domingo, 31 de agosto de 2014

-EL APLOMO DE JUAN CARLOS MONEDERO-



Gafitas redondas de profesor universitario. El número 2 de la formación "Podemos". Bien diferente a su líder Pablo Iglesias. Monedero, le hace un complemento bien oportuno al atractivo y racial Iglesias.
Se nota en el porte de Juan Carlos Monedero que es listo y que domina el tempo mediático. Él sabe bien el efecto de la televisión y de su mecánica. Aparece como tranquilo y completamente desengañado y hastiado de las versiones oficiales. Gesticula con habilidad, como un actor que encarna bien al hombre indignado al que han vapuleado apropiándose torticeramente de sus derechos y de su dignidad.
Monedero tira del arma fetén. De la ironía y del humor inteligente. De sus reflejos y de su capacidad de encaje. Es ahora el gran político revelación, y su sentido del humor combativo y personal es capaz de generar sonrisas hasta en sus rivales más encarnizados.
Pero Monedero trata de no hacer dramas excesivos. Es su momento. El momento de hacerse a las cuerdas y desplegar desde ahí jabs demoledores que el pueblo agradece. Por eso este hombre de aspecto aparente y estratégicamente descuidado, cala y penetra entre nuestros deseos de esperanza.
La risa. Monedero nos hace reír. Tiene salsa moderada pero explosiva. No pierde los nervios porque tiene la suficiente convicción y valentía para enfrentar a quien haga falta. Y, sinceramente, en los tiempos de asfixia democrática que corren, se agradece su posición ambiciosa e inteligentemente combativa. Hacen falta soldados de la buena utopía como él.
Listo, Monedero. Muy listo. Hace bien poco que no sabíamos ni siquiera de la existencia de este hombre joven y claro. En poco tiempo y sin apoyos del Poder de ningún tipo, se ha dado a conocer y por méritos bien propios. Ha logrado escalar esa esquiva cumbre de la popularidad y afirma que hay de echar a esa casta de corruptos que hay en las instituciones del Poder en este país llamado España.
Pero también dice su sagacidad que todo dependerá de nosotros y de nuestras respuestas  y actitudes. Monedero sabe que en el fondo la tortilla solo podrá volcarse si nos movemos en apoyo fuerte y mayoritario todos los verdaderos y masivos demócratas. Ahí es claro y se le entiende todo. Lucha y recoge.
Monedero pone cara de fingida sorpresa ante las andanadas que le arrean quienes le odiarán profundamente siempre. Y en seguida responde pacientemente y a la vez con un estilete y hasta estribillo. Es espadachín cerebral y con pies en el suelo. Su humor es una segadora, y su polemismo atractivo y especial. Esperado.
"Podemos". Es el gran reto de un puñado de valientes, los cuales van a intentar organizarse en los próximos meses porque tienen ganas de recuperar las riendas que nos han birlado entre unos y otros. Es una formación espontánea y clara, alegre y de izquierdas, que además rezuma juventud y fuerza. Parecen tener las ideas muy claritas y muchas ganas de tumbar rivales. Es el gran Partido de la juventud y de los irreductibles. De esa nueva esperanza final.
Monedero sabe en el lío que se ha metido. Y dentro de ese jardín de tramposos y pragmáticos parece que sabe ejercer las habilidades para salir airoso de los miedos. Del gran cagómetro social. De esa idea de que sin el PP o el Psoe mandando, España se iría al caos y al desastre final.
Ese es el gran rival de Iglesias y de Monedero: el miedo social. La idea de que otra sociedad no es posible. Por eso tanto el líder como Monedero, tratan de ser irreverentes y hasta provocadores. Toda la calma. También hay vida al lado de la dignidad y de la esperanza. Monedero sabe que les esperan muchos obstácculos. Y afronta el patio pesimista general con toda la valentía.
-Y EL HUMOR-

viernes, 29 de agosto de 2014

- BYE, BYE, VACACIONES -



Mes. Un mes de vacaciones para respirar. Cosa de la OMS. De la organización mundial de la salud. A finales de Julio ya no podía más. Bendito Agosto. Tenía treinta y un días solo para mí. Eso atufaba a libertad personal.
Sí. Agosto. La gran escapada. Estaba hasta el gorro de la cotidianeidad esa. De las obligaciones y hasta de las consecuencias. Estaba identificado, controlado por Hacienda, a la vista de los de siempre, los mismos ruídos, las mismas hipocresías, los habituales dando por saco con sus impertinencias y con sus mediocres obviedades. Demasiada energía desperdigada para nada. Demasiado humorista anual.
Me corté el pelo al cero, cambié todo mi vestir, aborrecí lo ya conocido y me casé con el mes de Agosto que significa salvación. El oxígeno, el olivo y la paz. Apagué la televisión y secuestré al reloj despertador. Tiré de hucha y me lancé en manos del excitante despilfarro. Destino, donde me diera la gana. Localidades, ni idea que ya improvisaría por mi cuenta. Objetivo, pasármelo diferente. Lugar, una lejana anécdota geográfica. La pulsión prioritaria era desaparecer del mapa. Y esa utopía la trabajé bien. He desaparecido realmente. He sido yo. Mucho yo. No se puede saber lo que he hecho. Si se supiera, no tendría la más mínima credibilidad.
Un revolucionario total. Rebozándome casi en el rollo sórdido. Abordando gentes y lugares que aparentemente no me gustan y debo despreciar. Pero Agosto es diferente y una magia. Ahí, en el medio de esos maravillosos días desbocados, puedes hacer mucha antirrepresión. Desquitarte y vivir. Experienciar y romper tabúes. Ser aventurero y loco, imprevisible, y hasta golfo y cabronazo. Hortera, frikie planificado, facilón, concededor de caprichos, y hasta efebo de señoras mistéricas e impresionantes.
El amor y el calor en Agosto. Viene a ser lo mismo. Sudas paz y tienes sofocos y agarradas de placer. Todo ha cambiado. Ha sido mi carnaval preferido, un animal encabritado y bello, un tiempo sin llaves y libertino, y he sido cura y monaguillo, y drag queen, y atleta de balconing, y he sumado mujeres y rolletes, experiencias que nunca sabrás, y he viajado por oquedades, y me he perdido por los senderos aposta, y he hecho vivac en casa de una mujer joven del Este de mi corazón. Mágica, llamemos Svetlana. Todo especial. Sempiterna.
Me alegro para que se joda el Septiembre. Mes inferior. Septiembre es una mierda menor al lado del Agosto de mi vacación y de mi amor. Septiembre tiene olor a trabajo y a rollo, y es el mes en donde a los trabajadores precarios les explotan en las vendimias. Ese sudor ya huele mal porque sabe a conocido y a poco desconcertante.
En mi aterrizaje suave y a la vez firme sobre el Septiembre, tengo mi recuerdo potente y antivirus de esa vacación que me salva y hasta me cura. Y cuando veo al planeta Tierra de nuevo y sin remedio, me guardo intacta la idea íntima y nuclear. Aunque sea irremediablmente puteado por el capitalismo corruptor, siempre me queda el frasco de colonia que nadie ha podido sustraerme. Nunca olvidaré mi Agosto privado. No se puede.
Odio el Septiembre pero con una prudente y necesaria distancia. Me lo he pasado tan bien que soy indiferente con el año laboral que llega. Le miro distante y por encima del hombro. Lo soportaré y lo aguantaré. Volveré a portarme bien, y a ser previsible, y a que se sepa lo que hago y a lo que me dedico, y seré visible, y sí a lo que se me diga, y a mandar, y todo lo que sea y vale y bien. Adiós y mil gracias, oxígeno de Agosto.
-I LOVE YOU-

jueves, 28 de agosto de 2014

- SE FUE EL GRAN ARTISTA "PERET" -



La rumba catalana. La alegría. La sonrisa del gitano Peret con su guitarra, bamboleando en enérgico giro. El guapo e innovador músico que salía por entre las nubes plúmbeas de ese franquismo previsible y hasta extraño. En la tele de blanco y negro comenzaba a sonar y a desmarcarse una cosa nueva. ¡Había ritmo! ...
Ritmo en le época de Franco, sueños de libertad, y la tremenda fuerza impulsora de los sentidos en la música. Queríamos y teníamos que divertirnos, el cielo podía ser otra vez azul, y las estampas brillantes y renovadas. Como los nuevos e infantiles cromos de los futbolistas.
Bendita convicción y hasta insolencia. Más ritmo. Canciones y más canciones con poca letra y con la idea de mover los pies, y las manos, y la dictadura del estatismo, y el racismo evidente, y unas nuevas guitarras con patillas, y unas nuevas formas posibles y musicales.
El gitano bello que encandilaba a España. El rey de la rumba catalana y de Mataró. Pere Calaf. Se podía ser gitano y catalán, y atractivo, y picarón, y sacar todo el embrujo pillo desde su ritmo fresco y potente. Se empezaba a aceptar el exotismo tranformándolo en apuesta libre de alegría. Aire necesario.
Porque Peret mandaba. Miraba, te miraba, sonreía, nos sonreía, a su estilo te seducía y te daba el estacazo oportuno para llevarte a su terreno lleno de magia. El gran "Peret" era cita obligada cuando estabas triste, o cuando querías desembarazarte de tus problemas cotidianos, y entonces podías pensar y aceptar su picardía, su arte, y su tremenda vitalidad. Cuando la guitarra de Peret hacía el giro habilidoso, entonces el maestro ponía la mano y todo lo demás se movía. ¡A mandar! ...
Eso era Peret. Un líder. El orgullo con poder encima de un escenario para poner el maravilloso desorden ordenado de sus heterodoxias rumberas. Por eso Peret tocó la cumbre de este país en los años sesenta o setenta. Muchísimos años. Porque tenía un duende inesperado y excitante que hacía que las nubes diesen paso a una exultante tarde de sol.
Fue número 1 en popularidad y en discos vendidos. "Una lágrima", "Borriquito", "El gitano Antón", "Canta y sé feliz", y póngale todas las canciones pegadizas que quiera. Pero al fondo, con su sonrisa entre sorprendida y felizmente esperada, estaba Pere Calaf. Allí. En el momento más oportuno. Diciendo cosas de sus gitanos y con una ternura y apostura que nos hechizaban. Su mirada con puntería. Sus cosas.
Después, nos llegan noticias de sus líos con sectas evangelistas, o que no quería cantar, o historias de sombras y de vicisitudes como que le habían estafado según afirmaba, y asuntos así. La otra cara de los éxitos. La vida igualmente.
Pero ese personaje no era el gran Peret. El verdadero y magno artista estaba en la naturalidad de su saber hacer música y de desdramatizar con la convicción los semblantes apenados. E incitarnos a movernos, a bailar, a no quedarnos ahí, a hacer algo por la patria, a mover el trasero, a menearnos, a decir lo bellas que son las mujeres, a dignificar la música y la innovación, a cazar la sorpresa y el instante inopinado y feliz.
Ese sí, Peret. Ese es el Peret grande que nos deja, y en medio de todas las alegrías y nostalgias. Peret me hizo reír, y sonreír, y soñar, y salir del plato, y dar un salto, y atreverme a ser otro en una discoteca, y tremendamente a respetar su estilo y calidad. Un gran veterano que nos deja.
-PERO SIEMPRE ESTÁ SU MÚSICA-

miércoles, 27 de agosto de 2014

- EL "FIDEO" DI MARÍA DEJA EL REAL MADRID -



Cuatro años. Excelente rendimiento. Argentino. Futbolista. Es, Ángel "Fideo" Di María. Deja el Real Madrid, el equipo que le ha llevado a la élite de los futbolistas mundiales. Aquí se ha hecho jugadorazo, se ha elevado, y ha tomado toda la personalidad. Ahora, la terrible competitividad y los azares de Don Dinero, hacen que navegue de club en club grande, en el gran escaparate de los deportistas exitosos. Se va del Madrid por la puerta grande, como hacen los toreros victoriosos.
Di María es zanquilargo y delgado como un junco, y tremendamente argentino. Canchero y orgulloso. Siempre todo en el césped. Todo lo que debe importar es la lucha hacia el balón y con su camiseta. Sudar en el Estadio. Este es su lema y sus señas de identidad.
Narigón y feote, un portento físico incansable, un fondista y un estratega, velocísimo, y cuyo límite técnico es compensado con su enorme astucia. Ha sido el gran revulsivo del equipo. La gran segunda baza, el pulmón que todo club necesita para hacerse compacto y sólido.
El fútbol del "Fideo" es sobre todo, lógica. Vertical, ofensivo, implicado y elegantote para su estilo desgarbado. Ha ido creciendo en l´equipe fatal del terrible Mourinho, y su músculo y brega han callado todas las bocas de los puristas. Ha sido el gran perro de presa del Real Madrid. El constante aliento, la referencia del contraataque demoledor y entusiasta, siempre eclipsado por los grandes ases del conglomerado de estrellas del mecenas Pérez.
El Madrid consume cracks como el limón, les prueba y les saca los jugos económicos y luego son maleta de dinero siempre discutible. Ahora se marcha al mítico Manchester United casi como un premio a su consagración  como uno de los mejores jugadores de Argentina, y porque la titularidad en el actual Real de Ancelotti anda más que cara. Si eres grande como el "Fideo", no vas a estar todos los partidos con el damocles acerca de si te van a poner o no. A estas alturas, el "Fideo" se ve para jugar siempre. Y ha llegado el colombiano James, y el alemán Kroos, y hay overbooking de peces gordos oliendo la impecable camiseta del once del inicio.
Ángel Di María no ha sido mediático. Sus facciones no lo son, y su juego es tan combativo y eléctrico que no le sirve al paladeo de la recreación televisiva. Se ha mantenido a un lado del periodismo, y siempre ha sido comedido y discreto. Nunca ha sido en el Bernabéu el gran ídolo de los aficionados, y a la mínima se le han discutido las credenciales. Nunca se ha debido de sentir el más seguro y grande en Madrid. Estaban los peros de un público exigente y acomodado, que no solo quiere títulos sino también caños y virguerías además del trabajo. De ahí las discusiones en el purismo crítico futbolista.
Pero nadie puede dudar de la importancia de jugadores como éste. De su gran rendimiento y valía. De que su presencia puede desequilibrar, porque el "Fideo" no puede entender esto del balón redondo sin rematar ganando los partidos y llevándose el gato al agua.
Fue un placer ver en España a este enorme jugador de club. Convirtió su potencia en calidad, sus tosquedades en elegancia, y sus correteos en expectación. Su delgadez fue fibra musculada, lo ha ganado todo con el Real, y ahora nadie le puede discutir que es un ganador.
Seguramente, pasará a la historia blanca con recuerdos de jugador de segundo nivel y tremendamente honrado. Fue peleón y defendió a muerte su camiseta, callado y hablando en el pasto, siempre contestón con el cuero en el pie y sintiendo con pasión su deporte elegido. Es el triunfo de un tipo que lo dio todo y al que desde aquí aplaudo. Ha sabido crecer y triunfar.
¡SUERTE EN EL UNITED!

lunes, 25 de agosto de 2014

¡ MIREIA SUPERSTAR !



Ha hecho exactamente en Berlín todo lo que esperábamos. Nos ha vuelto a maravillar y a enamorar. Ha certificado su enorme calidad de sirena top, ha confirmado sus enormes posibilidades, y se ha llevado ella solita séis medallas en el Campeonato de Europa de natación.
La mejor nadadora española de siempre. De todos los tiempos. Nunca antes nadie como ella. Seguramente es la mejor y más completa nadadora de Europa. Catalana, de Badalona, de padres andaluces inmigrantes. ¡Sensacional nuevamente Mireia Belmonte! Se acaban los calificativos ...
Tiene fuerza y fondo. Una potencia de crack que save sedar perfectamente a la textura del agua de la piscina. Guapa, de ojos claros y timidotes, pero finalmente un portento de mujer de ambición y con un gran trabajo de entrenos que no se ven a las espaldas.
Y pensar que antes no éramos nada en natación, y que intentábamos a toda costa borrar los vacíos fichando a nadadores universitarios norteamericanos a través del uso de sus ancestros o parentescos. Pienso en los López Zubero por poner un ejemplo. O en la rusa Zhivanevskaya, en féminas. No había nada destacable en este bello y esforzado deporte. ¡Mireia le ha dado la vuelta por completo a todo! E incluso ya va teniendo discípulas, las cuales también logran medallas para nuestro país.
¡Mireia! Nuestra inigualable tarzana española, de hablar quedo y de ideas claras. Cuando le preguntan acerca de su secreto en las competiciones, la atractiva catalana afirma que se trata solo de creer en un@ mism@. Que, no hay más ...
Es posible que así sea. Pero en el caso de nuestra sensacional abanderada y líder, lo que hay detrás son unas cualidades colosales  como atleta. Su naturalidad capaz de completar y coordinar, velocidad, potencia y resistencia. Te gana un oro en el 200, y a la vez está en el metal en muchos kilómetros y en las aguas abiertas. De modo que su fuerza es su ritmo de brazada. Su modo de nadar. Su calidad indiscutible que puede a la variedad de las distancias. Nuestra mejor deportista probablemente de siempre. Una verdadera joya de esas que nacen en este país sin referencias anteriores y que marcan un antes y un después. Me estoy acordando de la tenista Arantxa Sánchez Vicario.
Y de esa excelsitud y genialidad que suelen marcar las diferencias entre las individualidades de este país. Santana, Ballesteros, Alonso, Nadal, Induráin, etcétera. En eso mismo, pero en mujer, nuestra rutilante Mireia Belmonte.
Ya avisó cuando con diecisiete años empezó a liarla en Pekín, estalló más tarde en Londres, y continuó con sus marcas mundiales que la proyectaban hacia supersónicos récords aparentemente inimaginables. Continuó. Siguió. Mandó con firmeza en las piscinas, y se fue superando a sí misma. Ha sido la reina de la carismática Berlín, cuna de nadadores de fábula, ha maravillado por su consistencia y ambición, y ha perdido alguna que otra medalla porque no le daba tiempo a descansar entre prueba y prueba dada la premura de tiempo. Reglas del juego.
Ahora, su objetivo es el oro olímpico de Río de Janeiro. Tendrá veinticinco años y todas las posibilidades abiertas. Enfrente estarán las americanas, las chinas o las rusas, pero ella ya está igualmente en el olimpo del ramillete selecto de aspirantes a la hazaña.
A una nueva hazaña, y a un nuevo y gigante recital. Porque quienes tenemos la suerte de ver nadar a Mireia "Superstar", quizás debamos esperar demasiado tiempo para que aparezca otro fenómeno como ella. Es como la generación de Gasol o Navarro, o los chicos magos del fútbol. Cuando las chicas han estirado su cuerpo imparables, rompiendo todos nuestros estereotipos y todas las barreras. ¡Enhorabuena!
¡FANTÁSTICA MIREIA BELMONTE!

sábado, 23 de agosto de 2014

- AL SUR -



Entre una aceptación de misterio, aparecen al fondo unos ojos expectantes. Y un hablar expresivo y andaluz. Son los ojos de una mujer eterna que seda, escucha, y siente que las puertas del bienestar han de abrirse de entre sus aletas de nariz sensual.
Al sur de un enigma aparentemente inalcanzado, se abren las puertas de una complicidad y de una gratitud. Al sur de la luz, de las velas, de la intimidad, de tu señorío potente de mujer, paulatinamente la charla se serena y avanza.
Y de tus ojos almendrados sale el agua madura de la fruta fresca que se pega y acoge. Y entonces todo es mar, y mirada al horizonte, y complacencias, y hasta audacias educadas y formadas. Y tú sabes que estás en ese mismo magma de volcán natural que tú moldeas y formas con tu presencia de mujer.
Cuando llega el ombligo, y la seducción, y la aceptación, y las palabras que siempre han de ser, y la noche dice que sí, entonces todo se dilata y se propone. Porque la noche es mucho más que nosotros dos y el azar.
La distancia es nuestro reparo. Nada es controlado. Porque vivimos unos resquicios que dejan pasar un aire de atractivo. Y entonces todo va entrando, y saliendo, y fundamentalmente haciéndose cálido y potente.
Amistad en el fondo de unos parajes que son posibles y que forman parte del placer. Sí. Cuando nadie nos ve, cuando pocos pueden imaginar que nos brota lo que nos pasa, entonces viene el amable secuestro del repliegue gozoso que nos congrega y atrae.
Así es el sur de tí. De tu vientre, de tus recovecos cautelosos y femeninos, de mi audacia y de tus dejares. Porque me dejas, me dices que puede que sí y que voy bien, y que comprendes muchas cosas que el viento propone.
Me gusta tu sur y nuestra claridad. La de los pies en el suelo. Sin cartón ni excusas, con tu acento meridional apenas perceptible si no se te concentra bien. Y en ese momento aparece el sendero de la aventura en vida, y casi puedo decirte que estás ahí.
No pienses demasiado. No digas todo lo que toca. Deja el aire fluír, y que suceda la tormenta y la calma, y que canten los pájaros salvajes cerca de tu descuidada y cómoda ropa del verano empujón y hasta descarado.
Sí, mujer. Tú. De entre tu eternidad vital cedes a amor, y entonces me ayuda ver lo que me dices, y las cosas que nunca sospechamos que nos acabaremos diciendo, y todo lo que hayan de adivinar los distraídos cartomantes.
Solo es el sur y la noche. Y el avance de la fuerza sugestiva que lleva tus manos al habla, y tu afecto en lo más profundo de tu generosidad. Y entonces las puertas se abren y yo ya las veo. Y hay vegetación y exclusividad, y aventurero que explora tu cintura en una danza arábiga y más que unificada.
Y hay fuego en la habitación amorosa de un hotel. Y en ese culmen de los sibaritas, estamos tú y yo. Y todo lo demás sirve a sermón de cura desfasado, o a recetas de abuelas cebolletas, o a música de otro tiempo.
Solo habrán manos al sur de tí. Y experiencias, y ciencias, y calzas, y picardías, y timideces, y arrojos, y la llama siempre viva de tu tiempo ciertamente apasionado.
-COMO TÚ-

jueves, 21 de agosto de 2014

- ESTE FINDE COMIENZA LA GRAN LOCURA DEL FÚTBOL ESPAÑOL -




Ya está ahí. En pleno Agosto y donde haga falta. Nuestra gran pasión y válvula de escape. La gran excusa. La otra realidad. Esa tradición llamada fútbol, vuelve nuevamente aunque parece que nunca se va. En España siempre es fútbol. Lo que pasa es que la Liga es la cosa oficial y social. La locura de todos los fines de semana y de los horarios surrealistas repartidos hasta en tres días o más.
Es el nuevo fútbol español que desde hace algunos años pilotan las empresas de los negocios televisivos. El sillón está preparado. Así como el bar de encuentro. Llega el gran fútbol de pago y las migajas para los pobres. Llega algo que hace que la gente viva su particular reality, que es la magia de ver los partidos y de tener sus equipos favoritos. Me refiero a esa en el fondo enigmática y costumbrista manía de llenarse con el fútbol y dejarse ir.
Real Madrid, Barcelona, Atl de Madrid, algún equipo revelación, y las necesarias presencias de relleno de los demás. Es un año,-tras el gran fiasco del Mundial-, en que tienes que vender nuevos ardides y nuevos productos. Es una regular sesión larga y apasionadamente interminable, la polémica, Manolo Lama, Paco González, Pérez de Rozas, Carrusel, Tiempo de Juego, Tomás Guasch, la radio, el ambiente, las camisetas, las cervecitas, la excusa para darle a la singüeso y la enorme caldera de emociones. La cita.
Toda una gran aventura que besa la cotidianeidad. El fútbol liguero vuelve a tu hogar. Al hogar patrio lleno de corrupción estructural de la que este bien antiguo deporte tampoco se libra. La locura del dinero no conoce barreras. Y el fútbol suele tener poder y pernada, vista gorda y nombres fugaces, olvidos rápidos y muy poca frialdad. Al revés. En el fútbol está el aparente Cupido apasionado que solo desea cantar esa cosa inglesa llamada: ¡gol! ...
En lo meramente deportivo, el Madrid de Florentino y sus fichajes millonarios, parte como gran favorito para esta Liga 2014-2015. Ha vuelto a deslumbrar con la presentación de sus astros, más Kroos, James o Keylor Navas. Es un equipo hecho, con una base bien construída y un buen técnico.
Enfrente, tendrán a un hormiguero de dudas como es el Barça de la era post corrupción y post Rosell, y donde ya se fue el anodino "Tata" dejando paso al peculiar y racial Luís Enrique. Se han reforzado igualmente con el delantero polémico Suárez, Rakitic, y han fichado centrales y guardametas que aún está por ver cuál será su rendimiento. Necesitan en Can Barça revulsivos y aires nuevos, renovaciones y nuevas sorpresas. Dejarse el traje viejo, y apostar por el riesgo de la modernidad. Frescura.
El actual campeón, el Atlético de Madrid, sigue teniendo su mejor activo y fichaje en su preparador Simeone. Es el motor de un equipo con mucho menos dinero y que ha tenido que desprenderse de algunas de sus estrellas. Pero no de todas. El campeón tiene motor y consistencia, excelentes futbolistas, y parece que aciertos en los fichajes renovadores. Si logra repetir la hazaña del año pasado y que no se les vayan pronto los dos grandes trasatlánticos, tendrán un mérito realmente histórico. Y Simeone podría considerarse definitivamente el mejor entrenador del planeta. Si no lo es ya ...
Sí. Empieza a rodar oficialmente el balón. Los Estadios abren sus puertas con entradas caras. Pero todo parece imparable. Está ahí. El foco mediático nunca se irá de lo que pase en las respectivas canchas. El pescado comienza a servirse. Todo terminará allá para Mayo o Junio. Las imágenes de los goles, las discusiones, las excusas para reunirse, hablar de fútbol, no parar de hablar de fútbol, las declaraciones y rivalidades de unos y de otros, y mil meses por delante con este circo interminable a la par que deseado.
¡QUE SALGA EL TORO!

lunes, 18 de agosto de 2014

- CINE: "BEGIN AGAIN". -



La música y la alegría. El sueño. El inconformismo y la necesidad activa de vivir. La realidad que hurga al brillo. La gran magia que te hace continuar cuando estás mohíno y hasta imposible.
"Begin Again". Comedia y música. Sin edades. Ponte en el corazón la edad que quieras. Ríe y llóratelo todo. Pero, danza, y salta, y sáltatelo todo, y expulsa naturalidad, y sé como quieras, y nunca digas nunca ya está todo.
Ambiciona y atrae. Por amor de la música y de la creatividad. Caminos nuevos y hasta utópicos de la libertad. Innovar aunque te digan que no. Ser alfarero de lo tuyo y que nadie te imponga el maquillaje de tus uñas de tus pies o de tus manos.
Discográficas y negocios. ¡Grammys! Vocación real. Letristas y bohemios, el gran New York, donde parieron al mito Frank o al Empire State. La gran referencia de los circuitos de la música que conviven como un enjambre herido contra el capitalismo y el dinero.
Venir a soñar, y a imaginar otras canciones, y a competir individualidad y característica. El tiempo de hoy se puede jugar en otro césped musical. En el campo de la libertad y de la imaginación. La heterodoxia en los tiempos de los pulcros tecnócratas. Los contrastes y hasta las amistades peligrosas pero siempre inevitables.
La chica, la guitarra, el otro lado del amor, la conquista, la luna, la inteligencia unida a la juventud, la inocencia, el sexo, los lujos y la realidad. Todo eso no puede estar estático ni fofo. Debe pasar algo en el medio de la noche del tedio previsible.
El deseo de que salga una luz  y lo ilumine todo, como los chicos de la película. Sin renunciar a la base del atractivo fulminante y de estructura, el tiempo se va a abrir. Porque los maravillosos músicos han de tener más de un gramo de locura. Y se levantan de entre los calzoncillos de su cama en soledad y se ponen en marcha camino del talento.
Internet, el Demo, los móviles, las nuevas posibilidades y tecnologías, el guiño eterno a los jóvenes, todos valemos música, hemos de hacer coro y coreografía para sorprender y dejar a casi todos con la boca abierta de la calidad. Hay otros caminos que están en éste. El creador no debe ser un directivo de despacho sino un ave de selva.
Hay que intentar dar el salto, atreverse a cagarla si se tercia, tener orgullo para siempre acompañados de una guitarra y unas poesías que decir con talento, meter el color en el pie, variar, girar en torno al gran globo de las posibilidades, inventar un nuevo tono en el gran vademecum del arco iris y hacerlo tuyo. Sé tú mism@.
Gamberro y necesario, no a todo, jugándote la convicción frente a la adversidad y dando rienda suelta a tu verdad. Gustarás porque gustarás a los otros. Agradarás porque has partido de tí mismo y para agradar. Tendrás éxito porque crees en tí y en la sorpresa, y porque siempre te lo mereces. Te mereces a tí.
Y a tus besos, y a tu vitalidad, y a tus manos que casan con otras, y a las grandes atmósferas y bocanadas de amistad, y a las aceptaciones y contactos, y diversidades, y aventuras en el Metro, y en los suburbios, y en lo inesperado, y en lo que es capaz de romper para enamorar, y en tus sandalias que desnudan tus pies, y en tu barba en el whisky, y en otro modo de querer plantarte  en este mundo tan esperado. En el mundo del podrá ser.
-ME LO PASÉ RÁPIDO VIÉNDOLA-

sábado, 16 de agosto de 2014

- LUÍS ANDA DESCONTROLADO -



Recuerdo a Luís. Cuando yo acompañaba a mi madre al Mercado Central de mi Valencia, siempre le encontraba en una de las calles adyacentes a dicho emblemático y singular lugar, el cual os aconsejo hasta encarecidamente que visitéis si os es posible.
Luís. El bueno de Luís quería mucho a mi madre. Y mi madre hablaba con él. Era un chico veinteañero y echado para adelante, pero que siempre nos venía a nosotros dos con todo el respeto. Su familia, no existía. Vivía junto con su hermano en un colegio de curas, cuya generosidad le servía de supervivencia.
Luís era de un pueblo de Albacete, y estaba mejor de salud mental que su hermano al cual se le notaban bastante los efectos sedantes de sus psicofármacos. Luís era una buena persona. Por eso mi madre le aceptaba y hasta le daba consejos. Yo siempre intuí que lo que pasaba entre otras cosas a Luís era que en mi madre veía en realidad a la suya y le evocaba tiempos de presencia y de protección.
Mas el tiempo nunca se detiene. Luís se hizo más y más mayor. Les echaron a los dos hermanos del colegio de los curas, y les habilitaron en diferentes lugares de acogida. Parcheos.
Pero Luís es un rebelde. Un inconformista y hasta ambicioso. Quería más. Era un maravilloso paleto que se resistía a quedarse atrás de los demás, a pesar de sus evidentes dificultades para encarar el mundo con la necesaria realidad y puntería.
Se sentía Luís joven y fuerte. Y fumaba como un carretero que busca apartar de él su tremenda ansiedad. No lograba salir de su eterna adolescencia, se enfadó, y decidió entonces echarle toda la culpa a los demás.
Tuvo brotes psicóticos, y se puso delgado, y sus facciones se endurecieron, y hasta casi daba miedo mirarle. No era él. Se había dejado atrás su ternura adolescente. Y ya casi nunca apenas coincidía adrede con mi madre y conmigo. No quería demostrar aprecio a quienes realmente se lo tenía. Iba de duro y de follonero. Necesitaba hacerse ruído ...
Tuvo un rollete con una mujer. Y la hizo malos tratos, y un día se pegó con gente, y otro se fue a su aldea albaceteña y le dio por hacer añicos la casa de sus padres. Y hacía demasiado tiempo que había decidido que no se tomaría más la pastilla contra su esquizofrenia. Y entonces no fue más al médico y perdió su pequeña pensión de incapacidad. Enloqueció más.
Y fue a parar a la cárcel, y le marcó todo porque era sensible como un pollito, y en el fondo tiene un bello corazón herido y extraviado.
Hacía mucho tiempo que no sabía nada de Luís. Hasta que el otro día vi a su hermano en una de las calles cercanas mientras yo iba a hacer unas compras.
Me decidí y le pregunté que cómo estaba Luís y si él era hermano del chico. Dicho hermano tuvo buen discurso. Está en buenas manos. A pesar de su enfermedad, me causó muy buena impresión. Y finalmente me dijo con una tierna sonrisa:
- "Luís, sí, es mi hermano. Lo que pasa es que anda descontrolado. Hace tiempo que no le veo. Pero no va bien y ..."
Y me sonreía con amabilidad. Parece que evidentemente Luís acabará mal si no media un milagro. Por eso prefiero evocar aquellos encuentros conmigo y con mi madre camino siempre de nuestro Mercado Central.
-SE HACE MUY POCO POR LA SALUD MENTAL-

jueves, 14 de agosto de 2014

- BENDITA ANTICUADA LAVADORA -



Mis descubrires de la cotidianeidad tienen naturalmente la necesaria lectura positiva. Os contaré mi modesta anécdota acerca de una vieja lavadora que adquirí hace escasos meses pensando básicamente en ser coherente con mi escasa capacidad económica. Sin reparar en algunas consecuencias.
Por ejemplo, que si a esta lavadora no le meto una gran carga de piezas de ropa, puede ocurrirme que no escurra el agua, y tenga que buscar trucos de emergencia para que aparezca el secado. Y este último proceso dilata todavía más el ya de por sí muchísimo tiempo que tarda este electrodoméstico en terminar de lavar.
Como en la casa de mi hermano hay una lavadora actual y moderna, me he liado todavía más. Porque allí pongo tres piezas, o dieciséis, y lava de la misma manera y con celeridad y eficacia.
Al abrir esta tarde dicha vieja lavadora, he encontrado que estaba todo el interior lleno de agua. ¿Qué leches pasaba ahora?, ¿se habría estropeado?, ¿no habría yo programado bien el aparato? ...
He llamado a la chica que me hace la casa un día a la semana. Y siempre me extrañó que Rosa,-que así se llama la mujer-, me planteara ha tiempo la adquisición de un cara lavadora de las actuales.
Yo le dije a Rosa, que no. Que yo no me gastaba ese dinero porque no lo tengo. Y así quedó la cosa. Porque si yo hubiese sabido las limitaciones al tiempo y a la libertad que ha supuesto comprarme la lavadora anticuada, seguramente que hubiese hecho un sacrificio y un esfuerzo económicos. Hubiera valido la pena.
Esta lavadora me obliga a llenarla del todo o casi, y no puedo lavar prendas sueltas o la puedo estropear o no secarme las piezas. Y en medio de la contrariedad, me ha llegado la sonrisa.
Porque de esta manera he logrado acercarme más a mi tiempo y a mi realidad. A partir de ahora, el tema de la lavadora podrá fastidiarme, pero ya nunca más será sorpresa. Ahora ya no habrá excusas. Esto me obligará a planificarme y organizarme mejor, a tener más cuidado con la organización de la suciedad y del valor de las lavadoras, y tendré una mayor implicación en el medio de mi responsabilidad.
Sí. Esto de la antigua lavadora me acerca más a mí y me abre más los ojos de mi aterrizaje en mí mismo. Casi que me alegro que haya sido un aparente pardillo. Que no lo soy. Me alegra saber que voy paulatinamente y sin demoras descubriendo lo que mejor es para mí.
En medio de este desierto mío y de mis vicisitudes, siento que a través de la anécdota de la lavadora puedo protegerme más y mejor. Y seguir aprendiendo a elegir, y no distraerme o frivolizar ante las cosas prioritarias y necesarias. Y este empujón a mi inopia, me ayuda y me hace caminar con la confianza de que voy por un sendero más que adecuado. Que labro y siembro de consistencia mi porvenir y futuro.
Nunca importa la inexperiencia y el atrás. Lo que importa es descubrir el crecer de las plantas y el decrecer de los anacronismos. Tomar mucha más conciencia de mí y de mis cosas. Reconocerlas, padecerlas, vivirlas, reiniciarlas, y asumir con paciencia y serenidad los errores cometidos.
Por eso agradezco a esta lavadora tardona y extraña las inquietudes de esta tarde. Ha sido un pequeño libro abierto en mí. Me ha enseñado mucho. Y ahora ya la odio menos porque la comprendo. Da igual que los que tienen dinero tengan una superlavadora fetén. Eso me es indiferente. Lo que es y está en mí, es la idea de adaptarme a mis circunstancias y a mis activos. Esa asunción de mi mundo y de mi verdadera accesibilidad hacia mis auténticos y modestos recursos me llena de gozo verdadero.
-PORQUE TAMBIÉN ME ASUMO MÁS A MÍ-

martes, 12 de agosto de 2014

- LUNA DE INCÓGNITAS -



Luna redonda de tiempo venidero, luna de dudas y de angustias, de ansiedades y de tiempos de espera.
Luna. Luna que apareces y brilleas la noche. La mueves, y jugueteas con ella y con sus sorpresas. Y me estremeces con tu presencia, y me haces cavilar por ese sendero de vida que tiene alegrías, contratiempos y venideras nuevas.
Luna de videntes, de preclaros, de pitonisas abiertas al mar de los futuros. Luna de mañana, de lo que tendrá lugar, luna de mis incertidumbres y deseos. Luna del qué será.
Dime, luna, tú que brillas ahí en todos los ciclos del tiempo, oriéntame, guíame como la luz al minero, o como la señal al enviado, o como los pájaros exóticos que pían heterodoxos ante el sapiens que casi siempre duerme a esas horas de la noche oscura e irresistible.
Luna de soluciones, luna que me saca las castañas del fuego, luna de bisectrices y de hipotenusas, luna de éxitos y de logros, y siempre luna presente y familiar. Luna conocida.
Luna de familia que nunca tuve ni estará, luna de iniciativas que tomaré y que tú lo sabes, luna de entretiempo y de relleno, fulgor de calor de un abrazo que nunca me dieron pero que tú me sugieres.
Luna de mí, de mis esfuerzos y de mi luchar, luna de hacer y de crear, de seguir, de creer, de perseverar, de amar, de porfiar, de hurgar, de avanzar, de mostrarse, de impronta y luz natural, luna de sol y de veinticuatro horas, luna de veras y de fantasías, luna de cariño, de estima, de afecto y de amor. Luna de much@s.
En tu seno, luna, están escritos y rectos todos los rincones y todas las autenticidades. Por eso es que te envidio, diosa de la noche. Porque lo tienes todo, porque tu otra cara es el sol, porque no pasa nada raro en tu oscuridad, porque no te ahogas, porque no te aterrorizas dentro de tu soledad y porque nunca pierdes el tiempo.
Y además, te acompañan en el firmamento todas tus amigas y miles de estrellas. El fuego de su luz y su distancia, no son óbice para que tengas la geografía y la brújula de las emociones.
¡Oh, luna! Giras en torno a una fuerza de realidad, y amas profundamente a tu resignación y a tu cometido. ¡Nos queremos, luna! Pero yo no sé del todo si te quiero o si es un espejismo, porque parece que nunca lograré alcanzarte.
Y tomarte con las manos, y besarte, y preguntarte miríadas de emociones irresolutas. Ahora mi beso, luna, es una interrogación. Y mi abrazo un temor que me estremece, y mi cópula una estupidez.
Tú me ganas, luna. Aunque no me atrevo a hacer estridente la más mínima afirmación. Mi aserto es mi enemigo y trato siempre de descansar sobre la arriesgada duda metódica, como hacían los filósofos jónicos.
Si te tuviera en mí, luna, serías la profesora de todas mis preguntas, y quien validaría mis cuestiones poniéndole la siempre justa calificación. Pero por ahora solo te sigo, te observo, te miro, te agradezco, y sé que pese a todas las vicisitudes vas a estar ahí.
Luna de presente, luna de tus ojos, de los míos, del amor, de la poesía, del rincón del mago y poeta, de los veranos, de los inviernos de todos los senderos que uno siempre imagina.
Luna de viaje y de encuentro, luna de ternura y de sinceridad, luna de descanso y comodín, luna de diccionario, de wilkipedia, de google, de mí mismo, y fundamentalmente de todo tu ser. Luna eterna y complicada.
-LUNA DE TÍ-

domingo, 10 de agosto de 2014

- HABLAMOS -



Hablamos y fue magia. Empezó algo nuevo para mí. Vertiginoso, inquietante y realmente bello. Asombroso para mí. Nunca pude pensar en el amor y en los sentimientos hermosos. En cambio, ahora sí. Ahora estaba siendo posible algo que me desconcertaba y me encendía en mí las posibilidades de un adulto que ama y ...
Y todo era cierto. Todo. Absolutamente cierto. Como un cuento de hadas realizado, a la par que sereno y hasta muy extraño. Y me dejé llevar por un tiempo nuevo. Porque no podía llamarse de otra manera. Y ...
Y hablamos más y te conocí mejor, y tenemos unos fuertes carácteres y una acusada personalidad. Y me confundía contigo a la par que te admiraba, y al principio me dabas temor, y a continuación la alegría más grande que le ha pasado a toda mi vida.
Tan alegre todo, que volvía el brillo, y se iba la nube, y empezaba hasta a ser entrañable la tormenta, y había una hora esperada. Y no solo la hora de verte y de comunicarnos. Sino la hora de descubrir apasionado y asombrado que a tí también te gustaba acercarte a mi vera. Y ...
Y comenzamos a confiar el uno en la otra. Y nos lo dimos todo. E intercambiamos los teléfonos, los mails, y todas las formas entrañables y posibles que daban los medios para estar siempre cerca.
Y llego el día. Sí. El día de dejar atrás el ordenador y la gaita, y de que el aire y el viento desnudara todas nuestras realidades. Era lo más deseado por mí. Lo más halagador y hasta supersónico. Ya no había distancias. Lo que había eran citas y fechas en el calendario, y el producto final de mirarnos a los ojos y fuese lo que tuviese que ser.
El tren. Nuestro amigo el tren. Ese medio podía acercarte a mí. Y me puse tan nervioso que no daba pie con bola. No podía ser posible que una mujer maravillosa viniese expresamente a conocerme. Era tan halagador y top, que la palabra quedaba coja ante las emociones que yo sentía. Y ...
Y no podía más. Y no podía reconocerte cuando estabas alegre y serena ahí sentada junto a una farola en la puerta de la estación. ¿Tú? Esa chica que me sonreía como una vikinga especial, ¿era a mí a quien se dirigía? ...
Miré en todas las direcciones. Norte, sur, oeste, este, suroeste, sureste, y sin saber casi a dónde. Pensé emocionado y desnudo que habría alguien detrás de mí. Y que te llamarías seguro Inga Svansson, y que serías de otro lugar, y que por detrás llegaría Olaf Larsson y un metro noventa de estatura, y que en definitiva aquello no podría estar pasando, y ...
Y me equivocaba. Y cogí el teléfono móvil para asegurarme de que no metía la pata y fue uno de los momentos más emocionantes de toda mi vida. Porque eras tú, con tu personalidad, con tu forma de ser, con tu abrazo que me sonaba a reina maga o a regalo navideño y de sorpresa, y ya no sabía muy bien qué podría hacer para ser el mejor anfitrión de toda tu vida y para que pasases un día feliz en extremo. Y ...
Y fue inolvidable. Y me dijiste que te lo habías pasado bomba, y a mí me costaba creer tu satisfacción, y cuando el tren se despedía pensé que quizás nunca más volvería a verte, y lloré para mí en silencio, y tú me dijiste que siempre estarías, y estuvimos más y mejor. Y todo esto sucedió, y no lo soñé, y no me lo contaron, y me llena de orgullo, y siempre será hermoso, y ...
-Y, TODO-