un enigma aparentemente inalcanzado, se abren las puertas de una complicidad y de una gratitud. Al sur de la luz, de las velas, de la intimidad, de tu señorío potente de mujer, paulatinamente la charla se serena y avanza.
Y de tus ojos almendrados sale el agua madura de la fruta fresca que se pega y acoge. Y entonces todo es mar, y mirada al horizonte, y complacencias, y hasta audacias educadas y formadas. Y tú sabes que estás en ese mismo magma de volcán natural que tú moldeas y formas con tu presencia de mujer.
Cuando llega el ombligo, y la seducción, y la aceptación, y las palabras que siempre han de ser, y la noche dice que sí, entonces todo se dilata y se propone. Porque la noche es mucho más que nosotros dos y el azar.
La distancia es nuestro reparo. Nada es controlado. Porque vivimos unos resquicios que dejan pasar un aire de atractivo. Y entonces todo va entrando, y saliendo, y fundamentalmente haciéndose cálido y potente.
Amistad en el fondo de unos parajes que son posibles y que forman parte del placer. Sí. Cuando nadie nos ve, cuando pocos pueden imaginar que nos brota lo que nos pasa, entonces viene el amable secuestro del repliegue gozoso que nos congrega y atrae.
Así es el sur de tí. De tu vientre, de tus recovecos cautelosos y femeninos, de mi audacia y de tus dejares. Porque me dejas, me dices que puede que sí y que voy bien, y que comprendes muchas cosas que el viento propone.
Me gusta tu sur y nuestra claridad. La de los pies en el suelo. Sin cartón ni excusas, con tu acento meridional apenas perceptible si no se te concentra bien. Y en ese momento aparece el sendero de la aventura en vida, y casi puedo decirte que estás ahí.
No pienses demasiado. No digas todo lo que toca. Deja el aire fluír, y que suceda la tormenta y la calma, y que canten los pájaros salvajes cerca de tu descuidada y cómoda ropa del verano empujón y hasta descarado.
Sí, mujer. Tú. De entre tu eternidad vital cedes a amor, y entonces me ayuda ver lo que me dices, y las cosas que nunca sospechamos que nos acabaremos diciendo, y todo lo que hayan de adivinar los distraídos cartomantes.
Solo es el sur y la noche. Y el avance de la fuerza sugestiva que lleva tus manos al habla, y tu afecto en lo más profundo de tu generosidad. Y entonces las puertas se abren y yo ya las veo. Y hay vegetación y exclusividad, y aventurero que explora tu cintura en una danza arábiga y más que unificada.
Y hay fuego en la habitación amorosa de un hotel. Y en ese culmen de los sibaritas, estamos tú y yo. Y todo lo demás sirve a sermón de cura desfasado, o a recetas de abuelas cebolletas, o a música de otro tiempo.
Solo habrán manos al sur de tí. Y experiencias, y ciencias, y calzas, y picardías, y timideces, y arrojos, y la llama siempre viva de tu tiempo ciertamente apasionado.
-COMO TÚ-

jueves, 21 de agosto de 2014

- ESTE FINDE COMIENZA LA GRAN LOCURA DEL FÚTBOL ESPAÑOL -




Ya está ahí. En pleno Agosto y donde haga falta. Nuestra gran pasión y válvula de escape. La gran excusa. La otra realidad. Esa tradición llamada fútbol, vuelve nuevamente aunque parece que nunca se va. En España siempre es fútbol. Lo que pasa es que la Liga es la cosa oficial y social. La locura de todos los fines de semana y de los horarios surrealistas repartidos hasta en tres días o más.
Es el nuevo fútbol español que desde hace algunos años pilotan las empresas de los negocios televisivos. El sillón está preparado. Así como el bar de encuentro. Llega el gran fútbol de pago y las migajas para los pobres. Llega algo que hace que la gente viva su particular reality, que es la magia de ver los partidos y de tener sus equipos favoritos. Me refiero a esa en el fondo enigmática y costumbrista manía de llenarse con el fútbol y dejarse ir.
Real Madrid, Barcelona, Atl de Madrid, algún equipo revelación, y las necesarias presencias de relleno de los demás. Es un año,-tras el gran fiasco del Mundial-, en que tienes que vender nuevos ardides y nuevos productos. Es una regular sesión larga y apasionadamente interminable, la polémica, Manolo Lama, Paco González, Pérez de Rozas, Carrusel, Tiempo de Juego, Tomás Guasch, la radio, el ambiente, las camisetas, las cervecitas, la excusa para darle a la singüeso y la enorme caldera de emociones. La cita.
Toda una gran aventura que besa la cotidianeidad. El fútbol liguero vuelve a tu hogar. Al hogar patrio lleno de corrupción estructural de la que este bien antiguo deporte tampoco se libra. La locura del dinero no conoce barreras. Y el fútbol suele tener poder y pernada, vista gorda y nombres fugaces, olvidos rápidos y muy poca frialdad. Al revés. En el fútbol está el aparente Cupido apasionado que solo desea cantar esa cosa inglesa llamada: ¡gol! ...
En lo meramente deportivo, el Madrid de Florentino y sus fichajes millonarios, parte como gran favorito para esta Liga 2014-2015. Ha vuelto a deslumbrar con la presentación de sus astros, más Kroos, James o Keylor Navas. Es un equipo hecho, con una base bien construída y un buen técnico.
Enfrente, tendrán a un hormiguero de dudas como es el Barça de la era post corrupción y post Rosell, y donde ya se fue el anodino "Tata" dejando paso al peculiar y racial Luís Enrique. Se han reforzado igualmente con el delantero polémico Suárez, Rakitic, y han fichado centrales y guardametas que aún está por ver cuál será su rendimiento. Necesitan en Can Barça revulsivos y aires nuevos, renovaciones y nuevas sorpresas. Dejarse el traje viejo, y apostar por el riesgo de la modernidad. Frescura.
El actual campeón, el Atlético de Madrid, sigue teniendo su mejor activo y fichaje en su preparador Simeone. Es el motor de un equipo con mucho menos dinero y que ha tenido que desprenderse de algunas de sus estrellas. Pero no de todas. El campeón tiene motor y consistencia, excelentes futbolistas, y parece que aciertos en los fichajes renovadores. Si logra repetir la hazaña del año pasado y que no se les vayan pronto los dos grandes trasatlánticos, tendrán un mérito realmente histórico. Y Simeone podría considerarse definitivamente el mejor entrenador del planeta. Si no lo es ya ...
Sí. Empieza a rodar oficialmente el balón. Los Estadios abren sus puertas con entradas caras. Pero todo parece imparable. Está ahí. El foco mediático nunca se irá de lo que pase en las respectivas canchas. El pescado comienza a servirse. Todo terminará allá para Mayo o Junio. Las imágenes de los goles, las discusiones, las excusas para reunirse, hablar de fútbol, no parar de hablar de fútbol, las declaraciones y rivalidades de unos y de otros, y mil meses por delante con este circo interminable a la par que deseado.
¡QUE SALGA EL TORO!

lunes, 18 de agosto de 2014

- CINE: "BEGIN AGAIN". -



La música y la alegría. El sueño. El inconformismo y la necesidad activa de vivir. La realidad que hurga al brillo. La gran magia que te hace continuar cuando estás mohíno y hasta imposible.
"Begin Again". Comedia y música. Sin edades. Ponte en el corazón la edad que quieras. Ríe y llóratelo todo. Pero, danza, y salta, y sáltatelo todo, y expulsa naturalidad, y sé como quieras, y nunca digas nunca ya está todo.
Ambiciona y atrae. Por amor de la música y de la creatividad. Caminos nuevos y hasta utópicos de la libertad. Innovar aunque te digan que no. Ser alfarero de lo tuyo y que nadie te imponga el maquillaje de tus uñas de tus pies o de tus manos.
Discográficas y negocios. ¡Grammys! Vocación real. Letristas y bohemios, el gran New York, donde parieron al mito Frank o al Empire State. La gran referencia de los circuitos de la música que conviven como un enjambre herido contra el capitalismo y el dinero.
Venir a soñar, y a imaginar otras canciones, y a competir individualidad y característica. El tiempo de hoy se puede jugar en otro césped musical. En el campo de la libertad y de la imaginación. La heterodoxia en los tiempos de los pulcros tecnócratas. Los contrastes y hasta las amistades peligrosas pero siempre inevitables.
La chica, la guitarra, el otro lado del amor, la conquista, la luna, la inteligencia unida a la juventud, la inocencia, el sexo, los lujos y la realidad. Todo eso no puede estar estático ni fofo. Debe pasar algo en el medio de la noche del tedio previsible.
El deseo de que salga una luz  y lo ilumine todo, como los chicos de la película. Sin renunciar a la base del atractivo fulminante y de estructura, el tiempo se va a abrir. Porque los maravillosos músicos han de tener más de un gramo de locura. Y se levantan de entre los calzoncillos de su cama en soledad y se ponen en marcha camino del talento.
Internet, el Demo, los móviles, las nuevas posibilidades y tecnologías, el guiño eterno a los jóvenes, todos valemos música, hemos de hacer coro y coreografía para sorprender y dejar a casi todos con la boca abierta de la calidad. Hay otros caminos que están en éste. El creador no debe ser un directivo de despacho sino un ave de selva.
Hay que intentar dar el salto, atreverse a cagarla si se tercia, tener orgullo para siempre acompañados de una guitarra y unas poesías que decir con talento, meter el color en el pie, variar, girar en torno al gran globo de las posibilidades, inventar un nuevo tono en el gran vademecum del arco iris y hacerlo tuyo. Sé tú mism@.
Gamberro y necesario, no a todo, jugándote la convicción frente a la adversidad y dando rienda suelta a tu verdad. Gustarás porque gustarás a los otros. Agradarás porque has partido de tí mismo y para agradar. Tendrás éxito porque crees en tí y en la sorpresa, y porque siempre te lo mereces. Te mereces a tí.
Y a tus besos, y a tu vitalidad, y a tus manos que casan con otras, y a las grandes atmósferas y bocanadas de amistad, y a las aceptaciones y contactos, y diversidades, y aventuras en el Metro, y en los suburbios, y en lo inesperado, y en lo que es capaz de romper para enamorar, y en tus sandalias que desnudan tus pies, y en tu barba en el whisky, y en otro modo de querer plantarte  en este mundo tan esperado. En el mundo del podrá ser.
-ME LO PASÉ RÁPIDO VIÉNDOLA-

sábado, 16 de agosto de 2014

- LUÍS ANDA DESCONTROLADO -



Recuerdo a Luís. Cuando yo acompañaba a mi madre al Mercado Central de mi Valencia, siempre le encontraba en una de las calles adyacentes a dicho emblemático y singular lugar, el cual os aconsejo hasta encarecidamente que visitéis si os es posible.
Luís. El bueno de Luís quería mucho a mi madre. Y mi madre hablaba con él. Era un chico veinteañero y echado para adelante, pero que siempre nos venía a nosotros dos con todo el respeto. Su familia, no existía. Vivía junto con su hermano en un colegio de curas, cuya generosidad le servía de supervivencia.
Luís era de un pueblo de Albacete, y estaba mejor de salud mental que su hermano al cual se le notaban bastante los efectos sedantes de sus psicofármacos. Luís era una buena persona. Por eso mi madre le aceptaba y hasta le daba consejos. Yo siempre intuí que lo que pasaba entre otras cosas a Luís era que en mi madre veía en realidad a la suya y le evocaba tiempos de presencia y de protección.
Mas el tiempo nunca se detiene. Luís se hizo más y más mayor. Les echaron a los dos hermanos del colegio de los curas, y les habilitaron en diferentes lugares de acogida. Parcheos.
Pero Luís es un rebelde. Un inconformista y hasta ambicioso. Quería más. Era un maravilloso paleto que se resistía a quedarse atrás de los demás, a pesar de sus evidentes dificultades para encarar el mundo con la necesaria realidad y puntería.
Se sentía Luís joven y fuerte. Y fumaba como un carretero que busca apartar de él su tremenda ansiedad. No lograba salir de su eterna adolescencia, se enfadó, y decidió entonces echarle toda la culpa a los demás.
Tuvo brotes psicóticos, y se puso delgado, y sus facciones se endurecieron, y hasta casi daba miedo mirarle. No era él. Se había dejado atrás su ternura adolescente. Y ya casi nunca apenas coincidía adrede con mi madre y conmigo. No quería demostrar aprecio a quienes realmente se lo tenía. Iba de duro y de follonero. Necesitaba hacerse ruído ...
Tuvo un rollete con una mujer. Y la hizo malos tratos, y un día se pegó con gente, y otro se fue a su aldea albaceteña y le dio por hacer añicos la casa de sus padres. Y hacía demasiado tiempo que había decidido que no se tomaría más la pastilla contra su esquizofrenia. Y entonces no fue más al médico y perdió su pequeña pensión de incapacidad. Enloqueció más.
Y fue a parar a la cárcel, y le marcó todo porque era sensible como un pollito, y en el fondo tiene un bello corazón herido y extraviado.
Hacía mucho tiempo que no sabía nada de Luís. Hasta que el otro día vi a su hermano en una de las calles cercanas mientras yo iba a hacer unas compras.
Me decidí y le pregunté que cómo estaba Luís y si él era hermano del chico. Dicho hermano tuvo buen discurso. Está en buenas manos. A pesar de su enfermedad, me causó muy buena impresión. Y finalmente me dijo con una tierna sonrisa:
- "Luís, sí, es mi hermano. Lo que pasa es que anda descontrolado. Hace tiempo que no le veo. Pero no va bien y ..."
Y me sonreía con amabilidad. Parece que evidentemente Luís acabará mal si no media un milagro. Por eso prefiero evocar aquellos encuentros conmigo y con mi madre camino siempre de nuestro Mercado Central.
-SE HACE MUY POCO POR LA SALUD MENTAL-

jueves, 14 de agosto de 2014

- BENDITA ANTICUADA LAVADORA -



Mis descubrires de la cotidianeidad tienen naturalmente la necesaria lectura positiva. Os contaré mi modesta anécdota acerca de una vieja lavadora que adquirí hace escasos meses pensando básicamente en ser coherente con mi escasa capacidad económica. Sin reparar en algunas consecuencias.
Por ejemplo, que si a esta lavadora no le meto una gran carga de piezas de ropa, puede ocurrirme que no escurra el agua, y tenga que buscar trucos de emergencia para que aparezca el secado. Y este último proceso dilata todavía más el ya de por sí muchísimo tiempo que tarda este electrodoméstico en terminar de lavar.
Como en la casa de mi hermano hay una lavadora actual y moderna, me he liado todavía más. Porque allí pongo tres piezas, o dieciséis, y lava de la misma manera y con celeridad y eficacia.
Al abrir esta tarde dicha vieja lavadora, he encontrado que estaba todo el interior lleno de agua. ¿Qué leches pasaba ahora?, ¿se habría estropeado?, ¿no habría yo programado bien el aparato? ...
He llamado a la chica que me hace la casa un día a la semana. Y siempre me extrañó que Rosa,-que así se llama la mujer-, me planteara ha tiempo la adquisición de un cara lavadora de las actuales.
Yo le dije a Rosa, que no. Que yo no me gastaba ese dinero porque no lo tengo. Y así quedó la cosa. Porque si yo hubiese sabido las limitaciones al tiempo y a la libertad que ha supuesto comprarme la lavadora anticuada, seguramente que hubiese hecho un sacrificio y un esfuerzo económicos. Hubiera valido la pena.
Esta lavadora me obliga a llenarla del todo o casi, y no puedo lavar prendas sueltas o la puedo estropear o no secarme las piezas. Y en medio de la contrariedad, me ha llegado la sonrisa.
Porque de esta manera he logrado acercarme más a mi tiempo y a mi realidad. A partir de ahora, el tema de la lavadora podrá fastidiarme, pero ya nunca más será sorpresa. Ahora ya no habrá excusas. Esto me obligará a planificarme y organizarme mejor, a tener más cuidado con la organización de la suciedad y del valor de las lavadoras, y tendré una mayor implicación en el medio de mi responsabilidad.
Sí. Esto de la antigua lavadora me acerca más a mí y me abre más los ojos de mi aterrizaje en mí mismo. Casi que me alegro que haya sido un aparente pardillo. Que no lo soy. Me alegra saber que voy paulatinamente y sin demoras descubriendo lo que mejor es para mí.
En medio de este desierto mío y de mis vicisitudes, siento que a través de la anécdota de la lavadora puedo protegerme más y mejor. Y seguir aprendiendo a elegir, y no distraerme o frivolizar ante las cosas prioritarias y necesarias. Y este empujón a mi inopia, me ayuda y me hace caminar con la confianza de que voy por un sendero más que adecuado. Que labro y siembro de consistencia mi porvenir y futuro.
Nunca importa la inexperiencia y el atrás. Lo que importa es descubrir el crecer de las plantas y el decrecer de los anacronismos. Tomar mucha más conciencia de mí y de mis cosas. Reconocerlas, padecerlas, vivirlas, reiniciarlas, y asumir con paciencia y serenidad los errores cometidos.
Por eso agradezco a esta lavadora tardona y extraña las inquietudes de esta tarde. Ha sido un pequeño libro abierto en mí. Me ha enseñado mucho. Y ahora ya la odio menos porque la comprendo. Da igual que los que tienen dinero tengan una superlavadora fetén. Eso me es indiferente. Lo que es y está en mí, es la idea de adaptarme a mis circunstancias y a mis activos. Esa asunción de mi mundo y de mi verdadera accesibilidad hacia mis auténticos y modestos recursos me llena de gozo verdadero.
-PORQUE TAMBIÉN ME ASUMO MÁS A MÍ-

martes, 12 de agosto de 2014

- LUNA DE INCÓGNITAS -



Luna redonda de tiempo venidero, luna de dudas y de angustias, de ansiedades y de tiempos de espera.
Luna. Luna que apareces y brilleas la noche. La mueves, y jugueteas con ella y con sus sorpresas. Y me estremeces con tu presencia, y me haces cavilar por ese sendero de vida que tiene alegrías, contratiempos y venideras nuevas.
Luna de videntes, de preclaros, de pitonisas abiertas al mar de los futuros. Luna de mañana, de lo que tendrá lugar, luna de mis incertidumbres y deseos. Luna del qué será.
Dime, luna, tú que brillas ahí en todos los ciclos del tiempo, oriéntame, guíame como la luz al minero, o como la señal al enviado, o como los pájaros exóticos que pían heterodoxos ante el sapiens que casi siempre duerme a esas horas de la noche oscura e irresistible.
Luna de soluciones, luna que me saca las castañas del fuego, luna de bisectrices y de hipotenusas, luna de éxitos y de logros, y siempre luna presente y familiar. Luna conocida.
Luna de familia que nunca tuve ni estará, luna de iniciativas que tomaré y que tú lo sabes, luna de entretiempo y de relleno, fulgor de calor de un abrazo que nunca me dieron pero que tú me sugieres.
Luna de mí, de mis esfuerzos y de mi luchar, luna de hacer y de crear, de seguir, de creer, de perseverar, de amar, de porfiar, de hurgar, de avanzar, de mostrarse, de impronta y luz natural, luna de sol y de veinticuatro horas, luna de veras y de fantasías, luna de cariño, de estima, de afecto y de amor. Luna de much@s.
En tu seno, luna, están escritos y rectos todos los rincones y todas las autenticidades. Por eso es que te envidio, diosa de la noche. Porque lo tienes todo, porque tu otra cara es el sol, porque no pasa nada raro en tu oscuridad, porque no te ahogas, porque no te aterrorizas dentro de tu soledad y porque nunca pierdes el tiempo.
Y además, te acompañan en el firmamento todas tus amigas y miles de estrellas. El fuego de su luz y su distancia, no son óbice para que tengas la geografía y la brújula de las emociones.
¡Oh, luna! Giras en torno a una fuerza de realidad, y amas profundamente a tu resignación y a tu cometido. ¡Nos queremos, luna! Pero yo no sé del todo si te quiero o si es un espejismo, porque parece que nunca lograré alcanzarte.
Y tomarte con las manos, y besarte, y preguntarte miríadas de emociones irresolutas. Ahora mi beso, luna, es una interrogación. Y mi abrazo un temor que me estremece, y mi cópula una estupidez.
Tú me ganas, luna. Aunque no me atrevo a hacer estridente la más mínima afirmación. Mi aserto es mi enemigo y trato siempre de descansar sobre la arriesgada duda metódica, como hacían los filósofos jónicos.
Si te tuviera en mí, luna, serías la profesora de todas mis preguntas, y quien validaría mis cuestiones poniéndole la siempre justa calificación. Pero por ahora solo te sigo, te observo, te miro, te agradezco, y sé que pese a todas las vicisitudes vas a estar ahí.
Luna de presente, luna de tus ojos, de los míos, del amor, de la poesía, del rincón del mago y poeta, de los veranos, de los inviernos de todos los senderos que uno siempre imagina.
Luna de viaje y de encuentro, luna de ternura y de sinceridad, luna de descanso y comodín, luna de diccionario, de wilkipedia, de google, de mí mismo, y fundamentalmente de todo tu ser. Luna eterna y complicada.
-LUNA DE TÍ-

domingo, 10 de agosto de 2014

- HABLAMOS -



Hablamos y fue magia. Empezó algo nuevo para mí. Vertiginoso, inquietante y realmente bello. Asombroso para mí. Nunca pude pensar en el amor y en los sentimientos hermosos. En cambio, ahora sí. Ahora estaba siendo posible algo que me desconcertaba y me encendía en mí las posibilidades de un adulto que ama y ...
Y todo era cierto. Todo. Absolutamente cierto. Como un cuento de hadas realizado, a la par que sereno y hasta muy extraño. Y me dejé llevar por un tiempo nuevo. Porque no podía llamarse de otra manera. Y ...
Y hablamos más y te conocí mejor, y tenemos unos fuertes carácteres y una acusada personalidad. Y me confundía contigo a la par que te admiraba, y al principio me dabas temor, y a continuación la alegría más grande que le ha pasado a toda mi vida.
Tan alegre todo, que volvía el brillo, y se iba la nube, y empezaba hasta a ser entrañable la tormenta, y había una hora esperada. Y no solo la hora de verte y de comunicarnos. Sino la hora de descubrir apasionado y asombrado que a tí también te gustaba acercarte a mi vera. Y ...
Y comenzamos a confiar el uno en la otra. Y nos lo dimos todo. E intercambiamos los teléfonos, los mails, y todas las formas entrañables y posibles que daban los medios para estar siempre cerca.
Y llego el día. Sí. El día de dejar atrás el ordenador y la gaita, y de que el aire y el viento desnudara todas nuestras realidades. Era lo más deseado por mí. Lo más halagador y hasta supersónico. Ya no había distancias. Lo que había eran citas y fechas en el calendario, y el producto final de mirarnos a los ojos y fuese lo que tuviese que ser.
El tren. Nuestro amigo el tren. Ese medio podía acercarte a mí. Y me puse tan nervioso que no daba pie con bola. No podía ser posible que una mujer maravillosa viniese expresamente a conocerme. Era tan halagador y top, que la palabra quedaba coja ante las emociones que yo sentía. Y ...
Y no podía más. Y no podía reconocerte cuando estabas alegre y serena ahí sentada junto a una farola en la puerta de la estación. ¿Tú? Esa chica que me sonreía como una vikinga especial, ¿era a mí a quien se dirigía? ...
Miré en todas las direcciones. Norte, sur, oeste, este, suroeste, sureste, y sin saber casi a dónde. Pensé emocionado y desnudo que habría alguien detrás de mí. Y que te llamarías seguro Inga Svansson, y que serías de otro lugar, y que por detrás llegaría Olaf Larsson y un metro noventa de estatura, y que en definitiva aquello no podría estar pasando, y ...
Y me equivocaba. Y cogí el teléfono móvil para asegurarme de que no metía la pata y fue uno de los momentos más emocionantes de toda mi vida. Porque eras tú, con tu personalidad, con tu forma de ser, con tu abrazo que me sonaba a reina maga o a regalo navideño y de sorpresa, y ya no sabía muy bien qué podría hacer para ser el mejor anfitrión de toda tu vida y para que pasases un día feliz en extremo. Y ...
Y fue inolvidable. Y me dijiste que te lo habías pasado bomba, y a mí me costaba creer tu satisfacción, y cuando el tren se despedía pensé que quizás nunca más volvería a verte, y lloré para mí en silencio, y tú me dijiste que siempre estarías, y estuvimos más y mejor. Y todo esto sucedió, y no lo soñé, y no me lo contaron, y me llena de orgullo, y siempre será hermoso, y ...
-Y, TODO-

viernes, 8 de agosto de 2014

- XAVI HERNÁNDEZ DEJA LA SELECCIÓN Y UN VACÍO INEVITABLE -



Me di cuenta ha mucho que ser el cerebro organizador de un equipo de fútbol era una tarea extremadamente difícil. Por eso en mis años infantes admiré a mi valencianista Claramunt, o al gran José Martínez "Pirri". O posteriormente a Rivelino, o a Overath, o a Fernando Redondo, o a Valerón, y a toda una pléyade de jugadores de excepción.
Ser el 6 era complicado. Casi, desmoralizador. Y había dos maneras de mandar en el campo. Una era haciéndose el chuleta, y otra teniendo la suficiente calidad para merecerse y ganarse todos los respetos.
Ahí, en la dirección del juego español, nunca he visto en el césped a un jugador como Xavi Hernández. Ni siquiera el mito Guardiola lo fue. Porque Xavi ha sido sereno, tranquilo, de ajedrez, sin estridencias, dominando plenamente los tempos del juego, y mostrando el brazalete de gran líder partido tras partido.
Entre toda esa generación inolvidable de portentos que han hecho que la Selección Española de fútbol y su FC Barcelona llegasen a las cotas más importantes, se necesitaba un catalizador como él. El brazo prolongado del entrenador y la tenencia de la manija, que es como llaman los argentinos al jefe y al líder.
España jugó de maravilla porque había un director descomunal que aunaba a todos los excelsos solistas. Ese fue el gran Xavi. Un mito ya, aunque todavía parece que no deja del todo su deporte y continúa en su carismático FC Barcelona un tiempo más.
Xavi Hernández nunca se planteó ser un egoísta, ni le tentó el colorín de la excesiva ostentación. Solo era directriz y lógica, nervios de acero, y una capacidad increíble de hacer que los demás jugaran al mejor fútbol. Xavi hace que los demás jueguen. Surge de su cabeza y de sus piernas pegadas a un balón la lectura preclara de lo que en cada momento ha y hubo de hacerse.
En tiempos de efectos especiales y de delanteros guapos y ferraris, en locuras exitosas de goleadores y de alardes casi de fantasía,-aún así-, puede verse que un equipo de fútbol es una cosa desdibujada si le falta un organizador. El que siembra los senderos y las semillas para que los otros puedan aportar su creatividad y su talento.
Que nadie se extravíe. En la práctica de la realidad, el fútbol necesita más jugadores organizadores que sprinters finalizadores y mediáticos a los Usáin Bolt o Cristiano Ronaldo. El armazón, la estructura, los cimientos, las lecturas ordenadas, son los que realmente hace potentes a las escuadras. Sencillamente, un enorme director.
Eso ha sido para la Roja el gran Xavi Hernández. Uno de los mejores futbolistas españoles de todos los tiempos. El mejor, más que probablemente. El que nos ha llevado a ser campeones mundiales, europeos, el que ha hecho el cielo con el Barça, y quien mejores facultades mentales y de personalidad ha logrado tener para darle al deporte español del fútbol el equilibrio que siempre se necesita. ¡El jefe!
Los años atacan siempre. El mito Xavi se da cuenta de que su físico se limita con Cronos y se aparta. Y ahora España ya nunca podrá jugar como siempre nos maravilló aún reteniendo a Iniesta o a Silva. España no deberá buscar a otro Xavi Hernández. Si es inteligente, deberá respescar a Thiago en cuanto pueda pero jamás emular.
Xavi Hernández es incomparable, especial, un elegido, un visionario, un maravilloso cachazas capaz de imprimirle al balón la velocidad colectiva de un avión. Con Xavi Hernández perdemos a alguien diferente e insustituible. Al gran capitán del enorme barco de los éxitos conseguidos a lo grande.
-UN MAESTRO SIN IGUAL-

jueves, 7 de agosto de 2014

- EL ÉBOLA Y EL MUNDO DE LOS RICOS -



Caravana mediática. El padre Pajares contagiado de ébola en África. Expectación y morbo. Privatización y nacionalización de los remedios en el centro de la globalización. Miedo y hasta morbo. Culto por la extrañeza y la sorpresa. España, Madrid, Europa, las tecnologías avanzadas, la medicina de alta definición y el tremendo privilegio.
Nuestro cura rescatado de la encerrona de una miseria que nosotros mismos generamos con nuestra actitud. Contagios y enfermedades raras, males del África matadora, de la pobreza insoportable, de los lugares en donde no hay nada, de los extranjeros negros, del tremendo racismo que tapamos con españolismos, el miedo a la muerte, la lucha entre el poder y el diablo, las tertulias que huelen a buenismos y a defensa de lo nuestro. Nuestro país, nuestros médicos, nuestro ébola, nuestros métodos, nuestras seguridades, la fuerza de nuestra Iglesia para elegir y sacar a un hombre de un sitio de riesgo, los acuerdos y los desacordes, las ignorancias que combaten con las certezas, y las ganas de pensar que nos merecemos lo mejor porque somos los mejores y superiores, y blancos, y listos, y que tenemos el dinero que haga falta para tener esperanza. Son 2014 años de esperanza exitosa. El cura Pajares es español, de los nuestros, ayudaba a los que tenían el ébola, se acababa su salud, se desesperaba ...
Pero en realidad la noticia no es el morbo oportunista con las escafandras llamativas o las sofisticaciones de los sistemas de protección siempre discutibles. No. La noticia real es África. África sale en la tele de modo ventajero y sin escrúpulos. La miseria de África nos viene bien para ilustrar a un hombre español en peligro de muerte.
La noticia, siendo esa cosa vudú o fatal que se llama ébola y que parece un moco podrido y demoledor, son las reglas del mundo que entre todos hemos decidido egoístamente desequilibrar.
¿Esto es el progreso?, ¿la nacionalización de las distintas desesperaciones o males? Esa es la noticia que hay detrás de tanta polémica o alusión. La idea de nuestra intocabilidad e inmunidad intolerables, y que a diferencia de otros pueblos puede siempre o aparenta consistente y tozudamente ser posible.
Solo hay pocas verdades. Una de ellas es que se sabe del ébola desde 1976 y que aún estamos así. Son pandemias indiferentes, lejanas, ajenas, algo que nos importa tres pitos, una cosa de determinadas minorías o de extrañas mayorías de gente destinada y abocada a la muerte y a la menoridad. Son enfermedades condenadas. Cosas de otros ...
No se ha trabajado ni política ni económicamente contra el ébola. Se ha derivado la gran hipocresía hacia nuestra sofisticación y capricho. La idea de la sanidad universal me recuerda a la inoperancia de la ONU. Sencillamente, una gran quimera y un gran fiasco.
El ébola no solo se puede y se debe parar porque los blancos occidentales mordamos su polvo. Sino porque no debería existir la exclusión. El ébola está porque no nos pica. Y porque estamos llenos de morbo y aburrimiento en este lado de la riqueza.
La Iglesia y su poder, los Estados, la aldeanización de las prioridades y la nula o escasa conciencia globlal. El ébola no está en el escaparate o en el libro de ruta de nuestras reglas de juego. Se pretende una Europa y una España limpia y estética. Porque en el fondo todo es el miedo. Y desde ese miedo todo es discurso de gatillazo tardón. Desde esa aparente e impostada sorpresa todo se construye para intentar lavarnos las conciencias.
Me gustaría que el padre Pajares se curara y pronto. Faltaría más. Pero también sus dos monjas de color negro que se han quedado en la estacada. Y un mundo más comprometido, por voluntarioso y real en solventar los verdaderos retos y problemas.
Un mundo ético, auténtico, desnudo de barreras y abierto con convicción a todos los riesgos. Y lo jodido es que deberíamos poder hacerlo. Pero no es de nuestra voluntad.
-FUE MI VISIÓN-

miércoles, 6 de agosto de 2014

- MARÍA VICTORIA ÁLVAREZ, CUENTA Y ENAMÓRAME -



Ella. La de ahora. La estrella mediática que persigue con su mazo justiciero y quizás desenamorado, al clan presunto chorizo de los Pujol.
Ahí la veo. En verano. Delante de mí llenando la televisión. Cual mujer europea y sin prejuicios que dice saber toda la verdad de lo que pasó. Seguro que la sabe. Por eso me embobo con su seguridad, con su serenidad ante las cámaras, con su elegancia de mujer de burguesía catalana y española con saber estar.
Hembra, dama y señora. Femenina que sabe que atrae. La mujer que enciende las posibilidades y que hace alzarse buenas alarmas. Y caigo de mi azar a los pies de sus largos brazos, y seguro que de sus maduras y kilométricas piernas, y muchas cosas más que nunca habré de decir. Es la erótica del poder. Ella es la chica protagonista de las batallas de los avaros ambiciosos del dinero, y con un punto también por la vanidad.
Amó a Pujol. A uno de sus hijos. Vivió todas las cloacas y los sinsabores, y fue arrastrada por el love fou y hasta interesado de todos los hombres fundamentalmente del poder. Del status y de los ficus, del interiorismo y de la clase elevada. Como la misma Victoria Álvarez de clase posible y elevada. Arriba.
Inalcanzable y contradictoria, la diosa del sí y del no, la bien pagá, y la apartada a empujones de su presencia femenina y digna por todos los hombres malos. Y señoras del nunca fiarse.
Mas Victoria es madura y lista, y ha vivido más que mucho, y me ofrece la posibilidad de admirar su desparpajo y hasta mi  audacia en ironía y verdad.
Victoria. Esa es la palabra. Victoria de tu sensualidad, reina de la experienciada y serena aventura, chica normal y europea, liberada, española, sin cuentos retóricos y con la diplomacia necesaria para epatarme.
Victoria es verano y quejido, hercúlea fragilidad y playa serena tras el tsunami que parece que vivió. Nunca será fácil para el Eros. Le han hecho un daño de desengaño que no le resta para saber que también hay otros chicos de la película que son buenos, y que la vida siempre ha de seguir así. Hay que ser chica de la película antes que sencilla o anodina. Tú vales mucho ...
Llamas de tú, llámame de tú, yo no te robaré nada que no sea el corazón de la llama y la vela, recházame, ignórame, considérame tu fan exótico de verano al lado de tu pareo de playa un poco de limón con hielo y maraca.Todo tu zumbón.
El rostro es tuyo. Quizás por unas horas, por unos días, por unos desquites eternos, por una magia personal que lanza energía y vitalidad, y que sonríe con la ironía de quien calla kilómetros más que quien otorga. Algún beso imaginado.
Pujol contra Victoria. Alí contra Foreman. El combate diferente. La femenina voz que se alza queda y contundente tras su semblante pleno y confiado. Apuesto que sí, Victoria. Yo no soy los Pujol, ni tengo pasta, ni te he presionado, ni he entrado a tu casa a robarte ni un amago de tu sonrisa complaciente, ni te he declarado hacia mí tu inmenso atractivo.
No, Victoria. Solo ha sido el sol, y el calor, y los medios, y tu diosa mediática que te dice sí. Solo ha sido un tinto selecto en una terraza con tele en La Malvarrosa, o en las Sheychelles, o en un lugar con intimidad, móvil y piscina. Solo ha sido el mar, y el empuje, y las licencias de la escritura que desea que sigas contando hasta más aún de lo que más que sabes.
-TODÍSIMO-

martes, 5 de agosto de 2014

- KEYLOR NAVAS CORONÓ SU SUEÑO -



Costa Rica. El país se alegra y toma expectación. Los pobres creen más en las utopía abiertas. También a ellos puede llegarles el destino grato. Keylor Navas es ahora el embajador de aquella bella tierra centroamericana. Exótica.
El fútbol como ilusión y como escape de la gran pobreza. El gran Hollywood del fútbol. Todo un sueño coronado y una ilusión nacional y compartida. El Real Madrid de todas las Copas de Europa. Ya se puede pasar. Todas las puertas están francas. Huele a césped de éxito y a hazaña de fuego.
Portero. Arquero. Foto. El gran guardavallas de la Selección sorpresa de Costa Rica en el Mundial junto a Colombia. Keylor. Keylor Navas. Atrás quedaron sus trabajos de meritoriaje y sus momentos de prueba y laboriosidad en el Levante de Valencia. Ahora, el larguirucho guardamenta se pone de gala para las mejores tribunas. Le ha dado el premio y el triunfo un empujón en su exitosa carrera deportiva. Un costarricense en el Real Madrid. Cierto. Cerrado. Closed. Absolutamente real. Madrid. Europa. La Champions. El fútbol top.
El héroe modesto. El trabajador que se hizo admirar con sus grandes paradas y su enorme fe. El representante latino que jugará con el habilidoso crack y también hispano James. La suerte del modesto. La concreción de la subida de los peldaños.
Keylor pone cara de alegría. Está de estreno y es para estarlo. Vive su mejor momento. Tiene cara de joven indio modesto y feliz. Quien vive en una ola casi picarona pero que tiene toda la dura traza de la consistencia. Se ha ganado todo esto con el sudor de su frente.
Lo más importante es que en Costa Rica han rebrotado las ilusiones y las utopías están expeditas. Sienten felicidad y buen nerviosismo. En un país bien lejano y con problemas, allá por donde las indiferencias informativas de la actualidad casi nunca se detienen que no sea por catástrofes naturales o por guerras de desigualdades. Las de la pobreza.
Hay ahora mucho chaval joven en Costa Rica que quiere ser Keylor Navas. Ha llegado a esa NBA con la que sueña cualquier chico de aquellos lares. Europa y el mundo deportivo de los ricos parece más cerca. Da esa sensación emocional.
Los muchachos quieren crecer más. Salir a los patios y emular a Keylor. Es su ídolo, su espadachín, su hombre bueno y audaz, quien lo consiguió, y el galán de cualquier película.
Keylor es su póster y su espejo, y la figura del portero recupera las consistencias. Ser portero es muy difícil. El portero debe ser tranquilo en las tormentas, y responsable, y cuidarse, y poseer la concentración en el buen pulso, y temer siempre lo peor.
Y ganar lo mejor. Poder hacer la gran parada salvadora, el último reflejo, la postrera mano milagrosa in extremis, sacar una pelota en el último minuto y ser adorado y salvador.
La casa blanca de Florentino Pérez acoge y recibe ahora a un chico lleno de ilusiones que ha de soñar a todo. Ahora ha de caminar por la montaña de su olimpo sin perderle los pies al suelo.
Es el nivelazo soñado en las alturas, todos los grandes son más iguales y cuidadosos, más egoístas y más ambiciosos. El estrellato no es la selva de los mosquitos pero se le parece mucho. Son los mosquitos caprichosos de la selva del capitalismo, del dinero y del placer. Madrid devora cracks. Pero de momento, que le vayan quitando lo bailado al bueno de Keylor.
¡LA ENHORABUENA!

domingo, 3 de agosto de 2014

- MIS PASOS QUE SIGUEN -



Mi casa. Mi yo. Mis convicciones. Mi realidad. Mis sueños. El tiempo que nunca se detiene, la vida que sigue, los caminos, los senderos, las complejidades, las durezas, las bifurcaciones, y alguna que otra traviesa nostalgia.
Mi vida, ha cambiado. Porque yo he cambiado y porque todas las cosas mutan y se modifican. Mi noticia soy yo. Mi casa. Todo un reto por conquistar. El dinero escaso. La organización de mi vida. Los cuidados de mi madre en la casa de mi hermano. Las dos casas. La sensación del menos tiempo, o el estar a caballo entre dos lares en el fondo no tan antitéticos.
Hoy me ha costado volver a mí. En mí. A mi casa. A mi presente que será futuro. Una pereza menor y a la vez potente. No valoro todavía esta vieja y a la vez maravillosa y viejota casa cuna mía. En la cual, seré yo. Y lo más importante de mis pensamientos y de mis decisiones deberá partir de este punto, desde esta referencia de salida, a través de esta apuesta personal; desde mi casa y yo.
Ni un minuto que perder. Hoy pensaba en esta mañana, y ya es la tarde. O evocaba este extremo verano valenciano, y en realidad todo se dirige rumbo a otros sucederes venideros y dinámicos.
Estoy en mi rubicón de la inexperiencia y de la inhabitualidad. Aterrizo en un paradigma de verdadera responsabilidad. Casi todo el mundo lo ha hecho más pronto que tarde. Y yo he tenido una suerte que todavía no atisbo a valorar. He salido a mi superficie, y a tomar conciencia del resultado de mis decisiones. He mandado los paraguas protectores a la ira rebelde del absurdo. Solo he de ser yo. Siempre, yo ...
Tengo, lo que tengo. Con realismo claro. Sin fantasías fofas e intrascendentes. He sido valeroso y he decidido que otros no van a regir mi destino. Que, ya estaba bien. Que ahora ya me toca a mí dar mis primeros pasos y escribir más certeramente toda la historia que corresponde a mi íntimo patrimonio personal.
Siempre he luchado por ésto. Aunque no lo sabía bien del todo, iba luchando y porfiando por abrirme camino entre unas puñeteras ramas que no me dejaban avanzar ni soñar.
Sé que puedo. Voy intuyendo que podré. Sé que lo haré. Sé que lo estoy haciendo, que me coge llanto cuando veo las dudas, o que me entra el desánimo ante ciertas contrariedades con las que no contaba. Pero hasta ese toparme tiene que ser alegre. Porque mis pasos han de transitar por miles de registros. Y en ese camino deberé respirar contenciones, pero también soltar las ganas y disfrutar todo lo que pueda.
Vivir. No es fácil. Lo que pasa es que no hay opciones. No hay elección. Las cosas de mi vida, serán. Y ese serán, no quiere decir que estarán hechas o marcadas a la carta o al deseo. Serán. Sí. Estarán, están, van a estar, voy a estar en ellas, estoy en ellas, seguiré estando en ellas ...
No es una aventura fugaz o una vanidad triunfalista. No. Es una realidad. Mi casa es maravillosa porque es mía y para mi disfrute. Porque tengo el derecho de cantarla y de llorarla como me plazca. Porque en mí y en mi casa se desarrollará mi personalidad, y mi característica, y crecerá mi identidad, y seré como yo desee ser, y quien me acepte tendrá mi estima, y quien me rechace recibirá mi necesaria indiferencia.
Es mi yo. Mi ser. Mi individualidad y mi mismidad. Mi responsabilidad, mis pasos, mi paciencia, mi inteligencia, mi ritmo y hasta mi magia. Mi concreción.
-Y MI OBLIGACIÓN-