lunes, 29 de junio de 2015

- ESTUVIMOS -



Aquí estaba ella. Aquí está. Estará y estuvimos. Compartiendo todo lo que quisimos compartir.
Está, estuvo, estará, estuve, estuvimos los dos en una noche calurosa e inolvidable.
Estás. Estás aquí. Y allá, y ahí, y en todo momento y lugar. Estás en mi sueño y también en mi realidad.
Yo estaba temblando de audacia por adentro. Y después de cenar algo por ahí, subiste a mi casa. A Mi Casa. Todo con mayúsculas. Porque todo lo que pasó esa noche eterna, fue con mayúsculas.
Y lo mejor que fue con mayúsculas es tu aceptación, tu respeto, tu sonrisa cómplice y comprensiva, mi cariño y el tuyo, tu discreción y mis enormes deseos de agradarte.
Tus silencios eran terribles. Porque tras ellos está todo el futuro y toda la verdad. En tu mirada de mujer está todo mi paradigma y nuestro horizonte. Sentí expectación y timidez, admiración por lo mujer que estás hecha, y sobre todo maravilla por lo que yo he sabido crecer. Yo estuve fantástico porque fui evidente, tierno y natural. Tú fuiste dama y señora, y pícara cosa, y nervios interiores llenos de femineidad y complacencia. Toda tu vivencia me dedicaste, y yo te di lo mejor que de mí tengo.
¿Años atrás? ¡Ni lo hubiese soñado! Años atrás, yo luchaba. Pero los sueños solo eran irrealidades inconcretas. En el fondo no me sentía capaz de dar absolutamente nada de cariño ni de aceptación. En el fondo no me quería una mierda. Pero tuve la tenacidad de seguir una especie de estela intuitiva y luego orientada de buen sendero. El sendero de mi futuro que crece y crece sin parar. El otro día casi me pellizcaba ante lo evidente. Era yo y contigo. Y todo lo demás,  fútil pasado que nunca podía importar. 
Costó crecer y desarrollarme. Pero ahí estamos. Duelen los huesos pero ya veo el amor a mi alrededor. Porque ahora estoy yo, y estás tú, y está todo, y va estando comprensible todo aquello que aún no era capaz de asimilar bien.
Histórico para mí. Era jueves de tí. Era jueves de mí. Era noche en la que dormir no solo era un imposible sino para medir sentimientos y compartires. Para ser un par de adultos que pueden adorarse.
Estabas cansada. No te apetecía sexualidad, y yo te di un beso en los labios. Y más besos en los labios, y seguía el calor de tu recato, y tu maravilla, y tus manos sobre mi espalda, y los centímetros escasos de la cama, y que me hiciste más feliz que un dios.
Fuiste una maravilla con cuerpo de mujer. Y el ventilador hacía un ruído brutal, y yo me puse a roncar con la boca abierta y boca arriba para que estuvieses más cómoda y para que no te cayeses de la cama al suelo.
Y me desperté. No estabas. No soportabas mis ronquidos y te fuiste al salón comedor y a la hamaca que tengo allí. Pero en seguida cesaron mis ronquidos, y entonces te sentí volver descalza y feliz, y seguimos hablando entre sonrisas, y me hiciste feliz como la leche, y yo te vi tranquila nuevamente y confiada.
Y al día siguiente sonó el timbre del despertador. Y estuve mucho sin escribir esto y agazapado en el goce y en la gratitud afectiva.
Hasta que ha salido y ha brotado el manantial de los sentires, hasta que me he dicho que era el momento, hasta que he sido el titular de mí mismo, hasta que nos vamos a ver muchas veces, hasta que no te voy a agobiar, y hasta que viviremos en el día a día y con los pies en el suelo cuando sea posible y gozando de cada segundo mutuo.
¡MIS VIVIRES FAMILIARES!

sábado, 27 de junio de 2015

- MARUJITA DÍAZ Y LA VIDA -



Marujita fue alegría, y baile, y cante, y amor, y soltura, y atrevimiento de la mujer en el franquismo, y sobre todo, otro tiempo.
Marujita fue aquella España y su "Banderita que eres roja y gualda", y actriz de decenas de películas de evasión y de energías.
Pero cuando yo escribía acerca del final terrestre de esta guapísima y simpática señora, me fue llegando la idea de la vida que siempre inexorable continúa y prosigue.
Hoy es otro escenario y otro lugar renovado. Yo no soy el de ayer ni seré el de mañana. El tiempo manda sus directrices y marca rápidas e inaplazables modas sobre lo que está bien y sobre lo que no es tan correcto. El río de la vida corre, discurre, camina, vive, se dirige, forma parte, su agua se menea y se dispone, y entonces dicho río es y toma lógica ante la mirada de los demás.
Los obituarios son en efecto muy tristes y hasta pelín socorridos. Es cantar a la ausencia y a la evocación, y a lo que antes y solo antes fue brillo, presencia y color.
Los finados nos muestran ese tesoro que es el presente de la vida y esa gran crueldad que es el morir. Cuando evoco a la folk Marujita me doy cuenta de que ahora está Pablo Alborán, o Diana Navarro, y gente feliz de 2015, y la vida de hoy que todo lo eclipsa y somete como una apisonadora sin freno ni éticas.
Maruja Díaz ya era mayor, y los telediarios le concedieron a su muerte la fuerza del vértigo y de la actualidad. La muerte es puntual y borra las memorias, las sonrisas, y pone en blanco y negro y sin actualizar los éxitos y los destaques.
Puta muerte siempre. Nos morimos y ya está. Parece todo muy rácano. Lo bueno es que la simpática Díaz apuró el vino de la vida hasta el último segundo en amores, desamores, canciones y tiempos. A la primera que no le hubiera gustado que se hablara tanto de la tristeza de su muerte sería a la propia sonrisa y ser de Marujita Díaz que fue vital y siempre alegre y presente.
Y se enrolló con un tal "Dinio" del Caribe, e hizo frivolidades de diva en la tele, y nuestras madres y abuelas sonrieron, y colorín mucho colorado, y el blanco y negro dio paso a la HD, y el apagón analógico parió una tele renovada y con reglas de juego y de precisión óptica diferentes. Dimos a luz una sociedad que se mueve constantemente y que se seguirá moviendo y evolucionando.
Hoy es 2015. Y verano, y lo que tenga que ser, y ya no está Franco, y sale Pablo Iglesias de "Podemos" cantando radiante y seductor en uno de sus mítines, y pronto vendrá el Tour, y sus majestades las vacaciones deseadas y del calor ya imperan.
Dos tiempos en uno en este escrito. El tiempo de ahora que tiene su estilo, y el de la popularísima Marujita Díaz que tuvo el suyo. Y todo eso, sumado a lo que ha de venir, le da continuidad y consistencia a todas las vidas y sucederes eternos.
Las evocaciones a los personajes públicos que se van han de ser relativas y poco emocionales. Descriptivas y hasta terribles. Porque en cuanto te descuidas arranca el tren o el autobús, y parten y te quedas descolocado.
Marujita fue ese volcán vital que se desmarca de las tristezas y de las nostalgias ñoñas, y que se sitúa en el mundo despierto y pícaro de la vida vivida e intensa.
-COMO DEBE SER-

martes, 23 de junio de 2015

- SAN JUAN "NIGHT" -



Noche de playa y arena, de fuego y de mar, de brujas y demoños, de meigas y trapecistas del azar.
Al aire libre tu piel sin corsés. Debajo del cielo oscuro el dios verano te propone sueños y bocatas, birras escondidas en los capazos cómplices del Mercadona que nunca podrá nadie descubrir.
La magia sobre tí y tu misterio interior. La forma de la sombra sobre la hoguera que distrae la caverna de todo misterio. La vida en la noche abierta y especial, purificadora y mediterránea, nuestra y de todos, soñadora y cartomante, y yóguica y de consumo, y de desafío al cansancio, y cuando están tus ojos negros que me saben a beso de agua y Eva.
Sentarse alrededor de los amigos y reír el atrás. Reflexionar en torno a la carcajada y al placer de la ocurrencia espontánea y campechana. Que no te importa nada, que es quietud, y elección libre, y todo el deseo, y que se cumplirá todo que ya lo verás, y que siempre el optimismo y los números atrapados de la lotería, y lo cotidiano ordenado y en su sitio, y el imperio de los payasos y de los monologuistas, y qué bueno está tu bocata de jamón porque sabe a tí toda femenina.
Músculos de agua y capoeira, afroamor, brincos y paseos por la orilla que marean y distraen toda tu preocupación de un futuro con turbulencias. Despega, verano. Despega y vuela camino de tus vacaciones y del bochorno soportable de los cuentos de amistad. Sé amig@ de quien quieras y puedas, saca al perro y juguetea tu juvelescencia, y ponte el moño y el tanga del bikini, y el hilo dental de la señora audaz, y los ojos de diablillo verde del cuco viejo que trata de volver al pasado en busca de su sexualidad en fuga.
Mulata rotunda de formas y talante, alegría con sabor a Brazil, Copa de América, balón de fútbol, playa de portentos y milagros, curso de afecto y correspondencia, gato cabrón que salta con estrépito entre los tejados ante el asombro de la luna curva y en cuarto creciente.
Uñas largas y plantas que crecen al ritmo del hombre lobo aullador y hasta equívoco. Ruídos necesarios e inquietantes, la noche se mueve y toca la batería y el bongo, y salta sobre la luz imponiendo sus reglas de juego. El diablo y dios se abrazan en tregua para darse nuestro beso de lapa y profundidad. Tiempo de deseos.
Nit de Sant Joan. Noche de San Juan. Antes y después del calor. Ya llega la cálida e irrespirable noche de los mosquitos y de los aires acondicionados. Noche de niños de todas las edades y nostalgias. Gigantes bajitos, enanos mastodónticos, guapos feísimos, oscuridades blancas, desierto lleno de arboleda, contradicción lógica, juego malabar de libertad, esclavos alegres, pausa en el estrés, y toda la heterodoxia de un minicarnaval que lanza desde la hoguera un mensaje de encanto.
Si puedes, sueña. Si debes soñar, no lo dudes. Y si duermes, nunca olvides que hay una noche que te acompañará y que te lleva consigo exactamente hasta donde estoy yo aguardándote.
-PARA BESARTE- 

domingo, 21 de junio de 2015

- UNA PENA LO DE JAVI -



Hará un año que supe de él. Tímido y raro. Treinteañero y orgulloso. Se incorporaba a nuestro grupo de amistades que nacía, y entonces el bueno de Javi recibía algunas sonrisas y corteses. Toda una incógnita en él. Quizá pronto supiésemos por dónde iba.
Javi se enrocaba bastante. Enmudecía y solo se dirigía a unos pocos para enseñarles sus proyectos de grabaciones musicales. Me di cuenta de que Javi tenía un tremendo vacío en su interior pero lo interpreté como el fruto de la ruptura con una chica que decía que le gustaba y que ya todo había concluído.
Nunca vi maldad en Javi. Le observé necesitado, incomprendido, embustero, manipulador y rápido. Pero siempre me pareció su pose defensiva un acto de reafirmación y de reinvindicación.
La gente pasaba de él, pero yo valoraba los esfuerzos que hacía por venir al grupo porque me daba cuenta de lo que debería costarle tomar tan sanas decisiones. Javi estaba luchando por abrirse, por hacer camino, por socializarse, por portarse bien, y su fragilidad me impresionaba y no me gustaba mojarme demasiado cuando me pedían opinión sobre él.
Pero el tiempo corría demasiado rápido y desnudo. El grupo de amigos comenzó a hacerle distancia, y yo me di cuenta de que le llovían los sambenitos y las sentencias. Javi ya no era grato en el ambiente, y ...
Y Javi comenzó con sus rabietas de inmaduro y recordó a esa novia que ya no lo es, y su machismo de vendetta le llamó a faltar al respeto a las mujeres del grupo, y la cosa comenzó a salirse demasiado de madre.
Javi hacía amagos de seguir viniendo al grupo, pero era llegar y salir disparado. Debía sentirse demasiado miedo en los adentros. Hasta que un día,-tras dar la nota de nuevo-, ya dejó definitivamente de venir a las citas.
Debía tener problemas de drogas, o mentales, o de alcohol, o de autodefinición personal. ¡Y toda la rabia! ...
Dimitió y no vino más a nuestro grupo. Desde ese momento temí lo peor. Y pasaron muchos meses sin verle. Como si le hubiese tragado la Tierra ...
El otro día no me gustó lo que le vi por la Plaza del Ayuntamiento. Andaba desesperado, pedía tabaco a la gente, o dinero, o lo que se le antojado. Iba como un zombie desesperado de unos a otros en un día de potente calor.
Le vi muy excitado y derrotado a Javi. Y pensé en los selectivos y hasta crueles e impacientes que pudimos ser en aquel grupo de amig@s que empezaba. Somos en extremo exigentes con los seres frágiles y bien vulnerables. No le tuvimos paciencia a aquel extraño y hasta carismático muchacho.
Se fue, porque entre todos decidimos que se había pasado séis pueblos y que ya estaba bien. Y yo me sentí con la conciencia intranquila por haberle tirado como todos de aquel grupo. ¿Estaba ahora Javi más arropado desde su soledad tan descarnada y atropellada? ...
Javi pareció respetarme bastante. El día que le vi se hizo el sueco y no se acercó a mí porque mi presencia le producía apuro y vergüenza. Dolor. Yo era para él un tiempo que se le fue de las manos y que perdió. Mi ser suponía para Javi  la imagen del ganador, y él me parece que está ahora para adular bien poco a los hipotéticos ganadores.
Javi va mal. Y si no tiene suerte, irá a peor. Como siga su deriva actual, pronto sus problemas podrían hacerse irresolubles o caminar hacia la cronificación o el condicionamiento definitivo. Puede Javi estar transitando por sus últimas batallas que le lleven a ser un chico normal.
-QUE ES EN EL FONDO LO QUE ES-

martes, 16 de junio de 2015

- JANA -



Dolor. Veo en ella el dolor de la viudez inesperada. Dos años sin su Manuel del corazón. Eso explica su sed actual. Se siente insatisfecha y desconcertada y ha encontrado en el no pensar la sedación que frena sus recuerdos.
Porque ahora Jana no está para nadie que la hable en serio. Jana está para la frivolidad y la acción, para la risotada constante y para quemar calorías que la mantengan guapa e impecable. Se niega a envejecer o a madurar. Entiende la vida como un aquí y ahora y se acabó. Es demasiado duro ser triste. Demasiada responsabilidad el mirarse al espejo que no sea para verse los vestidos y los bikinis de este verano monumental que hace tiempo que ya nos rodea y atrapa.
Jana es así. Y no debes comprenderla ahora demasiado. Es inútil. Déjala que haga lo que quiera y procura que le caigas bien. Y si le caes mal es mejor pasar página y de Jana.
A mí me tiene el corazón dividido. Es una niña grande y eterna que tiene miedo y gracejo. Me sabe mal que no me entienda y que nunca la sesera le dé para ello. Porque ya son meses que la conozco y la aprecio, y no quiero que se sienta mal en los inevitables desencuentros.
Con Jana es mejor dejarse ir y hacer un poco lo que ella hace que es huír hasta de sí misma.
Jana se atrinchera en el grupito de las mujeres heridas, divorciadas, ligeras, separadas, bailarinas y hasta sin rumbo claro. Desea un rumbo a elegir sobre el terreno. Que nadie la programe nada. Que la dejen que ella tome el mando de sus evasiones y de sus liderazgos individualistas. Pero sobre todo, Jana no quiere a su lado caras tristes que puede ponerse hasta madraza y hasta pesada con sus preocupaciones desinteresadas.
A Jana le gusta moverse. Caminar y caminar, y ser ella a su manera. Irse a una discoteca de música libre y girar, y saltar, y brincar, y juguetear de nuevo a no tener los cincuenta años que marca su Cronos, y a chiquillear con sus amigas, y con sus bailarines osados y treinteañeros ocasionales. Sí. Que todo sea ocasional pero dentro de un orden.
Porque si algo verdadero se mueve, aparece el recuerdo de ese sus marido ausente Manuel que nunca volverá. ¡Maldita sea! ...
¿Hombres de verdad? No acaba de funcionar en ese terreno. Les ve invasores y les busca pillamente todos los defectos posibles. Acaba de distanciarse de Daniel, porque Daniel empezaba a borrarla otros recuerdos y porque el atrás la vence mucho. Es complicado y ella lo sabe. Sabe que le cuesta el duelo, y que hay que tener con ella la paciencia que ella no tiene por ahora para los demás.
Jana es un torbellino de vitalidad que no se pierde una fiesta, y que siempre son pocas, y que todo eso de las veinticuatro horas del día le saben a insuficiente.
Pero todas las mañanas de los sábados se abraza a su soledad real y llora todo lo que quiere intentando que nunca la vean. Y pasea su soledad y dolor caminando hasta en el invierno por la orilla de la playa. Y ahí es la ella actual. La que no se verá y solo acaso intuirá. Y poco más.
En seguida volverá al ataque y se pondrá los tacones, y la belleza exterior, y el vestido sexy que muestra con orgullo femenino, y la risotada y las cervezas, y las cenas más que animadas, y su alegría condicionada y a la vez salvaje, y será madraza de su hija, y hará lo posible para que todo esto pronto pare de una jodida vez.
Porque en el fondo Jana quiere y tiene el derecho a enamorarse de nuevo, y a estar en silencio cómplice, y a recuperar el tiempo desorientado de una vida actual excesiva.
¡LO CONSEGUIRÁS, JANA!

viernes, 12 de junio de 2015

- SUSANA DE ANDALUCÍA -



Ahí está. Con el Continente andaluz a su disposición. Susana Díaz. La reina democrática de Andalucía. Se acabaron los pactos y las demoras. Hay prisa y demasiados nervios. Los andaluces ya tienen Presidenta de la Junta.
Es apasionante todo esto de los pactos y de las prisas. De los plazos y de los corsés. De los acordes y de los desacuerdos. Porque en tiempos de la nueva política y de los cambios, en nuestra sociedad española pasa algo extraño y a la vez urgente y hasta revolucionario. Hablo de las placas tectónicas ideológicas que han de moverse. El nuevo juego.
Para estos tiempos de la nueva política que se pretende y de las sinceridades, se necesita mucho reto y mucha honradez. Ha de ser  más importante las ganas de hacer más llevadera la vida de los más desfavorecidos, que el modo de hacerlo ante unas estructuras más que caducas y condicionadas por el capitalismo ausente y puñetero. Política contra Mercado. David o Goliath ...
La nueva política deberá mirar más a las personas que a las arcáicas reglas del juego. Y no sé si eso está importando mucho o no tanto a la señora Díaz. Porque lo de pactar con una cosa nada clara y hasta con tintas de oportunismo como es "Ciudadanos", causa un cierto estupor y hasta desazón. Susana con un tal Juan Díaz, del citado "Ciudadanos". La izquierda o el centro de las clases medias, pactando con los continuistas del PP pero esta vez jóvenes y con discurso honrado. Quizás, hueco ...
La cuestión de Susana es que no lograba llegar a acuerdos con las otras fuerzas políticas de su aparente izquierda. Y eso es más que significativo. La Díaz necesitaba cerrar las discusiones. La cuestión es si esta situación va a propiciar la satisfacción de la mayoría del pueblo andaluz y si va a cambiar realmente algo profundo y significativo.
Un reto. Lo que va a pasar en Andalucía va a ser lo mismo que va a pasar en toda España. Las personas y su sensibilidad. Si realmente todo va a ser un cambio o una mera continuidad solapada, pronto lo vamos a ver.
¿Qué querían en Andalucía "Podemos" o "Izquierda Unida"? Muchas cosas que tenían que ver con una nueva visión de la realidad y unos objetivos claros. Que se pararan los deshaucios de una puñetera vez, o que se garantizara la luz y el agua, o que los niños no pasasen hambre. Cosas esenciales. ¿Lo va a hacer y conseguir Susana con su pacto con "Ciudadanos"? ...
En España en efecto va a empezar un tiempo nuevo donde no van a caber los postureos o las sonrisas profidén. No. Los ciudadanos van a querer cosas concretas y tangibles. El pueblo va a querer recuperar su plaza de poder. De derechos.
Caerán todas las máscaras. Sabremos de una vez lo que es la izquierda y lo que no lo es. Sabremos qué pasa con la corrupción y los ladrones, y los fariseos, y los impunes, y con las leyes ambiguas que suelen favorecer a quienes menos necesitan ser favorecidos.
Comienza el contrapoder y lo cotidiano. Y la Democracia se afianza con fuerza buscando un nuevo horizonte más vivido y real. El Psoe y Susana Díaz tienen una llave con una credibilidad, y también con una cara b o duplicado de escepticismo.
Lo mismo o idéntico que va a pasar con Carmena en Madrid o Colau en Barcelona. Los apasionantes nuevos tiempos van a ir comenzando a mostrar su reto.
-LUZ, OPTIMISMO Y TAQUÍGRAFOS-

martes, 9 de junio de 2015

- EL BARÇA SABOREA EL PLACER DE SU QUINTA CHAMPIONS -



Euforia reciente y total en las calles. Berlín ya es una nueva conquista azulgrana. Ahora toca el placer y la gratitud de la celebración exitosa. Ahora, la calle, y el barcelonismo, y el grito, y la reinvindicación, y el catalanismo, y los héroes de la mítica y carismática zamarra. El escudo y el sello de los ases de La Masía y el dinero.
Ya no existe la Juventus, ni siquiera el pase maravilloso del dios Messi que casi caza Neymar, ni el pase de Iniesta para Rakitic, ni la oportunidad de Suárez ni la magia final del joven astro Neymar que se consagra. No vale casi ya ni el 3-1. Ni las jugadas, ni el orgullo de la "Vechia", ni casi nada de lo que pasó en el mismo Estadio en donde los nazis rabiaron ante el gran Jesse Owens.
Ahora solo vale gozar y presumir, y vindicar la camiseta, y hacer Cataluña en fútbol, y meditar lo que tenía de malo Luis Enrique como para no confiar en que nos pasaría el triplete. ¡Todo! La Liga, la Copa y la Champions. Absolutamente son momentos para dejarse ir y utilizar la sorpresa positiva, y hacer gala de haber vivido lo que se vivió. Inolvidable.
Sigue. Sigue la cosa que empezó Cruyff y que pionerizó la vaca sagrada Koeman. Porque el mago Guardiola enseñó todas la tablas de la ley del fútbol y cambió la historia de un club potente pero un tanto tímido para con los éxitos internacionales y mundiales.
En La Masía se inventaba una seda especial y vistosa. Una marca propia de llevar bien el balón pegado al pie y a la posesión. La tenencia y la técnica se sumaban a la velocidad del balón rápido y pasado al primer toque. Fueron los años del "dream team" del pater Pep.
El fútbol de Can Barça lloró el fin del ciclo del noi de Sant Pedor. Siempre nostalgiaremos aquella maravilla de fútbol de orfebrería que semejaba ver jugar a Tostao o a Pelé en los años sesenta y setenta. ¡Lo más! ...
La rehostia de aquel fútbol mágico y casi imposible marcó el orgasmo y el culmen de todo deseo de los aficionados de Cataluña y de los simpatizantes del fútbol del agrado y del contramourinhismo.
Tras el rechazo final al teórico y abúlico "Tata" Martino, se quiso abrazar el pesimismo del vacío y el desdén de la envidia. Nadie creía demasiado en tripletes futuros y todo parecía cosa de los Reyes Magos cuando se apostó para la dirección por el racial y conflictivo astur preparador.
Parecía una quimera. Y Messi vomitaba extrañeza y hastío. Y cuando todo estaba en contra, el FC Barcelona logró rehacerse de nuevo para el oropel del olimpo total de los súperganadores.
El mal rollo general dejó paso a la mejora imparable. Piqué volvió a la profesionalidad y la defensa dejó de ser un juguete. A pesar de la decadencia física del maestro Xavi, aún quedaban todas las sexys sorpresas y venires de gozo y fortuna.
Se ganó todo. Se dejó noqueado y sin entrenador al Madrid, hubo pax en el vestuario, buen juego en el césped, goles de Suárez, y Messi la lió hasta la locura de la perfección.
La inercia del deseo y del placer se dirigió camino de la realidad. Todo éxito. Todo placer. Todo azulgrana e imabatible, todo seguridad, y temple, y madurez, y un gran bloque, y un sobresaliente a los nuevos, y una Matrícula de Honor, y que les quiten lo bailado, y que alguien ose aguarles la fiesta irremediable, y los males podrán esperar, y las mujeres tienen siempre piernas kilométricas y los varones musculados deltoides. De modo que a renovar el pase y a seguir la sonrisa.
¡QUINTA CHAMPIONS!

domingo, 7 de junio de 2015

- EL REDENTO -



El gran boxeador y bombardero Jack West había solicitado en varias ocasiones a su amigo Bonder,-capaz de organizar las mejores veladas de boxeo-, una vuelta al ring tras sus más que triunfales combates en donde despachaba una y otra vez a la lona a todos sus antiguos rivales antes de abandonar su flamante carrera deportiva tras una decisión sorprendente y desconcertante. Y esta vez su amigo Bonder le dijo que sí, pero le alzó la condición de que de nuevo destronase a su adversario, el cual era nada menos que Rongow Swit, el actual campeón mundial de los pesos semipesados.
Volvió de nuevo a la actualidad el gran Jack West. Pero ahora era otro hombre. Otro modo de ser, otra forma genial y extraña de encarar las cosas, y otra enorme sorpresa que nadie esperaba.
¡Toque de campana! Comienzo del gran combate esperado. West tiene mala conciencia en su cabeza y desea reprimir todos sus intentos de violencia. Y necesita ahora poner en práctica su idea de redención. Asquea de dicha violencia y va a intentar otro modo de encarar a sus rivales. En este caso, Rongow Swit, actual monarca oficial.
Jack West nunca da pasos hacia adelente. Al revés. Lo único que hace una y otra vez es protegerse. Nada más que eso. No recibir el castigo. Pero nunca va a hacia su rival y le cede la totalidad de la iniciativa.
Rongow Swit se sorprende gratamente, y piensa en que retendrá con facilidad su cetro de campeón. Avanza con decisión hasta su rival y le mete exactamente pegado a las cuerdas.
West es lo que esperaba. Se tapa sus puntos flacos una y otra vez. Cierra los espacios. No deja que Swit le acierte. Le para, le sigue, le frena, le controla, y sigue agazapado en las cuerdas amigas y a la vez peligrosas. Desea no tener que golpear jamás a su rival y que decida la técnica y la concentración. Jack West solo es un zen que se defiende.
Avanzan los asaltos y Rongow Swit empieza a perder la paciencia. Comienzan a dolerle las manos de tanto golpear infructuosamente al ex campeón y bombardero. y la gente que puebla las gradas del inmenso y repleto "Boston Arena", está asombrada. No saben su abroncarle o admirar la capacidad del viejo Jack West con su infinita paciencia y dominio técnico.
Finalmente hay muchos gritos y comienza una bronca enorme. Le dicen a West que deje de hacer el nenazas y que avance de una puñetera vez sobre su rival. "¡Tongo!", "tongo!", "¡¡ gallina!!" ...
Pero Jack West está demasiado concentrado como para escuchar ningún tipo de sonido. Jack West está ahí porque siente que su violencia es absurda y casi irracional. Quiere sentirse grande pero de otra manera. Pocos lo entienden ...
Rongow Swit comienza a abrir la boca. Está desfondado porque los intensísimos asaltos hacen mella. Swit no puede evitar sacar la lengua. Se siente impotente, frustrado y agotado. Y le hace una prueba a Jack West. Se viene hacia atrás camino del centro del ring buscando una nueva estrategia de boxeo abierto y alternativo. A ver si de este modo cambian las cosas ...
El rostro de West sigue sereno, templado y concentrado. Sigue levemente a su rival y deja por un momento las cuerdas. Y en dicho centro del ring y guiado por su perfecta y atlética cintura va burlando y hasta driblando una y otra vez los golpes de su rival. Apenas levanta sus guantes buscando la guardia desarbolada de su rival. Solo es una protección con piernas.
Rongow, maldice. Ni así logra arrearle a West los golpes necesarios y claros que manden a su rival a la lona. Siente que no tiene nada que hacer. West no sigue su violencia, no hace por ponerse nervioso, no teme a nada de él; parece sito en una dimensión de seguridad y de confianza que realmente asusta.
West sonríe por adentro. Ya ha redimido su mala conciencia. Ha vencido en toda regla a su violencia de otrora. Y en el último asalto, su rival resbala fruto del enorme cansancio y el árbitro le aplica una y otra vez la cuenta de protección. Aquí solo hay un nuevo campeón y cerebral. Todo un hombre confiado.
-COMO JACK WEST-

miércoles, 3 de junio de 2015

- RAFA BENÍTEZ, LA APUESTA ARRIESGADA DE FLORENTINO PÉREZ -



Ya es caballero de los campos ingleses. Ya sabe lo que es la cultura rancia y originaria del sabor del fútbol. Se ha licenciado en otros lares y retos, y no ha salido mal parado. Su nombre es Rafa Benítez, hizo en su momento campeón de Liga al Valencia CF, y va a ser el nuevo entrenador del Real Madrid tras el descalabro total 2014/2015.
A eso se agarra Pérez. A las matemáticas de su hegemonía. Pocos dudan de la clase de Carlo Ancelotti. De su capacidad para desterrar y fumigar los malos rollos y hacer diplomacia. Pero se antoja insuficiente. Solo con educación no entran las garbanzos del éxito. Y está el apremio constante en las urgencias históricas e inmediatas del Real Madrid. Lo de este año aparece como intolerable e inaceptable. Un cero.
Ahora toma los mandos y los muebles el estudioso y conservador Rafa Benítez. Todo un obseso y apasionado del fútbol en todas sus variantes. Un currante de luxe para una nave enorme como el acorazado de Bernabéu.
Hay muchas dudas. Rafa Benítez es sobre todo un hombre de resultados y nunca de teorías excesivas. Es "capellista", de poca concesión a la orla, y de una apuesta hacia la preferencia por el sudor de las camisetas manchadas de intensidad.
Por eso hay dudas. El Real Madrid mata mucho y no digamos ahora. Rafa va a tener que jugar la Liga, la Champions, la Copa del Rey, y la lid contínua con el periodismo. Y las decisiones que no va a poder aludir, requieren de mucha responsabilidad y también fortuna. Nada le va a ser fácil ahí a Benítez.
Es seriote, no tiene carisma de atracción, no quiere apegos, y prefiere una personalidad de distancia desde cuya atalaya actuar y producirse para bien o para mal.
El salto mortal de Benítez y su osadía, han comenzado. Hay gente que nunca le tragará y otros que le necesitarán para lograr éxitos. Pero el fútbol de Benítez ha sido por ahora el justo y necesario. Entiende este juego como una total estrategia en la que solo unos pueden reír con un trofeo en la mano y se llaman ganadores. Lo otro no le gusta porque lo sabe mentira. Y Benítez será antipático pero no tonto.
Aceptar entrenar a Cristiano y compañía ha debido ser para él un debate interior permanente. En España hizo campeón al Valencia y le metió en lo más grande de su historia reciente. Pero en mi ciudad siempre hay gente que le ningunea y le busca el pero. Nunca hubo consenso con él.
Ni lo habrá. Benítez es el otro fútbol. El de la modernidad y el de su modo de ver las cosas. Su trabajo. Esto es para él una escuadra, un cartabón, una consistencia física, un dominio del tiempo y del orden en el terreno de juego, y una nueva dedicación técnica basada en los metros y el sudor constante.
Correcto. Benítez será correcto con la prensa. Y orgulloso y propio. Nunca hará dulzuras. Ni a los más cercanos. Pondrá la distancia que siempre pone cuando sale y que le gana apelativos de tipo gris y antipático. Por eso la apuesta firme del mecenas Pérez tiene cosas consistentes y otras en extremo arriesgadas.
Porque una de las cuestiones que siempre quedará en el Damocles de los balances situacionales será si Pérez hará más caso a sus vacas sagradas o a su casi virgen entrenador. Por ahí pasa y pasará el futuro de la estancia en la casa blanca de Rafa Benítez. Nada nunca sencillo.
-DEBERÁ GANARSE LA SUERTE-

lunes, 1 de junio de 2015

- LA PITADÍSIMA -



Rechazo. Sordina al Himno español. Pitada. Pitadón. Pitadísima. Miles de aficionados del Barça y del Athletic de Bilbao esperando el momento del mediático simbolismo. España a pito. El Rey Felipe y su presencia rechazada por vascos y catalanes. Concierto coral y al unísono de silbatos y protesta pitada. No se quería oír el olor a España. Molestaban de plano las referencias. Aquello no gustaba. Estaba de más. Se entrometía entre la felicidad de los sentimientos festivos de unos y otros. Aquello, no ...
De más. Lo español parecía estar de más en la gran Final de la Copa del Rey de fútbol. Los de Pérez y Bernabéu se habían quitado de en medio la astucia sentimental. En el campo blanco no habría final. Ni siquiera la iba a haber en el vecino Estadio Calderón. Las sensibilidades quedaban abiertas y servidas. Cada uno en su territorio iba a imponer lo que le pasase por la gana. La libertad de expresión tiene la manía de ser irreverente y muy poco complaciente. Se contagia la sinceridad en medio de esa caldera de pasiones que es el fútbol. Los aficionados marcan sus reglas. El árbitro será siempre el entrometido santo cabrón. En un campo de fútbol se vomita todo el instinto de libertad, y entonces el director de la contienda es un tío ridículo que siempre la estropea para darse protagonismo. Es la gran sentencia recurrente. El juez, el único que sabe de libertad y de fútbol, el único soy yo ...
Felipe de Borbón. Y Grecia. España. ¿Qué se hace cuando a uno le pitan tanto y tan unánimamente?, ¿irse de allí?, ¿seguir impasible aguardando el chaparrón en busca del anonimato final?, ¿qué mandan las ordenanzas y la autóritas?, ¿qué es lo mejor y lo peor?, ¿qué se siente cuando la persona pueda pensar que no está representando a nadie allí en el acto deportivo?, ¿continuar como si nada? ... Eso hizo el Rey.
España invertebrada. Ortega y Gasset. Los diferentes pueblos que componen mi país. Las lenguas diversas, las características propias, los bailes autóctonos, las independencias, la sardana, el aurresku, el Himno de Riego, Franco, la Transición, la Guerra Civil, la diferencia, las contiendas, las guerrillas, los odios, las heridos y los muertos, la zona republicana, el futuro, el referéndum, el proceso de paz, el golazo de SúperMessi, la superioridad del Barça, la mirada bella y ambiciosa sobre la Juve, la despedida del gran Xavi Hernández, los colores eternos, la imposibilidad que marcan las distancias, la nueva Democracia de los cambios, el PNV, Ada Colau, Podemos, y la vida que corre a la velocidad luz de lo esperable.
Pitada brutal. Al símbolo de España. Nadie ha consultado a los ciudadanos españoles si quieren Monarquía o República. Han hecho continuidad de tapadillo y privilegio el PP y el Psoe. No quieren añadir tensiones. España dicen que es una e indivisible, innegociable y siempre cuerpo entero, y en medio del pitido nada puede oírse que no sea el estrépito de los sentimientos volcados al viento. El síntoma de lo significativo.
Euzkadi, Catalunya, Castilla, Canarias, Andalucía, la Selección Roja de Del Bosque, Extremadura, la inmigración, los radicalismos, el dictador, los nuevos arribistas, los corruptos, los inmovilistas, los aristócratas y burgueses, la Banca y el IBEX 35. Casi todo se mueve en torno a ellos mismos y a su verdad.  España fue un pitido de estrangis y potente. Grabado. Le dijeron que no a esos Borbones que rescató el tirano del atrás.
España pasó por reformas y por Juan Carlos de los elefantes y de los mensajes de Navidad, alabó la apostura de Suárez y se rindió a la neodemocracia de Felipe González. Después vino el tedio y el bigote, los desacuerdos, y el PP, y la bandera macro de Colón, y pocos cambios substanciales más. Todo de papel y de cartón.
En la Copa de España no estuvo apenas España. Hasta Villar era vasco. Lo que pasa es que hay distancias y eternos desencuentros. Y políticos extremadamente delgadísimos.  ¿Qué estarían pensando los mitos Telmo Zarra y Ramallets? Seguramente, andarían concentrados.
-DESAPERCIBIDOS- 

viernes, 29 de mayo de 2015

- MANUELA CARMENA, VETERANA Y ABIERTA -



La puerta nueva de Madrid. La jueza Manuela Carmena, independiente y femenina, agradable y osada. Sensible y sonriente, coqueta y firme. Viva y vivida en la rigidez potente de la judicatura, pero sin perder nunca de vista el factor humano.
Ahí está la futura alcaldesa de Madrid. Como la Puerta de Alcalá en la Villa y Corte. Con valentía, intentando entrar a golpe de aplauso y de admiración entre las selvas y estertores de la política.
Decidida, se enfrenta a las cámaras y a las entrevistas. Tiene claro su concepto ético. Siempre lo ha tenido. Sabe el orden pero también las necesidades básicas de los ciudadanos.
Manuela Carmena en las portadas. Laboralista y de siempre. Charlando sin perder jamás la compostura e introduciendo la coquetería mientras mueve sus pómulos acusados y bamboleantes al hablar. Gestual y expresiva a la par que huidiza a lo zen cuando ha de serse. Sabe parar rivales y no entrar al trapo de la sangre hirviente que salpica. Lo de las vísceras está muy feo y Manuela es una señora normal.
La señora. La señora de todos los madrileños quiere ser Manuela Carmena. Una mujer clara y amable que afirma con franqueza que ella no es política aunque ahora ocupe dicho cargo. Ella está en Madrid para ayudar a las clases más desfavorecidas frente a ese Poder omnívoro de los privilegiados que van a su rollo.
Madrid me mata. Madrid es un fortín. Un combate de pesos pesados y de poderes fácticos. Da miedo. Pero la jueza Carmena es mujer de retos y hasta de películas de intriga que es su profesión judicial. Quiere ver qué pasa y qué se puede hacer para que se paren los desequilibrios y los deshaucios, y las hambres de los niños, y que cante de nuevo la cultura y la alegría, y la tolerancia, y el pacto y el entendimiento entre todos los máximos agentes sociales posibles.
Manuela Carmena propone un Madrid conciliador y de esperanza. Por su despacho pasarán abuelas encantadoras y hasta pimpollos ambiciosos con pintas de gángsteres. De todo. Porque en la vida de Madrid hay de todo. Y hubo muchísimas cosas en esa ciudad y mucho lío antes de Zapatero.
Han sido muchos años de PP en la ciudad de la Torre del Pirulí y de la Calle de Alcalá. Han pasado cosas muy excesivas y durísimas en las calles y en las ágoras. Ahora hay una nueva ventana bella y una nueva propuesta de conciliación. La idea es que el ciudadano se acabe creyendo que a partir de "Ahora Madrid", va a contar mucho más en las decisiones que se vayan tomando. Plataforma de expectación.
Manuela no es "Podemos", pero está ahí entre el cambio que trae también para Barcelona la joven Ada Colau. Una nueva forma recuperada y eterna de hacer las cosas. Necesaria.
Carmena sabe que no hay que tirar motos de movilidad ni privatizar o condicionar la educación y la salud de los ciudadanos. Y su reto se convierte en vitalidad y entusiasmo, en ganas de trabajar y que salga el sol y la piscina, y que cuando lo deje que muchos se acuerden largamente de su figura.
Pero antes que nada hay que dejar que entre y llegue al Ayuntamiento la señora Carmena. Y que no la agobien e incordien. Y que se sepa que ella ha vivido tanto como muchas más que la señalan y critican. Que nadie olvide que la jueza vale mucho.
-SEGURO QUE SE LO DEJAN DEMOSTRAR-

martes, 26 de mayo de 2015

- GIRO 2015: ÉPICA EN EL MORTIROLO DEL GRAN PANTANI. -



Ahí el ciclismo. Ahí la dureza de los locos arriesgados surcando los desniveles imparables de la cima Mortirolo en donde si ganas te haces grande y nadie te hará una sola burla.
Todos son honrados subiendo la "montagna" del malogrado e irrepetible Piratta Pantani. En ese bosque de dificultad y de esfuerzo, donde las cosas se vuelven descarnadas y épicas, reaparece el ciclismo de siempre. El eterno. El irreductible. El imprevisible y hasta libertario, a pesar de pinganillos, órdenes de directores y trescientas zaparrastradas que lleva consigo la modernidad tecnológica y la actualidad.
En medio de esa evolución, todavía vemos lluvia molesta, miedo, esfuerzo de portentos y mucho azar. La gloria de la duda. Donde nadie puede confiarse, y en donde el finado Marco con sus estatuas que movilizan el imperio y el recuerdo de los sentimientos, adicionan sobre la marcha una pincelada de deporte real que mancha las cámaras y atrae noveles aficionados sorprendidamente atraídos por lo que se puede ver y va ocurriendo en esa tele también de ayer y de siempre. ¡Actual por fin! ...
Alberto Contador se dejó de titubeos y de cabeceos exóticos y se puso a trepar y a trepar. Sin miramientos y a lo suicida reparó unas averías puñeteras muy cerca ya del ascenso a la cita del Mortirolo 2015 que llevaría hasta el final de Aprica.
Contador siguió y siguió hasta que se quedó sin equipo. Pero al ya veterano as de Pinto nada le asustó. Estuvo finísimo y cabal. Maduro. No miró hacia atrás. Como hacen los grandes. Alcanzó a Aru, le sobrepasó, se relajó, y fue acompañado por la seguridad de su confianza camino de su nuevo Giro salvo un cataclismo que se antojaría injusto.
Esos segundos en los que el madrileño no cazaba, se antojaron eternos. Pero el ciclismo grande es menos frívolo que todos esos temores que acaban siendo anécdota. Quien quiere ganar, ha de hacer locuras. Y no digamos cuando la magia exhuberante de la primavera del Giro de todos los años lo propone. El Giro es exactamente lo que ha pasado siempre en el Mortirolo. Uno de esos eventos más tiernos, audaces y animosos, aunque se propague a nivel mediático con la eterna sordina que lanza Monsieur Le Tour.
Mikel Landa estuvo majestuoso y más que poderoso. Perfecto y arrollador. Corrió parado esperando a una extraordinaria todavía promesa llamada Aru, y que es la gran esperanza del ciclismo italo actual.
Todo fue Pantani en el Mortirolo. Absolutamente rápido, potente, enloquecido, veloz, adelanto sobre el horario previsto, cinco horas a toda leche, el último que apague la luz, y al final todas las sonrisas bellas de los buenos aficionados que pudieron disfrutar de una etapa inolvidable.
Por eso el ciclismo tiene algo que siempre rebrota cuando parece seco y quemado. Porque estuvo Pantani, y Contador, y la "montagna", y el recuerdo, y la miseria y la gloria, y la grandeza eterna, y la mentira podrida del dóping, y el carisma de los genios, y las hojas de los periódicos del día siguiente que abrían un póster con la efigie de un tipo pelado y un tanto extraño.
Porque a veces el ciclismo se pone huidizo, y se forja como un rebelde un feudo propio y de sudor esperanzador. Porque lo más bonito que ha consagrado de nuevo a Contador y a todos los gigantes de la ruta ha sido la vida. El Mortirolo ha estado más vivo que nunca.
-COMO PANTANI-