viernes, 27 de mayo de 2016

- MIGUEL DE LA QUADRA SALCEDO, LA VIDA COMO AVENTURA -



Personalidad y gusto por la sorpresa de la innovación. Un culo inquieto de la televisión, que evolucionó hacia su convencido sino de la aventura activa.
Recuerdo siempre sus bigotes excesivos y sus ojos más que claros en el corpachón de un potente atleta y periodista. Miguel de la Quadra-Salcedo era corresponsal en el extranjero y nos informaba acerca de los conflictos políticos y de las guerras tremendas.
Pero siguió la idea de Rodríguez de la Fuente por otra vertiente. Su animal de las aventuras, sería el mismo ser humano. Salió de los platós cerrados y encorsetados, se rebeló, y se hizo al monte de su verdadera vocación en el periodismo abierto de la comunicación.
Fue nuestro Rambo de la tele, que se metía en los charcos más corajudos, y en vez de sentirse víctima de las adversidades y de los peligros, a Miguel parecía estimularle el riesgo. El riesgo fue su aliado y su amigo.
Un día nos enteramos de que era heterodoxo y de que había sido campeón de España de jabalina y casi campeón mundial. Y de su pasión extrema por los viajes y de su ausencia total del miedo. El verdadero comunicador, debía mojarse el culo.
De la Quadra hablaba suave y claro a un tiempo. Era cuidadoso y contundente a la vez. No podía soportar los asfaltos y la comodidad de las ciudades. Él era campo y horizonte, y delicado y siempre ceremonioso y profesional ante las cámaras reverendas. Sabía su oficio y su objetivo en unos tiempos de libertad y de color que le abrían sus expectativas y sus anhelos.
Miguel de la Quadra-Salcedo, forma parte de la historia de nuestra televisión, y de la historia vital en ella de desmarcarse de la forma aburguesada de hacer periodismo. Necesitaba ir, llegar, afrontar, alejarse, vivir las selvas y la dureza de las estructuras vacilantes, pisar con sus botazas y chirukas pedruscos insólitos, y vivir como pocos su gran pasión.
Al final, se volcó con los Andes y la ruta Quetzal, y se metió de lleno en la sangre casi adolescente de la historia viva, y practicó plenamente el ejemplo de la antixenofobia. Sus viajes eran excusas y conquistas para compartir y mostrar. Se sentía y quería ser eternamente joven, y la mejor forma que halló fue rodearse de muchachos dispuestos a salir de los nidos y de los primeros temores. Miguel fue un gran public relations de campo y polvo, y amó a su país y a muchísimos otros pueblos distintos aparentemente al suyo.
Fue un reportero y aventurero de raza y pasión. A pesar de nacer en Madrid, se sintió vasco, a pesar de todo se marchó a su Dorado a hacer las Américas, y sobre todo, hizo feliz a muchos amigos.
Fue un amateur del jugarse el pellejo. Tuvo coraje y decisión. Nunca dudas. De Machado. Hacía camino y pionerizaba la aventura y la fantasía televisiva con el único fin de agradar y de disfrutar. Era el jefe de las expediciones lúdicas e históricas, y un admirador embobado de todo aquello que iba descubriendo por el camino de su tremenda decisión.
Salcedo fue un tipo especial. Único en lo suyo y absolutamente inolvidable para las personas de mi generación. Un atleta periodista y viajero, amante de la dureza, de la verdad y de la concordia. Un embajador activo con una personalidad imparable y arrebatadora.
-DESCANSE EN PAZ-

miércoles, 25 de mayo de 2016

- INIESTA, ¡MAJESTUOSO! -



Tenía que ser en el último partido de la temporada regular en España. En el transcurso de la gran Final de la Copa del Rey, que pone cierre,-a pesar de lo que pasará en San Siro-, a un tiempo de fútbol y que se constituye en el gran fin de fiesta. Una especie de homenaje de fin de curso en el que el fútbol se despide fugazmente con sus galas solemnes y oficiales.
Y ahí en el medio del campo de un Barça casi siempre campeón, el mito en vida que es Andrés Iniesta completó una segunda parte y un final de choque realmente para enmarcar.
El gran héroe aplaudido y hasta venerado tras la hazaña histórica de Sudáfrica y su Mundial, volvió a su máximo nivel en el último partido de la temporada. Aguantando como un juvenil el marathón inaudito de partidos y devolviendo todo el color a nuestro fútbol, además de hacernos sentir de nuevo ilusionados de cara al cercano Europeo de Rusia.
Fantástico, colosal, soberbio, maravilloso, como de costumbre el gran Iniesta. El centrocampista más habilidoso y genial de la historia de nuestro fútbol volvió por donde suele marchar, dando todo un recital de juego.
Seguro, serio, profesional, y girando. Siempre girando con ese centro de gravedad mágico y especial que le permite sortear rivales con la pasmosa facilidad de un genio.
Sus giros. Sus giros con el balón cosido a la bota, desconcertando por completo a sus rivales, su toque brasileño de balón, su extraña habilidad para hacer sencillo lo dificílisimo de hacer, y teniendo en sus pies el tempo del partido y de las situaciones, desbordando como un precoz muchacho en septiembre, dejándonos a todos con sus virguerías con la boca abierta, y con la sonrisa y sensación de que el fútbol puede ser extremadamente vistoso y atrayente.
La creación y recreación del manchego de Fuentealbilla, es para deleite y paladares sibaritas y únicos. Es un fútbol de arte y de precisión, un mago pegado a un talento descomunal, y con una capacidad de imparable manantial para brotar una y otra situaciones futbolísticas de belleza y acierto.
Contenido y nunca polémico, extremadamente querido, Andrés Iniesta se lo pasó bomba. Parecía un niño salido al parque y en estado de gracia. Un futbolistazo ilusionado y empeñado en mostrar rutilante toda su maravillosa grandeza y leyenda delante de todos. ¡Chapeau, maestro!
Bajito, tranquilo, poseedor de una imaginación portentosa con el cuero, desbordante de talento con arrobas, magistral y siempre esperadamente sorprendente.
Y cuando Iniesta,-qué gran temporada 2016 ha hecho-, se pone así, entonces lo único que puedes y debes hacer es ponerle la alfombra roja, reconocer que te ha dado un meneo porque es un fenómeno creativamente agotador, asumir que te ha dejado seco y atrás, darle una sonrisa y un apretón de manos con abrazo, y hasta felicitarse por haber tenido la oportunidad de haber competido con y contra él. Un honor que te gane un as de esta guisa.
Y el fútbol lo agradece. El paso de los años por la veteranía de este formidable icono mundial, se ralentiza y nos da margen y cuerda de esperanza. Y lo que nos toca decir para ser justos es aquello de: "¡Yo también vi jugar a Iniesta!"...
- QUÉ BUENO ES, ¡COÑO! -

domingo, 22 de mayo de 2016

- CANDELA SERÁ LA PLAYA -



Pizpireta y laboriosa, paradójica, creyente y descreída a un tiempo, compleja y aparentemente llana, niña eterna y orgullosa.
Sí. Muy laboriosa. Decepcionada. Por eso el trabajo es su terapia. Y lo peor fue cuando perdió a su madre. Hace dos años. Aún llora cuando la recuerda, que es mucho.
Cincuenta años, Candela. No habla de su padre. Tiene raza y carácter, un genio defensivo y hasta impertinente. Se siente tan poca cosa en el mundo que quiere mandar desde la sombra y que no puede escapársele ni pizca de las cosas que suceden.
Pero el mundo atemporal de Candela, es la playa. Porque la playa es un maravilloso y libre laberinto en donde la libertad y la luz se entremezclan dejando paso a múltiples posibilidades.
La playa es el día; su día. La playa es un marco de juegos y de paseos, de movimientos y de miradas descaradas y también recatadas y contenidas. La playa es naturalidad y día, y polos de limón, y agua, y vida de agua que copula con la arena.
La playa de Candela son pozales de flanes de infancia cuando el agua se hace semicompacta, fugaz y divertida. La playa es familia, y las primeras amigas, y las primeras experiencias, y las tentaciones y el paso del tiempo.
Candela es familiar, y esquiva, y hasta necesariamente egoísta. Es práctica y rápida, no quiere lo que no entiende, y ama la risa y el buen rollo sin llegar a ser banal. Candela es una niña que en el fondo desea dormir y pasar desapercibida cuando a su alrededor está la seguridad y el buen ambiente.
A Candela nunca le indiques ni con la mejor de tus intenciones, lo que debe hacer. Pondrá pegas y entrará en creciente discusión. Porque ella es racial, y de cosas claras y chocolate espeso, y a veces se siente menor y frustrada, e incomprendida, y a gusto en su casa en sus cometidos hogareños, y deseosa de la sorpresa de su libertad.
¿Crecer más allá de los treinta aunque se tengan cincuenta y dos? No parece que le merezca la pena a una Candela que cree en el bien y no tanto en las verdades oficiales. Nunca se sabe por qué no habla de su padre,-seguramente ya fallecido-, y jamás se sabrá si le gustan en realidad o en fantasía las mujeres campechanas, bellísimas, femeninas y tremendamente dulces.
Quizás para desviar el balón, Candela habla de hombres. Pero esos deseos acaban por no terminar de ser creídos. Y va a la Iglesia y le hace una misa a mamá, y cuando nadie la oye hablan entre sí y le pide a su progenitora mucho perdón por cosas que en realidad no tienen la pena de la culpa.
El futuro de Candela es su dinámica, su no estarse quieta, sus misterios siempre velados, su pelo cortito y sus ojos de niña permanente que respeta, acepta y sabe estar.
Candela te la razón cuando le conviene, y contraataca con su personalidad especial a quien le entra directo y la interpela sin complacencias de orla. Y entonces la mujer se rebela y saca su carácter, y casi siempre acompaña sus frases cortas y potentes sonriendo desde el sarcasmo.
Se siente tan vulnerable que está a la que salta y a la defensiva, y no se le escapa una, y se hace muy bien la despistada, y sabe distinguir cuándo la quieres de corazón y cuándo la utilizas para un relleno o una excusa. Boba, no es.
¿QUÉ LÍNEA DE BUS SE COGE PARA IR A LA PLAYA?

jueves, 19 de mayo de 2016

- 15-M, 2016. -



Cinco años de la gran liberación de rebelde energía. Cinco años de magia han transcurrido desde la casi enigmática explosión iracunda y de esperanza que acampó en el kilómetro cero. En la Puerta del Sol de Madrid.
El sol. Desde unos trajes trasnochados e impostores, cayeron viejos los atuendos convencionales. Éticamente, voló todo por los aires. Lo intocable ha envejecido muchísimo durante todo este tiempo hasta llegar a nuestro 2016. Esa magia justa y revolucionaria del 11-M, está aquí y por encima de todas las cosas. Es una flor adelantada a su tiempo, necesaria, bella, piadosa, contundente, progresiva y cambiante.
Todo es ya otra cosa. Las verdades del barquero han tenido eco y efecto. El 11-M parió un nuevo horizonte. Convirtió al Pesoe en un partido mucho menos de izquierdas de lo que se sospechaba, llamamos a los ladrones con absoluta libertad, el PP ha sido demasiado cómplice de la gran cleptocracia en la que se ha convertido mi país, y los espacios se han  acotado y definido con riesgo y valentía.
Las cuerdas y los reflejos de muchas leyes se han visto deshilachadas y con poca consistencia de futuro. Ha empezado paulatinamente un nuevo futuro. Nació Podemos que se hizo a la política y en que en dos años de existencia logró casi setenta escaños.
El 11-M es un terremoto imparable. Todo va cediendo con mayor o menor visibilidad, pero sus efectos son definitivos. Algunos parecen aguantar mejor, otros se han ido, otros muchos dan manotazos con las manos a las moscas, y otros disimulan tratando de imitar a los mejores actores. Pero la conciencia se ha estremecido. La gente se ha dado cuenta de que debía elegir entre seguir engañándose a sí misma, o reconocer una verdad que hace que los pobres sean más pobres y los ricos multipliquen sus privilegios haciendo de las clases medias un reseco desierto inane y huero.
Desahucios, abuelos estafados, contratos basura, argucias para que los jóvenes en el extranjero no puedan votar, el sentido ético de la culpabilidad del mal uso del dinero, la reivindicación de las realidades históricas nacionales dentro de la complejidad, la necesidad de la participación activa de los ciudadanos más allá de poner un voto en una urna y echarse a dormir en el sofá, el puto paro, la decadencia de la Monarquía, la idea reflejada por los medios de las puertas giratorias, o los paraísos fiscales, o la separación de la Iglesia y el Estado, y la vindicación de una Democracia de verdad y real, los derechos de la mujer, la insoportable sensación de impunidad con la que actúan unos tremendos golfos gángsters que han encontrado en la gestión de nuestro país una forma de llenarse los bolsillos, el recorte de la Sanidad y de la Educación, el neoliberalismo, el talón de Aquiles de la Troika de Bruselas, y el desnudo integral que ha dejado a los poderes aparentemente incuestionables.
La verdad indignada del 15-M de 2016 es que todo sigue vigente y que las acampadas de Sol no fueron exotismo sino movimientos de placas tectónicas que a todos sorprendieron.
Hay una flor, hay otro mundo que es posible, hay opciones, hay más libertad a utilizar, hay progresividad, hay más valentía a pesar de algunos tremendos porrazos, hay inconformismo y no nos la meten doblada o decepcionada.
El 15-M de 2016 está en espera de un acuerdo democrático y parlamentario para Junio, y en devolver y renovar el pase de una nueva confianza robada por unos capitalistas amigotes que habían hecho del ladrillo y de la usura su forma agresiva de arrearnos una y otra vez.
-Y ESO YA ES MÁS DIFÍCIL-

domingo, 15 de mayo de 2016

- 24 LIGAS PARA EL F.C. BARCELONA -



¡Campeón de la Liga 2015-2016! La Liga. El Torneo de la regularidad para todos los españoles. El FC Barcelona se proclama y en la última jornada, brillante y más que justo vencedor.
Tras el palo europeo, a manos de ese bloque embrujador que es el equipo de Simeone, y en camino peligroso desde la caída de una ventaja de doce puntos al Real, el Barça ha sabido aguantar a base de genialidades, de pegada y de goles a porrillo.
Ha sido un Torneo de Liga dividido en dos fases. La primera olía a alfombra roja azulgrana. No había competición. El Barça era regular y sólido, fresco y oportuno, y en medio de esa solidaridad exitosa, el Real Madrid no se aclaró con su fichaje del entrenador Rafa Benítez, y todo ese lío de inadaptación llevó en volandas y sin oposición a los ases "brasileiros" del Camp Nou. Los locos bajitos dejaban a la Liga, huérfana de rivales. Se acababa ésto antes de hora. Había una distancia de milagro y de abismo, y un punto de desilusión acechaba entre los aficionados ávidos de emociones y rivalidades todas las semanas. El fútbol es pasión, y la pasión es proximidad competitiva. Nunca, tedio.
Y, de repente, la Liga reverdeció casi como un extraño misterio. El Barça pareció irse a la Babia, y empezó a quedar alhelado y dependiente de los ánimos de Messi y con la sensación de que una nube extraña había desnortado a un presente impecable y majestuoso.
Vino la barrena, y la diferencia se estrechó tanto entre los de Luís Enrique y los de Florentino y Zidane, que en el tumulto de dejadez se acercó el ogro potentísimo que es el bloque de acero de Diego Simeone. Y la Liga finalmente pudo ganarla cualquiera de los tres equipos.
Quizás las fuerzas del músculo favorecieron a los ases del Barcelona. Los equipos de Madrid tenían más focos de desgaste, pero los azulgranas aunque goleaban seguían sembrando dudas. Las dudas de la emoción.
El Campeonato de Liga es un marathón interminable que castiga mucho. Pero el Barça tomó oficio, resistió majestuoso, se lleva el gato al agua, y hay que quitarse de nuevo el sombrero ante estos jugadores sensacionales que practican el fútbol más vistoso y espectacular del planeta.
Rakitic ha ayudado muchísimo a un gran Busquets, de la misma manera que un ejemplar Mascherano complementaba a un rutilante y recuperado para la grandeza, Gerard Piqué. Iniesta le puso la magia y la creatividad al fútbol, Messi hizo otra temporada todo lo que le dio la gana y no digamos cuando se es el mejor del mundo, y el uruguayo Suárez bombardeó él solito treinta goles. Y ha sido la mejor temporada del brasileño Neymar, cuya progresión hacia el olimpo se basa en su juventud. En su futuro.
El Real Madrid se acercó a por todas a través de su bicho  C. Ronaldo, pero su fútbol nunca convenció. Y el Atlético lo tiró todo en el campo del Levante, entre el cansancio y el hastío de tensiones. ¡Chapeau para los dos equipos de Madrid en su orgullo!
Ahora huele a barcelonismo, y a fiesta, y a disfrute en Canaletas, y a relajarse y descansar antes de la Final de la Copa, y a pensar que el Barça ha ilusionado siempre, y que lo tiró de la Champions el acero brutal de un bloque como el de Simeone que es el mejor del Continente.
El FC Barcelona gana su Liga número 24. Y les esperamos hasta que llegue Agosto y empiece una nueva Liga, y seguiremos soñando con un club fantástico lleno de maravillosos jugadores de dibujos animados. Y felicitamos a Luis Enrique dejando atrás su pose poco complaciente. ¡Enhorabuena, campeones!
¡VIXCA EL BARÇA!


miércoles, 11 de mayo de 2016

- EL EXTRATERRESTRE INDIFERENTE -



Está de misión en nuestro planeta. Llegó aquí hará unos cinco años. Hace informes sobre nuestra conducta y nuestra evolución. Su inteligencia es superior a las más alta de los seres humanos. Se llama X-46622-¡7=ZA.
Un compañero le recogerá en su nave totalmente invisible para todos nuestros radares, y le devolverá dentro de un año al planeta de donde procede.
X-46622-¡7=ZA, no llama la atención. Nadie de nosotros puede ver en él algo mínimamente sospechoso que puede delatarle. Nadie se detiene demasiado tiempo para observarle. Es tan clavado a un ciudadano medio, que ni con su imaginación nadie podría atisbar que viene de un sitio que los científicos desconocen. Ni las policías sospechan de él, ni la Seguridad en tiempos de guerras y terrorismos, ni videntes, ni agoreros, ni cartomantes ni intuitivos. Nuestro ser del exterior está entre nosotros como uno más. Como si hubiese nacido aquí, como si fuese un ciudadano más de los que nos cruzamos todos los días por la calle.
No es alto ni bajo. Apenas habla. Casi no habla nunca ni se queja. No gesticula ni hace muecas, y no ve por los ojos aunque nos lo parezca por su apariencia física. Su percepción de la realidad y de las cosas no tiene nada que ver con nosotros. Y cumple a rajatabla con la disciplina de un gran militar aquello que se le ordenó. Su planeta está demasiado lejos de nuestra Galaxia. Ellos le llaman, Suon. Que significa, el Planeta Tranquilo.
El ser de Suon está sorprendentemente registrado como residente habitual en Zaragoza, y figura en dicho Registro Civil como nato en la también española Teruel. Dispone de DNI, tarjeta sanitaria, su nombre aquí es el de Jonás Sánchez Sampuero, su fecha de nacimiento el 4 de marzo de 1970, soltero, sin hijos ni hermanos, y sus padres serían Daniel Y Asunción. Ya fallecidos ambos.
"Jonás" está en el paro. Aparentemente. Porque dentro de su piso trabaja sin parar. Hace informes científicos y seguimientos sobre los terrestres. Siempre son negativos. Habla de nuestra nula concienciación acerca de lo que hacemos, y que somos capaces de seguir así de acabar con nuestro propio planeta. "Jonás", desea decepcionado que su compañero de misión venga pronto a recogerle. Cree que aquí no tiene mucho que hacer y que no valemos la pena. Y que cuando alguien dice o hace algo trascendentemente positivo, le afean la conducta y le ajan sus proyecciones y proyectos. No nos ve capaces de cambiar.
"Jonás", sabe bien disimular. Hace deporte, running concretamente, y no se relaciona realmente con nadie. Le gustan los hombres y solo su físico. Todo lo demás es decepción. Cuando "Jonás" habla,-por ejemplo a la cajera al hacer las compras-, lanza un hilo de voz tan quedo que no se le oye, pero con su gestualidad arregla enseguida las cosas y se hace perfectamente entender.
"Jonás", cree que las mujeres de aquí son más inteligentes que los varones. Se posicionan mejor aunque son fuertemente castigadas por la ideología machista, piensa el ser de Suon.
No tiene amigos, pero eso suele suele suceder, no gusta de la compañía de la sociablidad, pero eso no extraña en los tiempos de hoy, es solitario pero su posición es compartida por miles de seres. Cuando la puerta de su casa se cierra con "Jonás" dentro, no se oye ni el más mínimo sonido. Suele pasar con los demás vecinos que convierten igualmente sus lares en aparentes e indefinidos búnkeres. El individualismo, le ayuda al extraterrestre.
¿La verdadera personalidad de X-46622-¡7=ZA aparte de la de cumplir a la perfección su misión espacial? ¡Militar! "Jonás" es militar y obediente, y de honor, y defiende siempre a su planeta Suon de los posibles ataques del exterior extraño. Porque en el espacio no conocido por la Física y Ciencia de los hombres y sin competencia entre inteligencias, también hay guerras, violencias y tensiones constantes. Y sexo, y placer, y ambición, y afán de dominio e invasión, y hermafroditismo, y homosexualidad, y lesbianismo, y heterodoxia, y oficialidad, e hipocresía, y todas las aspiraciones de todos los seres vivos en medio del espectro de la libertad.
"Jonás" sabe demasiado para ser contado y entendido por los humanos. Y aún así es consciente de que todas las diferencias e inteligencias son relativas. Hay pulsiones vitales, deseos y creencias, movimientos y anhelos. Espacios de similitud.
-SIEMPRE, ACTITUDES DE VIDA-

domingo, 8 de mayo de 2016

- LA MONJA DE LA EXTREMA BELLEZA -



Modelo, australiana, veintisiete años, la reina de la lencería erótica, con curvas de infarto, piernas kilométricas, femenina a mil, atrevida, osada, admirada, posados top, absolutamente perfecta y en grado summo excitante. Primavera maravillosa Verónika, de origen eslavo, rubia y extremadamente inteligente.
Ligas, ligueros, portaligas, mediazas, tangas, culottes, brasileiras de hilo, muslos lechosos y de esculpir, senos de reina, sujetadores de todos los escotes y formas; los posados de Verónika reina de las pasarelas y del éxito mundano se cotizaban a cachés realmente elitistas.
Y con novio: Andrew Spinks, economista. Y con proyectos de vida en común. Hasta que le sucedió a la simpar Verónika un hecho o acontecer que iba a cambiar radicalmente toda su vida.
Fue, mientras la bella modelo se agachaba frente al espejo para calzarse unas medias de superlujo y fantasía. Estaba desnuda y llevaba los labios carnosos aderezados con un potente carmín rojo pasión.
Verónika se quedó mirándose en dicho espejo. Pero ya no por motivos coquetos, vanidosos, estéticos o profesionales. ¡No! Mientras, queda ante su imagen trataba de comprender tanto hechizo e imán, sintió súbito una llamada sobrenatural y absolutamente impensable para su modo de vivir y de ver el mundo de su realidad cotidiana. Era la llamada de Dios. Dios la decía sin hablarla que su belleza extrema no sería nada frente al amor que debía ofrecer a todos los seres humanos desde el rezo y las renuncias. Debería ser, monja. Hacerse monja católica, y abandonar el placer de lo mundano para abrazar otra realidad pura, nueva, espiritual, casta, recatada, contenida, anónima y disciplinada.
Verónika, desnuda, cayó de bruces al suelo postrándose ante la llamada intensísima e incomparable, y entonces se sintió vulgar, y excesivamente juguetona, y en una vida irreal, y un icono ya no deseado de ser, y con una fuerte y definitiva convicción se vistió finalmente y se puso en pie. Se apartó todo el carmín y se quitó las medias, se puso unas gafas de sol para no ser reconocida, y apagó sus móviles. Marchó a su piso de lujo, y feliz y cansada se echó a dormir.
Al día siguiente, Verónika sorprendía a los medios dando la rueda de prensa inesperada. Dejaba la moda y el hacer mundano, y consagraba definitivamente su vida a Dios, en medio de la discreción necesaria y de la normalidad y naturalidad de ser solo y únicamente una hija de la fe como todos los creyentes. Una persona humilde más.
Andrew, su novio, la amenazó llamándola loca y traidora. La dijo de todo empezando con que estaba drogada y que nunca le había querido. Pero Verónika no se sintió ofendida en absoluto, le dijo que sí le amaba, pero que había otro amor irrenunciable y mucho más potente e inimaginable en su vida ahora ya plena. Y que lo dejaba todo y que ahora su vida sería la frugalidad, el rezo y la clausura. Adiós a los hombres, y Dios en el camino de su futuro y hasta la muerte.
En el Convento de Santa Úrsula, Verónika sigue siendo físicamente bellísima, alta, elegante, joven, eterna y mágica. Pero lo que anunció ante los medios acerca de su renuncia a su fortuna y a todo lo mediático y profesional, lo está cumpliendo a la perfección. 
Verónika ya no tiene dinero, ni jamás lleva tacones de vértigo, ni tangas, ni hace top-less, ni se calza más medias que las imprescindibles para no enfermar a causa de las inclemencias meteorológicas, y pocos admiten no obstante el giro drástico y sorprendente  que su vida ha dado. Son escépticos. Profundamente ...
Ella, la monja de la belleza extrema, se niega a ser entrevistada por los medios, y sus fans la buscan infructuosamente para acosar sus decisiones y lograr aunque sea rogando que por favor vuelva al olimpo del estrellato y de las pasarelas.
Nada de éso. Verónika está feliz y completa, renunciando a todo lo que parecería más acorde con sus características físicas y de psicología de tendencias de hoy. No añora aquellos tiempos de audacias y barreras rotas, de hombres enloquecidos y adinerados en porfía por su despampanante belleza, el oropel, las bambalinas o todos los efectos especiales del capitalismo atractivo y de guiño impulsivo. Verónika no se siente atraída por nada que no tenga que ver con el discurso de quien ande dentro de la atmósfera de su fe. Su sonrisa serena sorprende hasta a sus superioras que la han rebautizado con el nombre de Sor Margaret.
-Y ES SIEMPRE AUTÉNTICA Y BONDADOSA-

jueves, 5 de mayo de 2016

- EROTIC SPACE -



Misión Urano. Todo un riesgo y una mayor aventura. La nave terrestre "Wolff" está a solo dos lunas de comenzar su orbitaje sobre el lejano planeta. La idea es uranizar por vez primera posándose en el planeta, para a continuación iniciar la maniobra de despegue de regreso feliz a nuestro Globo Azul.
Pero, algo extraño y descomunal, sucede. April Stowne siente un ataque. Un ataque desordenado que nubla sus pensamientos y excita sideralmente toda su líbido. La cabeza del experimentado y atractivo astronauta April es la simpleza de ideas de un simio elemental, dominado por un tremendo e imparable deseo sexual que le obliga a confesar a Houston:
-"¡Señores! ¡Estoy en peligro! No veo otra cosa que no sea sexo. Las imágenes que me revolotean son las de un adolescente potentemente excitado. Sé que es increíble, pero estoy atrapado y no puedo salir de estos pensamientos. ¡Ahora no soy científico ni astronauta, Houston! Solo soy un mono degenerado y simplón. Solo preciso de una cópula mucho tiempo en medio de una total excitación desbocada y superior ..."
Su compañera de tripulación Barbra Winters no da crédito a lo que oye. Solo, a lo que ve. Su amigo y colega April presenta una más que potente erección. Es más que evidente que está fuera de sí. Corrobora ella a Houston:
- "¡Atención, Houston! Es cierto lo que afirma April. Está atrapado nociva e inmoralmente en medio de unas urgencias que no son las ordenadas desde la Tierra. ¡Mi compañero de tripulación está diciendo solo la verdad y la realidad de su estado! ¡Cambio! ..."
Es una cuestión ética y extrañísima de libertad. En Houston no paran. Todos los científicos de la misión revisan todo el historial del experimentado astronauta April Stowne. Todo es okey. Todo está bien. No hay fallos. No se puede entender esa mental y física excitación. Es casado y tiene tres niños. No pasa hambre ni necesita nada. ¿Qué demonios dice?, ¿cómo paliar su imperiosa emergencia? ... Como se enteren sus rivales del Espacio y los medios, todo será una gran risa y una humillación nacional. Y el proyecto Urano se irá a la mierda. Tienen ya el planeta en la punta de los dedos. Alguien con un cargo muy importante se dirige bien solemne a la cotripulante Barbra Winters:
- "Barbra, tú eres mujer. Y soltera. ¿Puedes hacerlo por el bien de tu Nación? ..."
- "Creo que sí, Houston. ¡Por élla! ..."
Estremecedor silencio en el campamento base terrestre. Algunos se frotan las manos y  otros ven ahí la mano del diablo y observan con terror y escepticismo. Confían en Barbra.
Las cámaras privadas reflejan una cópula a bordo de la nave "Wolff". Barbra trata de desfogar de todas las maneras de Eros a un April desesperado, necesitado, simple, deseoso y aturdido.
Algunas horas después, la nave conquista el planeta Urano, y la bandera de los Estados Unidos se enorgullece e iza con un tremendo entusiasmo sobre la superficie del nuevo territorio conquistado y anhelado. Es fiesta. Y, culminada la misión, la nave regresa triunfalmente hacia la Tierra. Todos los incidentes han sido superados y los objetivos completados. Ya se vuelve a ver nuestro planeta en el horizonte no tan lejano.
Barbra y April se lanzan en su paracaídas salvador. Están serios. April más serio y menos concentrado que Barbra. Amerizan y son llevados a la cuarentena a un lugar seguro. Urano ya es de tod@s. ¡Enhorabuena! ...
En Houston ha dictado sentencia de omertà la gran moral americana. En cuanto acaben los fastos preceptivos de la celebración, April Stowne ya tiene destino además de que nunca podrá poner jamás sus sucios pies en ningún lugar de Ciencia. April va a ir destinado a Guantánamo. Y cuando cierren el penal que será pronto si se sigue bien con los sucesores de Fidel Castro, habrán siempre más cárceles y más blindajes para que nunca nadie sepa qué demonios pudo pasar ahí arriba cuando la misión tan vital estuvo a punto de ajarse de modo absurdo e intolerable.
La heroína es realmente, Barbra. No solo ella  y solo ella conquistó Urano y mantiene el silencio militar que se la indica siempre, sino que en todas sus comparecencias siempre está la sonrisa blanca de sus dientes atractivos.
¡SOLO FUE UN SUSTO!

miércoles, 4 de mayo de 2016

- EL ATLÉTICO SALE VIVO DEL INFIERNO DEL ALLIANZ Y, A LA FINAL! -


¡Qué manera de sufrir!, reza la estrofa del himno del Atlético de Madrid. Ha sido el gran terror, el gran cagómetro, el tiempo interminable en el pitido final del árbitro, y todos los problemas y amenazas.
Porque el Bayern München del gran Guardiola no ha querido dejar de ir a la final de san Siro así como así.Y lo puso todo, y los bombarderos atinaron, y Lahm estuvo espléndido y Ribery peligroso y vertical. Y la mítica de los alemanes sigue limpia e izada en la grandeza.
Por éso, que el equipo del Cholo Simeone haya eliminado a este coloso, tiene un mérito especial. El Atlético también es enorme, y aunque se vio superado, y en el suelo, y asustado, y desbordado de agua por un ciclón insistente y machacón, mantuvo la vida y la suerte de los campeones. La suerte de su colosal entrenador, que se olió la tostada, sacó a un delantero y se dejó de cuentos pesimistas y aciagos.
Jan Oblak merece capítulo especial. Lo paró todo, incluído un penalty en dos secuencias, y su presencia este año como titular le ha dado a los colchoneros una magia necesaria y excepcionalmente adicional. Un gran equipo necesita siempre un colosal portero. El Atlético, lo tiene.
Los primeros cuarenta y cinco minutos fueron para el Atlético lo que le pasa a un boxeador cuando le encierran entre las cuerdas, no le dejan salir, y le dan hasta en el carnet de identidad. La disposición magistral del Pep Guardiola le estaba mojando la oreja al mito Simeone.
Tras el descanso y el gol de Griezman, la cosa pareció igualarse afortunadamente, el Bayern ya no fue tan destripador, y el Atlético tuvo hinchazón de moral. La salida del joven Carasco sorprendió a Guardiola. Simeone estaba rectificando. El Atlético salía de su cueva y fatalidad, y la ilusión se hacía real y patente.
Hay que conocer al Bayern. Nunca existe la palabra resignación. Y se repusieron del palo del empate y cascaron otro gol que les daba alas y la posibilidad de machacar. A punto estuvieron de hacerlo enfrente de un dios de amarillo llamado Oblak que fue su pared indestructible. Su finalísimo talón de Aquiles.
Sufrir, morderse las uñas, pellizcarse, sentarse, levantarse, todos los nervios negativos, aseteaban a los seguidores españoles. Los madrileños temblaron de zozobra y podían temer lo peor.
No mirar, confiar a ver, intentar relajarse, navegar a lomos del cholismo polemista y novedosamente efectivo, no dejar jamás la fe, saber que se podía lograr hasta llorando sangre, sudor, lágrimas, tensión y hasta miedo.
Porque el Bayern arreó hasta el último segundo buscando una y otra vez y casi a la desesperada la gran final de Milán. ¡Enhorabuena también a los bávaros por su actitud y derroche!
Pero quien estará en San Siro, será el Cholo Simeone, y Luís Aragonés queda parcialmente vengado por aquel gol del 74 de Schwarzenbeck, y ahora a relajarse y a glosar y gozar una hazaña maravillosa que ya es entrar en la gran Final de la Champions League 2016. La temporada ya está hecha, pase lo que pase en la Liga de Messi o C. Ronaldo.
Oblack, Felipe Luiz, Godín, Giménez, Augusto, Fernando Torres, Juanfran, Saúl, Coke, Gabi el capitán, Carrasco, y absolutamente todos. Porque la grandeza de la fe atlética ha sido constatada en los peores momentos del infierno muniqués. No se puede sufrir más. Y se ha sobrepuesto y sobrevivido en una vuelta de semis totalmente desaconsejable para los cardíacos. Ahora solo le falta al Atlético levantar el trofeo. Tiene muchas trazas de ser él.
¡MÁS QUE SUFRIR!

domingo, 1 de mayo de 2016

- MI SUEÑO QUERIDO -



Bajita y guapa, siempre sonrisa, sin arrugas y práctica desde su inercia. El centro de todo mí, mi sol desde donde yo orbitaba, diosa permanente, persistente y presente.
Sin la más mínima arruga y como una siempre niña grande, trabajadora, acometiendo la dureza de su obrera condición, pegada patológicamente a la postguerra de supervivencia, mágica y esencial. Única y con ribetes majestuosos y genialoides. Estabas, estás, siempre estarás. Hasta que yo esté. Esté muerto ...
Llena de energía que no decidió su vida. Pudiste ser una atleta superdotada, una fondista con orgullo que no se dejaba ganar por nadie así como así, y a la que la rivalidad parecía espolear hacia la tozudez y lo contumaz.
Amaste a mi padre, bailaste y cantaste en las verbenas de la barriada, te sabías todas las canciones de la música de tu tiempo y canturreabas mientras tendías la ropa o a cualquier hora del día, admiradora de Spender Tracy o Katherine Hepburn, mujer noble e infeliz.
En lo más hondo de tí y a pesar de ser creyente, no querías casarte. Porque tú no eras boba y tu vital felicidad te llevaba a desear seguir trabajando en ese escape que era la fábrica de medias, y aquello con el casorio no podía seguir en aquellos tiempos de novena división para la mujer.
Tuviste hijos. Yo. Mi hermano y yo. E incluso otro hijo más que nació muerto o eso te dijeron. No te sentías capaz de autorregirte bien, como para tener que postrarte ante la maternidad y todas sus tremendas derivadas responsabilidades. Y tu familia nunca te comprendía, y se asombraban de tus cosas, y pasaban de tí, y te maltrataban con su abandono e indiferencia, y lo pasaste realmente mal, y decidiste que el bastón de mando y de reinvindicación personal lo probarían tus hijos. Si eras algo, tus hijos serían los testigos de tu magno poder.
Fue tu gran rabieta eterna frente a un mundo comodón y cegato que no quería trabajar por tí. Porque era más sencillo dejarte tirada a tí y a los tuyos que implicarse en la urgente y vital tarea de ser una familia de verdad y ayudarte. Tenerte paciencia.
Porque eras noble y agradecida, y generosa, y cuando percibías que alguien te hacía algo bueno y bien, entonces te entregabas a su respeto y no consentías que se le faltara jamás a tal persona. Pocas hubo. Más que pocas.
Pasaste inadvertida por la vida. Hasta que yo me fijé en tí. Habías sufrido demasiadas adversidades. Te había fallado la ubicación, las fantasías, la gente cercana, tú a tí misma, la tampa de tu inopia e infancia eternas. Y entonces yo te comprendí.
Y te amé como solo lo hace un hijo convencido. Yo te admiré, y te loé, y te glosé, y nunca te faltó nada de mí, y te reinvindiqué todo lo que pude, y cuidé de tus pulmones menores y de tu demencia incontrolada los últimos años de tu vida, y te moriste en casa y yo a tu lado te vi morir. Físicamente.
Exististe y yo te di toda mi dignidad y acción, me ayudaste lo que nunca podrás imaginar y me hiciste crecer con las renuncias necesarias. Elegí amarte y trabajar para tí, y hacer que de vez en cuando sonrieras como las flores agradecidas en la primavera de mayo.
¡MAMÁ!

jueves, 28 de abril de 2016

- EL ATLÉTICO, CON MÁS FE QUE EL BAYERN: 1-0, SEMIS IDA CHAMPIONS. -



El Súper Atlético de Madrid del Cholo, se salió con la suya. Comenzó a hacer pressing desde el minuto uno, y ya no se paró. Al cuarto de hora el joven Saúl se inventó una cadena de regates que culminó con finura ajustando imparablemente al poste de Neuer: 1-0. ¡Golazo! ...
A partir de ahí, vinieron más órdenes y estrategias. La fuerza del marcador favorecía a los de Madrid. Y por contra, a los bávaros del Bayern les venía la necesidad de lograr y pronto el empate.
Ante algunos asombros, Simeone echó el equipo hacia atrás y entregó metros y más metros. Y los militares del Atlético se arremangaron y se posicionaron a la perfección ayudados por el mejor portero del planeta ahora que es Oblac, y por la enorme clase estratégica de Felipe Luiz.
Ya no hubo más vaivén e inercia en el partido de ida de estos dos colosos en el Vicente Calderón. El Bayern comenzó a buscar la portería rojiblanca. Sin éxito.
Cada balón en profundidad, cada apertura, cada centro, cada combinación, cada chut, cada córner, eran vigilados por la milicia de Simeone. Los bomberos atléticos hacían cortafuegos y neutralizaban toda iniciativa. Lewandowsky estaba demasiado solo ante el peligro, y solo detalles de la enorme clase de Thiago Alcántara le ponían amagos de suspense a las jugadas.
Pero en general todo era plano, mensurado, medido, calculado, corrido, destruído, aguado, ajado, previsto y finalmente neutralizado. Era un querer y no poder del Bayern, condicionado por un derroche físico/defensivo y admirable por parte de todos los del Cholo. Hasta Torres se constituía a veces en un defensa improvisado de apoyo y presión. Espléndida obediencia. 
Todo lo mismo toda la segunda mitad. Simeone es listo y arriesgado. Astuto y claro. La única idea predominante era cerrar y parar los espacios. Delimitar y ser respetados. Aburrir a los alemanes con las armas eficaces del orden matemático, y si se terciaba arrearles algún contraataque de peligro a los de Neuer.
La clavó el Cholo. Siempre había una pierna o una bota oportuna que se interponía entre la profundidad de los teutones. Todo el empuje y ataque alemán acababa siendo un mero deseo y una vana estrategia. El marcador les ahogaba, y el talento posicional atlético les desquiciaba y frustraba.
La cara del Pep Guardiola era la crónica del partido. Impotencia, silencio, y apenas nada que saber decir para cambiar las cosas a sus hombres. El partido estaba closed. Absolutamente cerrado, con unos atletas colchoneros en plenitud, renunciando una y otra vez a tener el balón, "amarrateguis" hasta la exasperación ajena, defendiendo su gol como colosos o titanes, y con la única idea de que Oblac saliera virgen de goles cuando el árbitro espléndido pitara el final.
La ida está conseguida. Ya no es solo el 1-0,-que parece escasa renta-, sino la claridad y las actitudes mutuas. El Atl. sabe perfectamente lo que ha de hacer en Münich para meterse en la gran Final de San Siro. El Bayern no tiene nada claro, y todo son dudas y escepticismos. Por ahora el Cholo le da un baño al Pep.
Queda la vuelta. Puede pasar de todo en el choque más excitante e intenso de lo que queda de Champions. Del mundo. Quien pase a esa final será seguramente el campeón a pesar de las cántigas históricas y reinvindiactivas del Real Madrid.
Y si no hay una gran revolución estructural,-difícil-, el Atlético de Madrid la volverá a liar parda en München porque sencillamente es mucho más equipo, y además el mejor bloque del Globo. No obstante, permanezcan atentos a las pantallas. El Bayern también es orgullo.
-¡OJO AL ATLÉTICO!-

martes, 26 de abril de 2016

- V. ROSSI ROMPIÓ JEREZ 2016. -



La enésima magia del doctor Rossi la exhibió en el más que español circuito de Jerez. Su bicharraca Yamaha con color verde salió como una taladradora con potencia devastadora, rápida y definitiva.
Aguó bien la fiesta el genio "Vale". El mito no dejó títere con cabeza. Se fue para adelante nada más salir, y decidió olvidarse y tirar a la nada las pugnas individuales. Y con treinta y siete años decidió únicamente medirse a sí mismo.
Había convicción en la clase de Rossi. Ganas de ganar y de recordar que sigue estando ahí y que lo de las motos no solo es cosa de bebés. El abuelo arreó y arreó, levantó los pies en las curvas jerezanas como de habitual, pero no había tráfico. El italo parecía querer decirnos que huía de todas las polémicas en España de la misma manera que se largaba solitario e imperial camino de una nueva gesta que dejó con la boca abierta a todos.
No se llevan bien los grandes aspirantes a la GP desde la "histórica" presunta patada que lanzó a Márquez camino de lo inadmisible e inmoral. Siempre falta esa sonrisa sincera y convencida entre los tres dartagnanes, Rossi, Lorenzo y Marc.
El hachazo caníbal y sutil de Rossi el otro día en Jerez, se le ocurrió a Valentino en el día menos esperado de los últimos tiempos. España y los seguidores de nuestros héroes patrios preparábamos toda nuestra genial artillería emocional para darle una gran patada deportiva al mito de las patillas. Jerez vibraba, y toda la potente afición española rugía con ganas buscando redimir lo imperdonable. Lorenzo y Marc vieron que no.
Pero la Yamaha "verde" se empeñó en colocar extrañas mordazas. No se le podía seguir. Era un comerse las uñas a ver si los parciales tiempos podrían ofrecer a través de Lorenzo  o del carismático Marc conceder la alegría abierta. Pero todo era impotente y baladí. Demasiado silencio. Demasiado realismo y nivel. Ayer, "Vale" no tenía ganas de excitantes y hasta abruptas polémicas. Los dos superclases españoles se limitaban a verle de demasiado lejos. E incluso no le veían. Y un nuevo pacto con el diablo llevaba a Rossi a la exhibición inalcanzable. Nada que hacer. Rendirse y aplaudir a los nuestros.
Rossi nunca miró hacia atrás. Bestial y hercúleo, rapidísimo como Usain Bolt y en gran forma, el circuito fue una pista de atletismo de exhibición con olor a la atractiva Jamaica. Hubo supremacía de lo inabordable. Hay que contar los puntos de la general y consolarse. Estamos por delante y todo. Pero el otro día ...
Valentino Rossi volvió a maravillar a los neutrales y a los se ponen a ver ésto porque les gustan las motos. Il dottore fue un tarzán dictador y hasta cabrón de unas excelencias demasiado imposibles para los demás. Era un día más de gigantesca calidad.
Rossi era ahora fondo y cada vez más hambre de distancia y menos vueltas para llegar a la meta con la gorra y sin despeinarse. Corrió con rabia y picardía, se supo el mejor, y disfrutó demostrando una y otra vez por qué forma parte de un olimpo especial y que para llegar a esas alturas hay tener gen de elegido.
Valentino andó de sobrado y de imparable, de gran campeón y de divo en tierra hostil, de recuperación de toda su majestuosidad sellada con una nueva frivolité que nadie esperaba. Su bicharraca "verde" se metió hacia adentro por todas las escuadras batiendo las defensas más aparentemente solventes e inaccesibles. Y el bicho picó duro y a lo grande.
¡CHAPEAU!