lunes, 16 de abril de 2018

- MERCEDES MILÀ, DESNUDA Y MEDIÁTICA-




Vital, rápida, excesiva, potente, orgullosa, condesita y periodista. Catalana, cuerpo gym, veterana, eterna, televisiva y con todo el genio. Mujer avanzada, pionera, pasional, mediática y nada pudorosa. Desnuda su alma y su vida delante de esas cámaras que le han dado personaje y personalidad. Es, Mercedes Milà y así la veo.
Historia viva de la radio y de la tele de mi país. De cuando no se podía y ella lo hacía. Ambiciosa, sensible, exigente y nuevamente muy desnuda.
Sincera hasta la herida, locuaz, potrillo sin domar, terremoto de verbo y ego, contadora de lo confesable y de lo menos confesable, mujer sin límites ni trabas. Intentando hacer ver que la televisión puede ser una originalidad más que un academicismo o un pozo profundo.
Desde deportes a mocos de adolescentes, entrevistas a líderes políticos y a ultras violentos de olor a trullo. Mercedes. Mercedes Milà. Una bomba de pequeña estatura a la que debió aburrir el corsé de su mundo aristocrático, adinerado, y tremendamente tedioso.
Milà intentó como fuera salir de ahí de su rol de mujer anodina y capada, y en una de sus experiencias se topó con la tele de aquella democracia que se necesitaba para no ahogarse una en el fondo de la nada.
Mercedes ha querido ser alguien y lo ha logrado. Su triunfo de mujer es imbatible e inapelable. Ha hecho mucho lo que le ha dado la gana y su estilo de lengua puntiagudo la ha llevado al cénit del share. Porque sin audiencia la ambición no está colmada, y entonces te conviertes en alguien fugaz al que le acaba temblando la sonrisa y entonces se va de allí. Mercedes Milà quiere volver siempre a donde está a gusto.
Trabajó y movió su cabeza en exceso. Y un día en pleno plató y casi en directo, empezó a sentir cosas extrañas que paralizaban su creatividad.
No tenía ganas de nada y se fue. Lo peor para la Milà son siempre las extrañezas y las incertidumbres. Ella no es de esas y necesita encontrarle lógica a todo. Era la puta depresión. Era una hachazo bestial para una jabata inquieta y nerviosa.
Ahora afirma estar mejor, pero sabe que no debe bajar la guardia porque está el traicionero Damocles preparado para dar por saco. Mientras se rehace su presente, Mercedes afirma que existen las energías, y la meditación, y los yogas, y los grandes placebos que con el gustirrinín todo lo explican y le dan sentido. Y su psiquiatra y psicólogo.
Mercedes Milà es el poder de la sociedad catalana con rancio abolengo. Estatus y espaldas cubiertas. Estar en casa es un tormento.
Por eso se escapó a entrevistar a Niki Lauda, convivió con sus motos de la familia de la marca Montesa, se convirtió en una referencia del periodismo incisivo y agudo de la primera democracia tras el franquismo, y luego se autobanalizó entre el Gran Hermano y sus chiquitos de afección quasi apadrinados. Y se volvió sobre su reto de difícil salida y se pasó de frenada y se estrelló y estrelló contra ella misma.
Ya no hace los sesenta años, pero su figura siempre es rápida y juvenil. Y amadora, y vital, y llena de inquietudes. Sabe que la tele de ahora se parece a la buena y la seria de antes, lo que un huevo a una castaña. En su currículum está esa misma evolución. Dejó lo serio por el circo y comenzaron a picarle los extraños elefantes y a mirarla la trapecista zíngara.
Siempre el discurso de la Milà es Ave Fénix. Y le dice lo que sea al Rey, o a Rodrigo Rato, o a los fácticos Poderes, mientras confiesa que le gustaría entrevistar a Francisco. El Papa.
-QUE HAGA SU LIBERTAD-

sábado, 14 de abril de 2018

- TRÁNSITO -




Mirada dura. Demasiado dura. Herida evidente en un mirar de dolor. Eugenia engaña mucho. No es la que parece. Ahora no es libre, sino una yegua desbocada  en conflicto sin resolver. Tiene fibromialgia y sus cercanos la rechazan. Ahora se defiende con su pose contundente y su verbo definitivo y sin miramientos.
Eugenia se revuelve y prefiere el terrible silencio de leona. Porque si se enciende, entonces sacará su fortaleza y meterá la pata. Hablará más fuerte de lo que toca hablar, se sentirá muy triste, y entonces contagiará esa su fuerte tristeza de tránsito.
Porque Eugenia seguro que reposa como la paella y el buen vino, y el día de su primavera menos esperado sacará toda su femineidad y pasión y volverá sobre sí misma y sobre su realidad.
Pero por ahora los valores oscuros la asfixian y la condicionan. Demanda masaje y mucha autopaciencia. Salta si le dices algo, y le has tocado los ovarios y su agresividad sin proponértelo. Está tan frágil que muestra ahora su lado contundente.
Busca Eugenia lo que ya tiene. Pero no puede saber que también el amor de los otros es potente y acogedor. Se cree que todo es un camino sin mucha salida y yo sé que no.
Voy conociendo mejor a Eugenia. Está en tránsito y en evolución. Trabajó mucho en Mallorca, y un negligente galeno convirtió parte de su espalda en una rémora. No puede apenas agacharse, ha de tener cuidado con los movimientos, y hoy por hoy no puede olvidar ese pasado ni este presente.
El otro día me miraba mientras jugaba con ella a un juego de mesa en compañía de unos amigos. Y entre mi sorpresa se incorporó al grupo. Yo, la miraba con una mezcla de respeto y temor. Sus nervios son muy potentes y la pueden traicionar. Pero me gustó la espontaneidad de su audacia aunque fuese un poco brusca. Eugenia es inteligente y vivida, pero su impulsividad y sus problemas familiares la agobian. Se siente incomprendida y eso la jode mucho. Por eso intenta incorporarse mil corazas para que no descubran quién es.
Eugenia es alta y muy rubia y guapa. Y si se suelta el pelo y cruza las piernas como ella sabe, tiene pocas rivales estéticas. Ahora la mujer busca no caer en mayores desesperaciones y trata de no comerse demasiado la cabeza en su casa.
Aún es joven. Y tiene muchos retos y muchas metas. Lo vi cuando miraba con decisión y acierto las fichas del dominó. En estos pequeños detalles sociales se puede auscultar una personalidad y una realidad. Y en cuanto vio que yo la sonreía, Eugenia hizo el gran esfuerzo de esbozar una sonrisa. Ya es, dada su situación.
Sí. La primavera de la madurez estará con Eugenia. Y el tiempo de la luz y de la playa hará que los hombres vuelvan a fijarse en su persona y en su peculiaridad.
Su tránsito, su parón actual, sus dudas que lanza como pedradas al aire, dejarán paso a prosas y hasta a poesías que volarán en paralelo a las gaviotas desenfadadas del mar en donde se extiende la gigantesca arena de La Malvarrosa. Y el calor le quitará drama a sus momentos de invierno.
Voy creyendo en Eugenia en la medida en que ella se da cuenta de que puede variar su acento y convivir con sus adversidades. Y ha de saber que puede ser feliz con su fibromialgia, y con los desencuentros,y tirar a la basura toda la violencia amarga de su dolor.
Sin ser explosiva, Eugenia es mujer plena y atractiva. Y su mayor activo será su serenidad y su personalidad. Y con el azúcar del tiempo, yo sé que un día volverá a la noche y aunque no haga un baile salvaje y dinámico eso será lo de menos. Y entonces un beso de lapa y de amor la envolverá.
-SEGURAMENTE-

domingo, 8 de abril de 2018

- CRISTINA CIFUENTES Y EL DECLIVE -




Rubia, madrileña, actual, juvenil, atractiva, habilidosa y aprendedora. La sucesora y rival de Esperanza Aguirre: Cristina Cifuentes.
Pija de hoy, adalid de la nueva limpieza renovada del PP, y en esa renovación permanente el nuevo periodismo justo y femenino. La periodista de El Diario Digital, Raquel Ejerique. Mujer contra mujer. La fuerza y la credibilidad de la prensa humilde digital frente a los grandes colosos convencionales. En el pequeño medio perodístico, también se pueden hacer excelentes logros. Como destapar las trampas de los Másters de la Cifuentes.
Cristina. Lo niego todo. Es una cacería. Sus videoblogs. Su poder. Su nada distancia de sus compañeros en sospecha. Bienvenida al club de la tristeza y de la trola.
Cifuentes y Cuencas. C.C.C. Punto. Como Mariano. Cristina no se presentó a los exámenes y por tanto no pudo aprobar. No hubo nada. Todo, mentira. Los jerifaltes del Poder de la Universidad pública Rey Juan Carlos dieron una esperpéntica rueda de prensa inicial justificando y apoyando a la Presidenta la la Comunidad de Madrid. Luego, se lo pensaron mejor ante los avances de la prensa real y eficiente, y comenzaron a marear la perdiz y a buscar oxígeno de credibilidad haciéndose los ofendidos. Parece que el Rector carece de talla. Como otros prebostes de allí. Hay mucho personal que ha hecho lo contrario. Están tristes, porque todo esto es para estarlo. La Universidad está triste. El país, más decepcionado si cabe. España.
Cristina Cifuentes guardó silencio estratégico. Le hicieron otro currículum falso que no coló. Raquel Ejerique no pone orlas ni es expresiva. La periodista sale, es escueta y no va a la floritura ni parece perseguir la fama. Solo es periodista. Aunque se acabe de consagrar con su gran logro.
Convención del PP. Están todos. Se hacen los suecos en público. Aplausos y más aplausos. El Partido no va bien y ahora solo falta lo de la rubia. Más aplausos con las cámaras delante. Adhesión inquebrantable. Imperio de la hipocresía baja y de la estrategia inmoral.
En petit comité, está la autenticidad del funeral y de la cara triste. La preocupación está en toda la piel del equipo de Rajoy. Si echan a Cifuentes,-dado que no parece tener intención de dimitir-, peligra su victoria en sucesivas elecciones.
Lo que pasa es que no todo vale. Ni los aplausos, ni las defensas acérrimas, ni los despejes a córner, ni echarle el muerto a otros. Raquel Ejerique ha pillado en plena trampa a Cristina Cifuentes y no hay tu tía. Esperarán a que baje la olla mediática para darle boleta y quitársela del medio político. Ahora están pactando con Ciudadanos y con un Albert Rivera que no sabe qué cara poner. Hasta las encuestas de El País hablan de un repunte de Podemos. Está la cosa bien delicada para ser sinceros.
La opinión en la calle se hace más contundente. Todos han de ser unos tramposos y corruptos. Los políticos. Y que den más dinero para las pensiones y para los chavales de los trabajos basura. Mi España.
Cristina Cifuentes. Madrid. Rubia, de poco fiar, superviviente de un feroz accidente, final agrio, ella parecía diferente. Como Gallardón. Como de otra pasta distinta, de otro talante peperil, más de ahora, de hoy, moderna, y hasta coqueta y bastante mediática. Ha habido un Máster anhelado de realidad y muere la trampa.
¡HASTA NUNCA, CIFUENTES!

jueves, 5 de abril de 2018

- LA FUERZA DE ABRIL -




El viejo y fiero invierno se estremece entre dolores pretéritos de la caducidad. Será una desaparición lenta y a cachos, a esos sobresaltos de pervivencia que le otorgará su benévola estación amiga de la primavera.
Y el niño de la primavera es abril. Un abril tímido y quasi esotérico, obediente, cíclico como todo, blanco y lleno de luz. Abril se amparará en la botánica y en el deseo para ir dejándose notar. Es un mes sensible y delicado, solo al alcance de las pieles inconformistas de las personas que no apuestan por el estruendoso colorido mayo de la eclosión de las flores, tan vistosas y mediáticas.
Abril es un mes quedo y discreto. Y a la vez contiene la fórmula y la esencia de la vida que reaparece y se renueva admirativamente. Es el mes de la básica vital, de las estructuras, de los amagos y de la firmeza.
La fuerza de abril reside en la aparición de los cambios. Esos brotes que se aprecian en los árboles y en las plantas tienen una fuerza revolucionaria, explosiva, necesaria y definitiva.
Abril pasará por el viento, y por el fresco potente, y por la lluvia acaso persistente, o por la sequía, pero tendrá a la luz y a la lucidez como su gran motor y su gran sentido.
Es un mes de repente. Es una fuerza de sangre interna que traspasa lo ideado para ir haciéndose patente y hermosa. Nada ha muerto. Las plantas aburridas de la estación anterior solo están esperando su exitoso y paritorio momento del alumbrar.
Abril es crecer, perseguir vida nueva, cantera de retos, miradas intersexuales que llevan al encuentro del uno y del amor. Abril es la cópula indefectible del primer beso, del primer atreverse a tocarse, de juguetear con las distancias y de disponerse a la relación compartida y fructífera.
En abril todo ya se está potenciando y moviéndose. Las ramas crecen en riqueza nueva, y desde esa fuerza de la novedad comienzan a rehacer y rellenar las formas compactas de los árboles de la hoja caduca que machacó y destruyó el frío.
Para seguir creciendo, ha de tenerse esa base prudente y decidida de la audacia cambiante. Porque es un mes de muda, variado, caprichoso, absolutamente inseguro e inesperado, imposible de descifrar y de definir plenamente.
Abril es cuerpo y alma, pero sobre todo, es proceso. Abril es un camino de dirección natural. Es el puente que lleva desde el frío, camino del calor desde la luz creciente.
La luz natural es abril. Donde todo se va alargando. Donde te moderas, donde tomas tus precauciones necesarias antes de lanzarte a la gran excursión del amor y la vida.
Abril es salir. Rebrotar desde la noche hacia la normalidad de todos los sueños. Abril es un mes joyita o haiku japonés, un mes poesía engañosa porque en sus rimas está toda la dinamita del placer y del nutriente definitivo.
Y las chicas se ponen con precaución sus medias favorecedoras que hacen de su piel una preciosa liberación y lucimiento. Una mujer en abril es otra cosa. Es el atractivo imparable de la belleza, como de la misma forma son las alas del gimnasio de un cuerpo de varón.
Abril es mi mes preferido porque se adelanta a su tiempo aparentemente. Es primavera con olor a azahar y a invierno inestable, y a chico revoltoso en busca de la adolescencia del  no se sabe qué. Abril es la necesaria austeridad y la precisa ansiedad virginal de un tiempo de vértigo deportivo e incertidumbre. Porque siempre es delicado que crezcan los huesos y que la ropa se torne inservible. Abril crece imparable hacia la suave y certera lógica de la verdad. Hacia los ojos grandes y tu boca en flor.
-DELICADA-

viernes, 30 de marzo de 2018

- ESPAÑA, FUERTE CANDIDATA PARA RUSIA 2018. -




A poco más de dos meses vista, la Selección española de fútbol parece tener muchas puertas abiertas para recuperar su oro deportivo en Moscú.
El nuevo gran fichaje de banquillo que es Julen Lopetegi, ha logrado la difícil continuidad en el grupo de La Roja que blindaron Aragonés y Del Bosque. El buen rollo se mantiene ahí, y eso siempre es un aliciente añadido. Lopetegi se muestra siempre contenido, domina sus emociones ante los medios con profesionalidad, y trata a su manera y sin perder la dirección ser colega de todos y huír de elistismos y prepotencias. Julen, es listo.
Y tiene un excelente equipo, basado en la creativiad. España son muchos locos bajitos centrocampistas teniendo el balón en sus pies, e intentando perderlo lo menos posible mientras espera paciente su momento.
Será el último Mundial del mítico Iniesta dado que se retira del fútbol de la alta competición. Andrés será el carisma y el bastión de la continuidad de ese fútbol habilidoso, brasileiro y creativo. A su grandeza se incorporó en su momento el canario Silva, e Isco se erige en una nueva generación de malabaristas virtuosos que elevan a categoría top un modo de jugar al fútbol. Como Thiago Alcántara.
Apuntalando y dando orden y fortaleza muscular a tanta orfebrería, Sergi Busquets se antoja básico en ese centro del campo. El catalán va a dar de nuevo equilibrio, calidad,posición y robo de pelota. Puede ser una de las estrellas del ruso Mundial. ¿Estallará Asensio? ...
España no tiene delanteros definitivos, y eso va a ser uno de sus lastres. Los de arriba son buenos, pero timideces en el juego. Poseen idéntica calidad que los demás centrocampistas, pero sus espacios siempre están poblados por defensivas piernas adversarias. Y sin sitio, la delantera se limitará al oportunismo y a la genialidad puntuales. Pero no es hándicap mayor. En África del Sur y en los cielos de Iniesta, tampoco se tuvo delantera ni un nueve claro, Y España y por primera vez ganó la Copa del Mundo.
La otra preocupación, es la defensa. Empezando por su meta De Gea que no parece demasiado de fiar. Es una zaga ofensiva que mira poco hacia atrás. Son jugadores arriesgados y valientes que van hacia adelante. Pero luego hay que bajar a cubrir y a veces sufrir mucho sin salir les cuesta demasiado.
Piqué es seguramente el mejor central y con más personalidad del planeta, aunque anda algo tocado muscularmente y eso siempre es una preocupación. A su lado, Sergio Ramos posee unas extraordinarias condiciones físicas y un salto de cabeza de vértigo. Pero quizá una defensa debería ser menos exhuberante y más academicista y eficaz, sin brillos ni fisuras. Los laterales, Caravajal y Alba, son dos inercias veloces que se proyectan hacia arriba, pero que son superables cuando han de defender.
Si Lopetegi consigue resolver esas carencias o maquillarlas positivamente, La Roja tiene muchísimas opciones de llevarse el Trofeo de ganador a Madrid,
Sus rivales son pocos. Alemania sí parece capaz de torcer el sueño hispano. Tienen a Hummels atrás, a Khedira y a Özil en el medio, o a Müller y Werner arriba. Junto a otros sensacionales futbolistas.
Brazil siempre es capítulo aparte en esto del fútbol. Y puede ser un ganador o un gran batacazo. Por ahora van como un Ferrari y aún sin el lesionado as, Neymar. A nadie deberá extrañar si gana.
Argentina, aún con el dios Messi, aparece como el gran escepticismo. No juega bien y falla demasiado. Parece faltarle musculatura de calidad. Pero los argentinos siempre huelen bien en el Mundial y tienen al mejor jugador. Pueden jugar con 12.
Eso ya está ahí. El Mundial de Rusia 2018 que llorará a la ausente Italia. El fútbol vibrará en el Junio ilusionado de todos las aficiones a este deporte tan tradicional como extendido por todos los Continentes. Y todas las dudas quedarán pronto saciadas.
-CADA VEZ QUEDA MENOS-

martes, 27 de marzo de 2018

- WOYTAN Y SU DOLOR -




Tiene el bolígrafo a escasos centímetros de las manos, pero Woytan no hace por mover un poco su cuerpo y ponerse a crear o a garabatear sobre un papel en blanco.
Woytan está ahora en fuera de juego. No tiene ganas de nada, le es imposible esbozar una sonrisa, no recuerda qué fue de su alegría, o no halla impulso enérgico para concretar sus ideas.
Parece como hechizado y preso de otras fuerzas enemigas. Capturado y triste, desilusionado en sí mismo, dejando pasar y caer el tiempo renunciando a ser brillante y hasta poeta, y por mucho que escarba desde sí mismo camino de su deseo, todo resulta estéril e impotencia.
Primavera, verano, frío, etcétera. O, la hoja del mes en el calendario, o la semana que es, o la semana que viene, o un recordatorio personal, o un mínimo evento que le llame. Nada. Woytan no suele decir nada de su dolor. Le da miedo su dolor. Pánico, terror, espanto, derrota ...
Woytan sabe que hay gente que sufre como él, pero esto es todo menos un consuelo. Allá éllos. Que se apañen cada uno con su infierno. Porque Woytan, europeo, rubicundo, químico titulado y de profesión, está varado y no hay modo de sacarlo de ahí.
A Woytan no le agrada que le vengan con arreones de piropos o de ánimos. Le producen el efecto contrario al deseado y se hunde todavía más en su pantano propio.
¿La razón de su vida? Woytan no puede pensar ahora. Fue campeón de ajedrez en su ciudad. Ganó muchos trofeos y pensó en el profesionalismo. Es su gran hobiie tras la Química, pero él sabe que en este estado pesan demasiado los alfiles o los reyes y que no puede ganarle ni a un adolescente. Porque a sus cuarenta y cinco años Woytan parece alhelado, autoanulado, autoagredido, embotado entre errores y dudas todas, y deseando que llegue la noche, acostarse y ponerse a dormir.
Rutina y desazón es la palabra doble que define su vida. Rutina y ausencia de brillo, de su color verde naturaleza que antaño decidió abrazar como suyo, y ya no sueña con mujeres de largas piernas y de inteligencia tan atractiva como la sonrisa.
No es Rose. La mujer. Su mujer, la cual decidió suicidarse sin venir a cuento. Eso, Woytan sabe que le afecta, pero que no es cosa suya. Lo de Woytan es una nube negra de hechizo, pero el terminar de una vez no es idea que le atraiga ni persiga.
Porque no le atrae ni lo abstracto ni lo concreto. Su viudez y sin vástagos la lleva con la lógica de quien ha de hacer las cosas imprescindibles e inevitables. Woytan se sienta en su cómodo y peligrosísimo sillón y eso es un tremendo lastre.
Porque para levantarse del confort trampa, Woytan sigue sufriendo como un salvaje. Finalmente mira desesperadamente su reloj, se levanta por fin, va a comprar lo básico, hace pura vida de supervivencia, vuelve a casa, tira de comidas precocinadas, y mantiene el lar  en condiciones porque detesta los problemas adicionales y además le da una tremenda angustia su puto futuro.
Antes iba Woytan a videntes y cartomantes. Y hasta un día le dio por dar por saco al recuerdo de Rose y se fue de putas. Pero ya ni siquiera el sexo le anima ni le lleva al movimiento.
Lo han echado de la fábrica de productos químicos en donde tenía un trabajo menor al correspondiente por su excelente titulación y preparación. Empezó a dejar de ir.  Y Woytan un día decidió no volver más. Un potente tribunal sentenció que padecía cronicidades insuperables que le inhabilitaban para el trabajo, tras efectuarle muchas pruebas.
Lo que pasa es que María sí cree en Woytan y no hace caso a ningún tribunal médico ni a ninguna verdad legal. María son los ojos que mira y que nunca descifra Woytan. Él la dice que no es su amiga, pero María entra siempre en la casa y tiene un consentido duplicado de llaves además de unas piernas muy largas y un corazón más que sensible.
Woytan mira a María y no la comprende. ¿Por qué viene?, ¿por qué llega y se acerca a él?, ¿por qué parece quererle si a él todo le importa un carajo y a su dolor aún menos? ...
-MARÍA ES SU ENIGMA-

viernes, 23 de marzo de 2018

- BESO A MI RAÍZ -




Recuerdo sus cuentos cuando yo era un niño. Mi abuela Carmen nos los contaba a mi hermano y a mí en el único idioma que sabía que era el valenciano, y recuerdo aquella paz en aquellas tardes de invierno combatiendo el frío con el calor del brasero que olía a carbonilla. O cuando amante sin secretos de la cocina y de los productos del campo, nos cocinaba unos boniatos dulces caprice de dieux, o cuando convertía la casa en una traca contenida estratégicamente para que las palomitas de maíz más que sabrosas nunca saliesen despedidas por los aires al freír las semillas. Y todos los miércoles de verano nos llevaba al cine Español, cine de barrio que ya desapareció. Tres películas de sesión contínua ...
Sí. Mi abuela materna fue tierna y fuerte, y su vida conocida por mí, un drama en donde siempre era práctica y de poca orla.
Por avatares que nunca conoceré, mi abuela Carmen Alfonso Arámbul se enamoró de mi abuelo Enrique,-al que no pude conocer por variadas y dramáticas razones-, se vino a Valencia y aquí se hicieron amor y matrimonio. De sus descendientes directos, vengo yo.
A veces un árbol que crece, se necesita a sí mismo pasar su ITV. Porque en su raíz estará o no el éxito de su desarrollo. Mi abuela murió de mayor y lejos de su marido, y cerca de mis padres, de mi hermano y de mí.
En su momento subí a youtube un cuento de mi abuela que yo recuperé y que retitulé "El mago y la princesa". Está igualmente en este mismo blog. No es un relato literal porque el tiempo escampa la memoria, pero yo tengo en mi pendrive cerebral y neuronal la esencia de ese cuento, en el que mi abuela teatralizaba con gracia los personajes y les daba su personal e intransferible encanto. Carmen había nacido en la naranjera población castellonense de Nules. ¿Quién podría recordar ahora en 2018 a esta sacrificada y vital mujer? ...
Seguramente, ¡mi crecer! ... Por circunstancias de desestructura familiar, los míos nunca me habían llevado a conocer el pueblo de mi antepasada entrañable. Y llega un momento en mi actual estirón en que aparece una necesidad. Ir allí, y visitar su lugar en donde nació. ¡Qué mejor homenaje hacia mi abuela olvidada que honrar sobre el terreno suyo mi recuerdo! ...
¡Dicho y hecho! Paulatinamente. Pero lo decidido, lo cumplí. Hace bien poco me fui al Registro Civil de Nules y me facilitaron su partida de nacimiento. Y en élla, estaba la calle en donde mi abuela vino al mundo.
El otro día tomé un tren y me fui a su pueblo. Cogí un mapa y me ubiqué. Me dirigí a su casa de la Calle de Sant Francesc, y hallé el lugar.
No podían haber grandes sorpresas. Habían pasado demasiados años. Ahora aquello es un centro de fisioterapia. Pero me emocioné y estuve mirando embobado el número 4 de aquella calle, e imaginando a mi abuela correteando por las calles estrechas y más que bellas del centro histórico nulense y evocando sus cuentos de mi infancia. Enfrente mismo de su casa, se encuentra la iglesia de Sant Bertomèu, patrono de la localidad. Cerquísima.
Estuve a punto de dar un beso con la mano a la clínica de fisioterapia. Pero pensé que el que mis pies estuviesen finalmente en su calle y que yo tratara de indagar con los más veteranos del lugar cosas de aquel tiempo, era suficiente para mostrarle homenaje en el recuerdo y el beso en la raíz tan hermosa y compartida.
Di vueltas por el pueblo hasta que la artrosis de mis rodillas me llevó a sentarme en sus banquitos y a respirar su luz y el oxígeno del lugar. Nules era mi aventura de afecto. Mi agradecimiento. Mi decirle a mi abuela que sí. ¡Que existió! Que, me gustaría que su vida y la de todos los de mi familia hubiese tenido más color y menos adversidades. Y antes de partir tras comer en un bar muy cercano a la que fue su casa, me aparté en un bello jardín botánico y le recé una oración a pesar de mi ateísmo.
Ahora, ¡ya está! Mi abuela ya no podrá tener dudas. Mi deseo de acercarme a su recuerdo ya queda plasmado. Fue histórico, tierno, nostálgico, agradecido y emocionante todo lo que sentí.
El tren de vuelta a mi Valencia también era mi abuela materna. Y ella me decía que muy bien, que sí, que vale, pero que ahora tocaba hacer más cosas, más labores, más actualidades, más meses y más años.
-NUESTRA COMPARTIDA LECCIÓN-

viernes, 16 de marzo de 2018

- STEPHEN HAWKING EN SU EXPANSIÓN ETERNA -




Inglés. De Oxford. Todo un padre de la Física inconformista, postmoderna y del futuro. ¡Stephen Hawking!
Impresionó, porque el puto ELA le condicionó desde joven. Le puso en una silla de ruedas, le insinuó que moriría pronto, y todas las calamidades inmediatas de esta cruel y degenerativa enfermedad.
Su aspecto como de menoridad no fue óbice para que fuese un gran vividor en el amplio aspecto de la palabra. Steve podía pensar, y ser rebelde al pensar, y ser físico al teorizar, y valiente, y hasta altivo, y amante de varias mujeres a las que el amor le acercó. Era todo menos tonto.
Y un valiente y astuto. Porque decidió dejar a un lado las tristezas y pasar de ellas. Por eso se ganó la admiración de todos. Y se lanzó al ataque con su agudeza sabia. El universo en expansión permanente. Le iba la marcha a Hawking. No podía conformarse con lo que le contaban o le podían sugerir sus antepasados o sus referencias. Era educado pero se dejaba oír. No temía al espacio ni a los límites. Un apasionado lo que hace con el tiempo de su vida es aprovecharlo a mil. La Física Cuántica y actual era su deseo, y allí puso los cinco sentidos y todas las cátedras de la teórica.
Bravo y minimizando el dolor de su alma, nunca se rindió. Tenía lo suficiente. Poseía una cabeza privilegiada. No quería permanecer en la base Tierra, o en el Sistema Solar, o descansar sobre lo ya sabido o a punto de saberse. Siempre quería más y más perfecto. Como dicen que hacía Galileo y como advirtió el dios Einstein. En ese olimpo se mueve sin duda este científico excepcional que nos acaba de dejar.
¿Uno con cara de "subnormal" podía ser un genio? ¡Asombrados! Pero atentos y leedores. Animador de pensares cientifistas y universales. Agitador de inteligencias y de contrarrestadores de las teorías oficiales que puedan convertirse por él en obsoletas.
Temía Steve la piedad o la sensiblera compasión. Temía que beber de la pajita, o la voz de metal raro condicionaran su discurso. Pero su libertad sobre la silla de ruedas que iba sola le lanzaba a través del amor, y con el deseo, con el sexo, con lo inaudito, y con lo maravilloso. Muere alguien que se recordará siempre porque ya forma parte de la Historia de la Ciencia. Un tipo superdotado, intuitivo, arriesgado, agudo,y apasionado por el descubir y el surcar.
El porqué de los porqués. Todos los retos. No era cuestión de ser defensa humilde, sino más bien de lanzar al ataque todos los recursos frente a las dudas eternas.
¿Qué coño hacemos aquí?, ¿de dónde venimos?, ¿por qué las reglas físicas del juego concluyen en una cosa vaga y total que recibe el nombre del Universo? ...
En expansión constante. "Breve historia del Tiempo", referencia suya. Así habló Stephen Hawking. Y nos contó muchísimas más cosas. Y le dieron todos los premios habidos y por haber, menos uno. Y vivió muchos años. E hizo callar a los del ELA, y fue genial y diferente, y muy inglés, y muy poco niño grande, y cuando veía a una mujer que le gustaba no tenía complejos ni perdía el tiempo.
Como su Universo expandido que él teorizó con fantástica brillantez. Predijo y demostró cosas que nos dejaron perplejos. Pero Steve solo hacía su trabajo de físico indomable. Vivió en una época de cambios tecnológicos, pero el solo también fue otro cambio tecnológico y de paradigma. ¿Por qué no recibió el Nobel? ...
Un gran Moisés de la Física actual. Un padrazo que nos sedujo para pensar y no quedarnos ahí esperando. La cabeza de Hawking fue un portento. Un amor. Una coraza contra su adversidad. Y una maravillosa y especial ironía inolvidable y con una brillantez nada común.
-HA MUERTO UN DIOS CONTUMAZ-

martes, 13 de marzo de 2018

- DRAMA FATAL Y MEDIÁTICO DE UN NIÑO -




El imperio del morbo. Otra vez el share. Lo sucedido en la costa montañera de Almería era un nuevo evento televisivo que ponía al periodismo en la dura tesitura de su nivel y de su calidad de la prueba. ¡Mal! ...
Almería fue cuna del spaguetti western, y en estos días es otro escenario en el que Bud Spencer o Clint Eastwood son nostalgia ante la mala de color que vino del Caribe. ¡Ana Julia! ...
Esa costa bellísima y de cercanía escarpada, es la España profunda, la aldea, los pozos, los grandes escondrijos y televisivamente el sitio del gran drama.
Celos, muerte, cinismo, lloros. Todo televisado. Los carroñeros de lo facilón tenían a su disposición todo tipo de recursos para hacer que todos los noticiarios abrieran con la carita de un niño de ocho años. El niño pez asesinado vilmente.
Batidas, guardias civiles, voluntariado a la busca, y doce días sin noticias del inocente y malogrado Gabriel. Gabriel, Gabriel, Gabriel, como el arcángel...
No podía ser. Contagioso y humano. No había sitio material para que el niño de los padres separados pudiera extraviarse.
España ha sido Gabriel. Los medios informativos han sido Gabriel. Dudo mucho que a un niño le gustara tanto protagonismo. Pero el periodismo es dinero y logró seducir.
En esa España profunda y escarpada que lleva a bellísimas playas de roca y arena, en esa Almería panocha, escobariana y andaluza, en ese sitio hermoso, atrasado y de difícil orografía siempre hay enigmas, pueblicos, y todo el misterio. Y la tele amplificó el misterio. No tanto, la Guardia Civil ...
Tremendo despliegue. Espectacular. Un circo mediático de cojones. Una madre rota y desgarrada apurando sus esperanzas al límite, y un padre atormentado y jodido porque su nueva mujer es presuntamente la gran asesina.
Pillaron casi in fraganti a la dominicana fatal. Otro ingrediente. El color de la piel y la procedencia. La bruja loca que asesinaba al niño pez, y que fingía ante los medios y la sociedad con la frialdad de una desalmada perversa. Amagaba con camisetas imposibles, no se llevaba bien con el nene, perdía significativamente los móviles una y otra vez ante la incredulidad, y ahora los racistas pueden estar casi de enhorabuena.
Cuando la asesina es mujer, latina y negra, toda la película del oportunismo rueda a toda máquina. Los odios son acción y la venganza el viento. La mesura se ha ido a descansar, y la la lógica al manicomio. Parece que la pantera negra ya hizo dudas en Burgos, que fue a donde primero llegó al venir a nuestro país.
La República Dominicana. Un lugar con una pobreza de infierno, de la que se puede hablar en todo momento menos en este.
Ahora toca lo cruel, la salvajada, los sentimientos en la caverna, el ahogamiento de una criatura a manos ajenas, los amagos parados de linchamiento a la asesina, y toda la caliente visceralidad a flor de piel amarga.
Seguro que a Gabriel no le hubiese gustado salir tanto y a toda hora atrapado entre el salvajismo y la voracidad del exceso mediático. Solo era un niño. Gana la tribu, la menoridad, la sensación del miedo, y toda la desconfianza en la potente Sierra abierta que muere en el mar. Que es la vida.
Un suceso alcanza la categoría de noticia top, y alguien emocionado dice que habría que dedicarle una calle al niño asesinado. Todo puede suceder cuando la distancia es mucho más real que la presencia constante del foco televisivo.
Es una sensación descarnada y paradójica. Hemos visto hasta la saciedad carnívora todo el dolor de los pequeños pueblos y aldeas. Hay que esperar mientras lloramos al nene inocente que la Justicia siga siendo fría y de rigor. Y que la gran venganza no venza a dicho rigor.
-QUE ESTAS COSAS A VECES PASAN-

sábado, 10 de marzo de 2018

- 8-M:HISTÓRICAS Y JUSTAS MANIFESTACIONES DE LAS MUJERES. -




Miedo es la palabra que define nuestro tiempo. Sensación embustera de que podemos perder lo poco que nos queda. Por eso tiene un mérito especial la masividad y potencia con que las mujeres han roto esa circunstancia temerosa. ¡Enhorabuena! ...
La mujer ocupa en la sociedad un lugar secundario, porque el machismo así lo decidió hace muchos siglos. El hombre se fue a cazar, y pensó que el trabajo de las mujeres en casa con los niños sería algo menor e inferior. Muchos siglos después, en otro contexto, sigue sucediendo exactamente lo mismo. El hombre valora y mide por kilogramos y estereotipos. Y decide que la mujer no vale.
Y además de que decide que la mujer no vale, se siente superior y decide golpearlas, matarlas, violarlas, aprovecharse de ellas, no tratarlas de tú a tú, sexualizarlas, invisibilizarlas, postergarlas, castigarlas, menospreciarlas, convertirlas en floreros, y no darles toda aquella igualdad y libertad que merecen y de sobras. Desde el sentido común y el rigor.
Libertad. ¡¡Libertad!! Ese fue realmente su grito. Un grito general, unánime, propio, un desahogo más que justo, un acabárseles la paciencia por unas horas y decirle al mundo que existen y que valen exactamente lo mismo que el hombre.
El machismo se tambaleó por unas horas. No esperaban esa respuesta. No aguardaban una cosa así tan definitiva y tan sin paliativos. Hubo desconcierto y todas las dudas. El monstruo del machismo se encontró superado y preocupado, y el Sistema miró con ojos de temor el hecho histórico y revolucionario; jamás esperado. El 15-M sigue vivo.
Las mujeres tienen toda la razón: si deciden actuar, el mundo se para. Pueden unidas dar un gran acelerón a la tortilla y "desnormalizar" lo que se entiende como normal y habitual.
El 8 de Marzo de 2018 fue una fiesta femenina y feminista. De ellas las mujeres. Pidieron equiparación de salarios, respeto al hecho de su maternidad presionada y obstruída, inventaron canciones de libertad y de reflexión, no vieron obstáculos ni barreras, y no le pegaron a nadie ni hubo la más mínima violencia. Fue una manifestación maravillosamente pacífica y ejemplar que solo puede y debe tener elogios.
Nada de la tentación de la carne, o Eva la religiosa como la instigadora del pecado, ni el cuerpo femenino es provocación sino distinción, ni sambenitos que se caen solos sin necesidad de amenazas o sermones. Porque lo de la mujer es imparable. Lo que no es justo es lo que hacemos los hombres consciente o inconscientemente.
El akelarre no fue diabólico sino puro y alegre, las chicas abanderaron la fuerza movilizadora, y de modo emocionante honraron y homenajearon a sus abuelas y a sus descendientas a las que el cerdo machismo no las dejó desarrollar su potencial natural.
Las chicas ya no quieren ser princesas, copan las universidades y muestran su talento, desean su autogestión sin depender de un tío, desean percibir el mismo dinero por el mismo trabajo que los hombres, y nunca renunciar a las condiciones femeninas de su diferencia. Todo lógico.
Las mujeres dejaron la faja, la mantilla, el velo,y ya no van a misa porque el clero las oprime. ¡Ni tetas, ni culos, ni coños, ni leches! Las religiones marcaron hacia ellas un sistema social y educativo que las perjudicó y que pretende eternizarlas en esa misma castración libertaria. La Economía es la religión de hoy y hace lo mismo.
Lo del 8-M femenino fue un puñetazo encima de la mesa de las reglas del juego. Porque las chicas jóvenes cada vez tragarán menos y combatirán más ese vergonzoso machismo que las agrede y aniquila. No habrá guerra de sexos sino cambio de ubicación y de posición. Por la cuenta que nos tiene a los tíos machistas. Las mujeres merecen ser escuchadas y que sus exclamaciones que nacen de la justicia del corazón se llamen Leyes. Nuevas Leyes.
-Y CON MAYÚSCULAS-

miércoles, 7 de marzo de 2018

- CRISTIANO Y SUS MOSQUETEROS TUMBAN AL PSG= 1-2.




Demasiada diferencia. El Paris Saint Germain mostró en la vuelta de octavos de la Champions que adolece de demasiadas cosas que sí tiene el Real Madrid. Y los franceses decepcionaron por completo y dirigidos por un entrenador como Emery, igualmente fallón y desacertado en toda la eliminatoria.
Toda la nostalgia  blue, se apoya ahora en la desgraciada lesión del gran Neymar. Sí. Esa esperanza se esfumaba. Primero fue un esguince, luego una fractura del dedo, después una operación y un fuera de combate. El brasileño ahora debe recuperarse para llegar en condiciones a su Brazil de Rusia.
Demasiada dependencia de un jugador. El París no puede ni debe basarse en un solo jugador para dominar un choque. ¡Ni el Barça con Messi o Iniesta! ¡No! Un equipo que desee aspirar a la gran Orejona, debe tener equilibrio. Y el PSG no logra alcanzarlo.
Por eso para el Madrid el partido de vuelta fue más sencillo. Tiene mejor plantilla, sabe mejor a lo que juega, se suelta en la Champions, y puede disponer entre jugadores de campo y banquillo de una mejor calidad general.
El Real salió suelto y sereno al Parc des Princes, y siguió así siempre desde el minuto uno hasta el final. Tuteó siempre a los galos, se acercó a su área con desparpajo,y se le vio fresco y sonriente. Era el Madrid de las tropecientas Champions, y no el leproso e irregular deambulante y triste de la Liga nacional. Y en una de éstas, Cristiano se puso los guantes y machacó las redes de Areola. ¡París a la lona! El bicho insaciable se salía de nuevo con la suya. Cristiano es así. Protesta lo improtestable, se cabrea, se endiosa, se descabrea,y tiene todo el orgullo de ganador en sus complejos. Su cabezazo de atleta imparable, todo lo parisino enmudeció. Es grande y se mantiene grande.
En el PSG nadie destacó. Quizás, el guardameta. El fideo Di María en otra demostración de honradez lo dio todo para nada. Como Rabiot, Verratti y casi todos sus compañeros.
El tema no era correr, sino jugar fútbol creativo y de calidad. Y a Mbappé se le vio inmaduro y como verderón. Sin definición clara hoy por hoy. Y Cavani solo fue luchador y pundonoroso. Muy poco bagaje. ¿Dónde demonios estaría Neymar el deseado? ¡Demasiada añoranza justificada! ...
Unai nunca dirigió bien nada, y además a los franceses les falta un director claro, o un esquema de juego más lógico y despejado. Sin ideas y solo con corazón no se gana nada.
Lucas Vázquez estuvo espléndido, así como Carvajal, Varanne o Ramos. Luchador Kovacic como siempre, y genial Asensio para variar. Pedazo de jugador el balear.
El pero y bien grande, ha de ser para Karim Benzema. No dio una a derechas y lo falló todo. Calamitoso, de no ser porque trabajó a destajo para tratar de compensar un desacierto que le acompaña demasiado tiempo y que hace a la afición blanca mirar en la dirección injusta de Morata, o esperar a que el Midas Pérez se traiga el año que viene al chico de los regates que crece imparable y que se llama Neymar.
Un partido que no dice mucho ni nada nuevo. Una eliminatoria que pareció detenerse con la lesión del carioca y que acabó fatalmente para el equipo que millonea el Jeque del Paris.
Poca historia dio un choque desigual. Una nueva mancha en la carrera de Emery, en donde la Champions parece castigarle casi de modo diabólico marcándole fieramente sus límites y expectativas. Todo lo contrario que el Real Madrid. El misterio y las cosas de la mejor competición de clubs de fútbol del mundo.
¡HALA, MADRID!

domingo, 4 de marzo de 2018

- CINE= "LA FORMA DEL AGUA". -




La dulzura del cuento que nos propone el director Guillermo del Toro, puede ser impasable. Es un juego de comedia que nos hace más sensibles y que nos transporta al diverso y siempre complejo universo ético y unipersonal. Somos personas con valores. O, deberíamos serlo.
Porque todos los cuentos mágicos cumplen esa misma función. La fábula y la imaginación; la piel sensible y la apuesta por lo novedoso y hasta foráneo están para eso. Para nuestra eterna ternura.
Eso es "La forma del agua". Poesía, ternura, victoria de la mudez frente al grito, aceptación de la otra realidad, normalización a nuestra manera de todos nosotros, y a la vez de todo lo que existir diferenciado fuere.
En esta formidable película, hay absolutamente de todo si somos capaces de querer seguir soñando. Porque esto es un sueño, y una magia, y un ritmo trepidante, y un musical, y un cambio eléctrico y brillante, y homenajes a las referencias eternas de ese invento llamado cine, y el triunfo de la Cenicienta y del buen Goliath, o del enamorado King Kong con la chica. Aquí, como en todo bonito sueño, siempre cabe todo lo que tenga un afán y unos valores, y un potente himalaya eterno que siempre será de amor y de deseos.
Nada escapa en este cuento que se narra desde la realidad y desde la potente y muda voz de una huérfana muchacha de la limpieza, la cual decide no tener miedo y que siempre que pueda buscará el bien.
El extraordinario personaje de Elisa, que encarna la actriz Sally Hawkins, no conoce nada más que no sea la libertad femenina y eterna de la audacia y el amor.
El monstruo, el extraterrestre, la criatura inicialmente temida, puede no serlo tanto. Y eso pronto lo ve "Elisa" en el cuento de Del Toro. En estos cuentos potentes en donde nunca habrán estigmas, se lanzarán dardos contra el poder y el maniqueísmo. Contra la guerra. Ante el agua que protege la vida y que es el mar inicial, ahí habrán todas las loas y las apuestas. Del mar vino la vida y todo lo posterior.
El mar es el gran padre escape y el gran liberador y salvador. Porque ahí está todo el agua, todo lo primigenio, esencial y básico. Que es lo que busca el director en esa espléndida demostración. Nada es pueril ni infante. Los cuentos son respetados. Los relatos creativos están cargados de elementos indestructibles y omnipotentes cuya misión no es otra que la de ayudarnos a ser felices.
Paradójicamente, en mundo confuso, el jefe de la seguridad puede convertirse en el tipo más peligroso que intente castrar toda nuestra pulcra libertad.
Eso es el cuento comediado y creativo. El imperio de lo que la libertad es capaz de generar para bien en nosotros. Ese no miedo de otro paradigma y de ese miedo no posible, nos ofrece todos los ingredientes para tenernos enganchados dos horas a la butaca.
Gana el cine y su espectro en este relato bello y de amor, de deseos, de sangre, de reacciones, de vísceras, de pugnas, de condicionantes, pero en donde también cabe naturalmente el humor de la ironía inteligente e hilarante, los tiros y los besos.
En esa bañera de las civilizaciones unidas y finalmente en el mar, Del Toro nos dice que lo único importante del todo es el amor. El amor natural, los sentimientos liberados y puros; el agua que todo lo impregna y purifica. Porque solo la Naturaleza y el bien se van a imponer siempre.
¡CHAPEAU!